Alicante

Ordenadores, consolas, juegos y comida a domicilio. Estos son los gastos con los que un joven de 28 años ha vaciado las cuentas del matrimonio de octogenarios que le había acogido cuando tenía 5. La Policía Nacional le ha detenido por presuntamente estafarlos mediante el uso fraudulento de una tarjeta de crédito.

Noticias relacionadas

La investigación se inició con la denuncia de un hombre de más de 80 años, el que había acogido en su niñez al detenido. Llegaba allí tarde, cuando había perdido los ahorros de su vida, más de 38.000 euros, de su cuenta bancaria. Estos se habían volatilizado a través de 645 movimientos de su tarjeta de crédito a lo largo de 11 meses.

El rastro que debían seguir los agentes del Grupo de Delincuencia Económica de la Brigada de Policía Judicial de Alicante fue relativamente sencillo. Los movimientos bancarios estaban hechos casi en su totalidad en portales de compra digital y plataformas de entrega a domilicio. En estos se repetía un patrón, los productos que se compraban eran los mencionados dispositivos electrónicos y los títulos que los complementaban.

¿A dónde llevaban esos repartos a casa? La pista indicaba el perfil de alguien muy cercano al denunciante, el joven de 28 años con quien habían convivido más de dos décadas. Según informan las fuentes policiales en un comunicado que recoge Efe, al parecer, desde hace unos meses la convivencia era insostenible. Y por eso el investigado se había independizado abandonando el domicilio, pero para irse a vivir a otro inmueble de la pareja.

Independiente con tarjeta

Si las relaciones eran malas y la convivencia no era posible, un último hecho es el que marca el devenir de esta historia. Según la investigación policial, se había llevado apuntado el número de la tarjeta, la fecha de caducidad y el código de seguridad. Los elementos necesarios para, supuestamente, poder realizar las compras por internet con los que mantener su estilo de vida durante casi un año de independencia.

En el comunicado del instituto armado destacan que esta la "había utilizado sin ningún tipo de remordimiento hasta el momento de ser descubierto, dejando la cuenta bancaria de las víctimas casi a cero".

Una vez completamente identificado, los agentes de grupo de Delincuencia Económica de la Comisaría Provincial de Alicante dieron con el joven, arrestándole y acusándole de un presunto delito de estafa. Tras su declaración en dependencias policiales, el arrestado fue puesto en libertad a la espera de ser citado por el Juzgado que entiende de la causa.