Alicante

El que parecía un chollo para el comprador resultaba ser un lucrativo negocio para el vendedor. Así anunciaban teléfonos móviles de alta gama por 500 euros cuando en realidad eran terminales que costaban 80 euros. La denuncia de una de las víctimas de esta presunta estafa ha destapado el entramado en Elche que aprovechaba la facilidad de los portales digitales de segunda mano para cometer sus delitos.

Noticias relacionadas

La Policía Nacional se ha encargado de detener a las tres personas que consideran supuestos responsables de un delito de estafa y pertenencia a grupo criminal. La operación se inició a partir de una denuncia que se había presentado en la Comisaría de Elche. En ella una persona manifestaba que había sido engañada en la compra que había hecho a través de un portal de internet de compra-venta de segunda mano.

En la búsqueda de un nuevo teléfono móvil, esta persona había encontrado la oferta de uno de marca reconocida por un precio de 500 euros. Este, que aparecía señalado como original, era en realidad una simple imitación. Las sospechas empezaron cuando en su casa vio que este terminal no disponía de una buena resolución, como sí debía de tener el original.

Para despejar la duda, acudió a una tienda de telefonía donde examinaron el teléfono. La respuesta confirmó las sospechas que tenía, lo comprado era en realidad un dispositivo de gama baja, cuyo valor en el mercado actual estaba alrededor de unos 80 euros.

El entramado

¿Cómo se organizaba este presunto grupo criminal? El equipo de agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Policía Nacional de Elche se dedicó a investigar la forma de operar y descubrieron a las tres personas ahora acusadas como supuestos responsables de la venta ilícita.

Cada uno de ellos cumplía un papel diferente para conseguir su objetivo. El primero se encargaba de conseguir los terminales de gama baja, otro era el responsable de publicitarlo en el portal web de compra-venta y el último es el que llevaba a cabo la venta y cobro del teléfono a terceras personas.

Si bien el comunicado que recoge Efe no detalla si habían podido estafar de esta manera a más gente, sí explican que cada vez que se culminaba un venta los integrantes de este presunto grupo criminal daban de baja el perfil en la plataforma de venta digital. Ahí pasaban a crear una nueva identidad con un perfil diferente en el que volvían a ofertar otro terminal de imitación.

Las investigaciones han culminado con la detención y puesta a disposición judicial de tres personas, de nacionalidad española y de edades comprendidas entre los 22 y 23 años, como presuntos responsables de un delito de estafa.