Alicante

La calurosa noche de Halloween que ha tenido Alicante se ha cerrado con un intenso despliegue policial en el que se ha detenido a 21 personas y se han hecho 146 denuncias por consumo de alcohol en las calles.

Noticias relacionadas

Esta es solo una parte del dispositivo especial que se ha hecho en toda la Comunidad Valenciana. En estas cifras, Alicante reúne más de la mitad de las acciones que la Policía Nacional ha realizado, puesto que en Valencia se ha detenido a 10 personas y en Castellón a 1.

A pesar de lo llamativo de estas cifras y la disparidad entre provincias, fuentes policiales y municipales han destacado que se ha tratado de una noche que ha transcurrido "con normalidad". En el conjunto de la Comunidad se han levantado 56 actas por diversas infracciones y se ha intervenido en varias peleas y botellones.

Las altas temperaturas en Alicante contrastaban con las intensas lluvias de la tarde del sábado. Y eso facilitó que una gran afluencia de personas saliera a disfrutar de la fiesta disfrazada por las principales avenidas, en particular la Rambla y la Explanada.

Disfraces para delinquir

Uno de los retos que asume la Policía Nacional en este tipo de celebraciones es el de los delincuentes que aprovechan la generalización del uso del disfraz para intentar cometer sus delitos. Como explican estas fuentes, "lo sabemos y por eso lo trabajamos". Estos criminales que ya son reclamados judicialmente salen disfrazados "a ver si cazan algo". La presencia y vigilancia policial es la que impide que esto fructifique.

Esta es una de las razones que explica los 21 detenidos en tan solo una noche, frente al resto del territorio. Y aquí resaltan que esta es una cifra "que no es nada descabellada". Durante este periodo, además, se han realizado unas 70 propuestas de sanción por drogas, armas y violencia.

Eso sí, puntualizan que estas han sido por lesiones, robos con violencia y reclamados judiciales. Ninguna de estas ha venido por alteraciones en el orden público o botellones. Precisamente, explican que cuando hay una mayor presencia de efectivos en una celebración de esta magnitud, aparecen esos datos, "pero, gracias a que se consiguen esos resultados, la noche se desenvuelve con total normalidad porque nos deshacemos de la gente comprometida".

En el caso de la Policía Local, se han interpuesto más de 146 denuncias por consumo de alcohol, 5 por la ordenanza de limpieza y 7 por consumo de drogas.

En Valencia

La delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Gloria Calero, ha agradecido el trabajo policial durante el puente de Todos los Santos. Y en el comunicado que recoge Efe también ha valorado que el dispositivo ha concluido sin grandes incidentes a destacar en la mayoría de poblaciones.

El Ayuntamiento de València ha informado de que la Policía Local ha detenido a cinco personas, dos de ellas por violencia doméstica, uno por violencia de género, una por robo con violencia y otra por un delito contra la seguridad vial.

La Policía Local también intervino en una concentración de personas que se produjo en las inmediaciones del cementerio general así como en una reyerta en las inmediaciones de un local de ocio situado en la Marina. Dos hombres fueron agredidos con arma blanca en la calle Garrigues, aunque se desconoce todavía al autor o autores de la agresión y se denunció a 9 locales por incumplir las medidas sanitarias en vigor.

"El dispositivo especial de la Policía Local de València junto a la Policía Nacional, que movilizó a más de 400 agentes, ha evitado la concentración de personas y botellones en varios puntos", ha señalado Aarón Cano, concejal de Protección Ciudadana. El de este año, ha añadido, "nos recuerda al Halloween de hace dos años, antes de la pandemia".

La delegada del Gobierno ha explicado que los efectivos de la Policía Nacional se redistribuyen para prestar apoyo en las zonas que lo requerían, principalmente en el centro (Plaza del Tossal), y se intervino en varias peleas en discotecas de las zonas del Marítimo y avenida del Cid. Además, se levantaron diversas actas por no llevar mascarillas, por consumo alcohol en la calle, consumo drogas, portar armas blancas y por faltas de respeto a la autoridad.

Por último, en Castellón, la Policía intervino en una pelea con arma blanca con lesiones leves en el entorno de una discoteca y se procedió a la detención del agresor.