Alicante

La posición conjunta de ASAJA de Castilla-La Mancha y de Alicante ayer, en la que ambas asociaciones se posicionaron a favor de la continuidad del trasvase Tajo-Segura, ha sido valorada muy positivamente por el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, en una comparecencia sobre inversiones hídricas para la provincia, el plan '+Agua'.

Noticias relacionadas

"Son compañeros, porque sólo son adversarios los Gobiernos de España y de la Comunidad de Castilla-La Mancha, que son los que toman decisiones en contra" de la transferencia hídrica, ha manifestado Mazón. Algo que coincidía plenamente con los expuestos por los representantes de los agricultores cuando dijeron que "la guerra del agua entre territorios es una artimaña política".

Y es que el anuncio que estaba por llegar por parte de la Diputación de Alicante tenía mucho que ver con la coyuntura actual del trasvase. "Nosotros podemos pedir agua porque hacemos nuestros deberes, de ahí nuestra autoridad moral para reivindicar los que necesita nuestra provincia".

Estas declaraciones coinciden en el tiempo con el cambio unilateral de las reglas del trasvase por parte de la ministra Teresa Ribera y la aprobación de caudales ecológicos en el Tajo que recortarán más aun el caudal transferido. Dos hecho que ha puntualizado la diputada provincial de Ciclo Hídrico, Ana Serna.

Presupuesto

La Diputación de Alicante multiplica en 10 sus inversiones en ciclo hídrico que para este ejercicio estaban consignadas en 4,7 millones de euros. Esos 10 millones de euros servirán para atender todas las propuestas de inversión que se han quedado fuera de la convocatoria y propuesta nuevas de los Ayuntamientos. Así que se sumarán al presupuesto aprobado.

Según explicó Mazón, tradicionalmente se destina una partida de un millón de euros a Ciclo Hídrico y este año se sumarán 9,5 millones para la realización de infraestructuras hidráulicas de saneamiento y abastecimiento y otros 500.000 euros en ayudas a entidades de riego.

Se divide en las inversiones en infraestructuras hidráulicas a ejecutar por ayuntamientos, dotada con 5.100.000 euros, y Subvenciones a ayuntamientos para obras en infraestructuras hidráulicas e instalaciones, con 4.400.000 euros.

Servirán para la mejora de la eficiencia del uso del agua en el regadío alicantino. "Esto nos da la autoridad moral necesaria para seguir reivindicando los que es justo para la provincia porque podemos decir muy alto que en Alicante no se desaprovecha ni una gota de agua", aseguró el presidente de la Diputación.

Además, respecto a la sustitución de agua trasvasada por agua desalada, Mazón ha querido dejar claro que "no tenemos una posición de máximos sobre los trasvases, sino que creemos en el ciclo integral del agua". "Nosotros vamos más allá, creemos en el trasvase, en los acuíferos, en la reutilización y en la desalación", ha añadido.

"Sin embargo, la desalación conlleva problemas ecológicos, por el alto coste de la energía y por la destrucción de la posidonia en el entorno marítimo de las plantas desalinizadoras. También otros problemas como que no es apta para el cultivo de cítricos o económicos, ya que multiplica por cuatro el coste de producción de nuestros alimentos", ha señalado