globetrotter

Las canciones que Castro escuchó

  1. Fidel Castro
  2. Opinión

Mientras la historia se lo piensa (digo yo que tardará) y decide si le absuelve o no, les relato a continuación diez de las canciones que acompañaron a Fidel Castro en sus peripecias a lo largo de sus 90 años. 

El interés de la lista no es otro que hacer que el lector reflexione sobre cómo sus sentimientos a favor o en contra sobre el comandante están, con absoluta seguridad, embadurnados de estas melodías. Todos los que llevamos Cuba en el corazón estamos íntimamente adheridos a estos textos y estas melodías con la que Castro tuvo que convivir, y me imagino que con ellas a alguna mujer sedujo, y al escucharlas alguna vez se le fueron el pie y las caderas.  

Son solo diez, están listadas en orden cronológico, pero recomiendo escucharlas todas una y otra vez, un día de lluvia como este, hasta que el ron Mulata obligue al lector a irse a dormir la mona. 

1.- Lágrimas Negras. 1929. Aunque tú me has echado en el abandono… es una de las mejores frases de la historia escrita jamás para empezar una canción. Fidel tenía 3 años cuando Miguel Matamoros compuso este bolero que ha sido interpretado, con desigual acierto, por María Teresa Vera, Sara Montiel, Celia Cruz, Olga Guillot, la caboverdiana Cesária Évora y tantos otros. Como solo sucede con los grandes himnos, Lágrimas negras ha mejorado con el tiempo. Escucharla si uno está triste hace que el dolor de huesos y la melancolía te lleven de paseo.

Guía de escucha. Lágrimas Negras. Bebo Valdés y Diego El Cigala. Calle 54 records.

2.- Bola de Nieve. Vete de mí. 1946. Los chicos del colegio se reían de Ignacio Jacinto Villa Fernández por ser gordo y muy, muy negro. El mote se lo pusieron sus compañeros de patio inspirados en el personaje de una de las películas mexicanas que entonces se veían en Cuba. Bola de Nieve se defendió del mote durante años a puñetazos, pero acabó por aceptarlo cuando se hizo pianista de acompañamiento.

Escrita por el argentino Virgilio Expósito, la versión de Bola de Nieve es la que ha pasado a la historia. Si aún no la has escuchado, cuenta hasta tres y apunta la fecha del día que lo hagas porque no te vas a olvidar.

Guía de lectura. Cuba and it's Music. Ned Sublette. Desde los primeros tambores hasta el Mambo. Chicago Review Press. 672 paginas. 22 dólares.

3.- Dos gardenias. Escrita en 1947 por la habanera Isolina Carrillo, su melodía permanece en nuestro imaginario en la voz y en las maracas de Antonio Machín. “¡Estás más sonado que las maracas de Machín!” fue un dicho que hoy está en desuso pero que se convirtió en chascarrillo popular durante décadas. ¿Sabías que Machín está enterrado en Sevilla porque él así lo quiso? ¿Y que las gardenia es una planta que viene de China? ¿Qué pasó en La Habana para que una planta china inspirase una de los boleros mas bellos del siglo XX?

Guía de lectura. Plantas. Una exploración del mundo botánico. Phaidon. 352 páginas.

4- Pérez Prado. Mambo Number 5. Compuesto en 1949 por Dámaso Pérez Prado, este mambo incendiario es hijo del danzón y primo hermano del chachachá. El mambo ya se bailaba en La Habana a finales de los treinta, en la Cuba de Batista de casinos, prostitutas y mafia que tan bien retrató Francis Ford Coppola en El Padrino II, pero Pérez Prado lo lanzó al estrellato cuando emigró a México para grabar para la RCA.

Guía de escucha. Havana 3 A.M. Pérez Prado.

5.- Son de la loma.El santiagueño Miguel Matamoros, al frente de su trío, escribió en 1972 esta canción que se ha convertido en uno de los himnos del gran Lagarto Verde. Mamá, yo quiero saber, de dónde son los cantantes. Que los encuentro muy galantes y los quiero conocer, con sus trovas fascinantes, que me las quiero aprender. Una de mis favoritas es la versión de María Dolores Pradera que aún parece flotar en el tiempo. 

6- Mariposa. El autodidactaPedro Luis Ferrer escribió en 1973 una de esas canciones que parecen compuestas hace más de un siglo y que están destinadas a ser escuchadas como si se hubiesen escrito ayer. Mucho más poético que otros compañeros de la Nueva Trova Cubana, Ferrer ha pasado a la historia de la música caribeña por la historia de este Lepidóptero. Un tratado de biología musical que te hará aflorar los sentimientos.

7.- Playa Girón. Escrita el 5 de octubre del 69 por Silvio Rodriguez  e incluida años más tarde en su primer álbum Días y Flores (1975), Silvio narra la historia del barco pesquero Playa Girón, en el que estuvo embarcado varios días, y juega con el doble sentido y la crónica del catastrófico invasión de Bahía de Cochinos.

Guía de lectura. Canciones del Mar. Silvio Rodríguez. Editorial José Martí/Ediciones Ojalá. 230 pág.

8.- Y en esto llegó Fidel. Compuesta en 1976 por Carlos Puebla, fue un clásico de las nostálgicas fiestas del Partido Comunista de la Casa de Campo de Madrid. Aunque es mucho menos popular que Hasta siempre, Comandante, escucharla en la abarrotada y descafeinada La Bodeguita de Enmedio (Empedrado 307. La Habana) es darse cuenta de que uno puede beber muchos más mojitos de los que se había imaginado en la peor de sus nocheviejas. Aquí pensaban seguir, ganando el ciento por ciento, con casas de apartamentos y echar el pueblo a  sufrir, narra la letra... Se acabó la diversión, llegó el comandante y mandó parar (…).

9.-Chan chan. Compuesta en 1987 por el mujeriego Compay Segundo (Francisco Repilado), el Buenavista Social Club de Ry Cooder, al incluirla en su recopilatorio hizo más por el castrismo que muchas de las balas disparadas. No hay una sola esquina de La Habana vieja en la que no se escuche el Chan chan. Y al escuchar a los viejos arrastrar lentamente su canción no hay turista que se libre de imaginarse músico y traerse en el equipaje sin facturar unos bongos (de los malos) de recuerdo.  

Guía de escucha: Esta grabación en directo en el Carnegie Hall en Nueva York da fe de la capacidad de la música para conquistar países sin usar ni un gramo de pólvora. 

Buena Vista Social Club. Live at the Carnegie Hall. 2008.

10.- A lo cubano. Los Orishas escribieron esta crónica en 1999. Cae el milenio y los Orishas hacen periodismo musical mientras los periodistas las pasan canutas para enviar un articulo con un mínimo de solvencia. Crónicas para bailar y complementar el empacho de son que te deja cualquier viaje a La Habana.

Guía de escucha. Además de los Orishas para comprender la nueva generación de músicos cubanos conviene escuchar a Habana Abierta en su álbum Boomerang. Calle 54 records.

Y una más... Willie Chirino. El cantante de Pinar del Río, el pueblo de las grandes plantaciones de tabaco y los mogotes, dio a luz a una de las estrellas más críticas con Castro y su régimen. Su himno Ya viene llegando es una de las canciones favoritas de los disidentes de Miami. “Ya viene llegando…”, narra el coro, refiriéndose al cambio político en la isla, pero los cubanos le pusieron la coletilla: “Si… pero ni cómo, ni cuándo”. ¿Sabías que Willie Chirino es autor de el Escándalo de Raphael?