Fósforo verde

Mezclas peligrosas

  1. Opinión
  2. Elecciones EE.UU. 2016
  3. Internet
  4. Medios de comunicación
  5. Redes sociales

La discusión que está surgiendo en los Estados Unidos sobre la influencia de las fake news, o noticias falsas en la última campaña electoral está resultando enormemente interesante por sus aspectos socio-tecnológicos. 

En los últimos años, en modo aprendiz de brujo, han surgido ingredientes que parecían positivos, pero cuya mezcla ha resultado ser sumamente peligrosa. Para empezar, hemos bajado las barreras de entrada a la publicación y difusión de noticias: editar una página web y difundir su contenido mediante redes sociales está hoy al alcance de cualquiera.

En segundo lugar, hemos generado un sistema de incentivos que recompensa el contenido por su difusión: incentivamos económicamente las páginas vistas, porque incrementan el inventario publicitario, la cantidad de anuncios que podemos mostrar a los lectores. Cantidad sobre calidad, el clickbait como símbolo. 

Además, las redes sociales nos han conectado cada vez más con nuestros amigos: nos crean audiencias a nuestra medida, nos rodean de personas parecidas a nosotros, y nos hacen sentirnos populares cuando recibimos muchos me gusta en algo que compartimos. 

Finalmente, nos suministran algoritmos que, en un mar de información inabarcable, nos señalan y muestran el contenido que supuestamente responde a nuestros intereses, expresados como aquello que buscamos y consumimos habitualmente nosotros y nuestros amigos. Un esquema circular que nos hace consumir cada vez más de lo mismo, y nos oculta información que nos gusta menos.

¿El resultado? Una sociedad en la que las cabeceras tradicionales, por méritos propios o ajenos, han perdido su credibilidad, y esa quiebra de la confianza se acompaña de la aparición de otro sistema, que permite a cualquiera escribir y circular cualquier cosa, le hace ganar más dinero cuantas más páginas vistas genere, y nos expone a un entorno que refuerza nuestras creencias. Una maquinaria que, en lugar de cristalizar las ventajas de un sistema que permite acceder a más información, se convierte en una trampa para el pensamiento crítico, en una forma de encerrar a cada persona en una burbuja para que refuerce sus creencias con ingredientes, en muchos casos, de dudosa procedencia. 

Tecnologías aparentemente positivas, pero que generan mezclas peligrosas: personas irresponsables que publican noticias sensacionalistas sin respeto alguno por la credibilidad o los hechos, únicamente buscando que circulen mucho, ayudados por esquemas económicos que lo premian, y con algoritmos que nos ocultan lo que no nos gusta. Bienvenidos a la tabloidización de la web. La conclusión nunca será una absurda enmienda a la totalidad, sino ajustar la mezcla de los componentes y castigar a quienes abusen de ellos, sin convertirnos en censores. Y no va a ser sencillo.