Terrorismo

Instrucciones al terrorista del tren alemán por chat: "No lo hagas con un cuchillo, usa el hacha"

El joven de 17 años que hirió así a cinco personas en julio no cometió un atentado similar al de Niza porque tenía prisa por llegar al paraíso y no sabía conducir. 

El  terrorista del hacha en Alemania grabó un vídeo reivindicativo.

El terrorista del hacha en Alemania grabó un vídeo reivindicativo. Reuters

  1. Terrorismo
  2. Alemania
  3. Estado Islámico
  4. Internet

Cuando Riaz Khan A. agredió con un hacha a cinco pasajeros que viajaban con él en un tren de cercanías en la noche del pasado 18 de julio, cogió con el pie cambiado a sus padres de acogida y a las autoridades germanas. El chico de 17 años había llegado a Alemania como refugiado afgano y vivía en la pequeña localidad de Ochsenfurt, cerca de Wurzburgo (Baviera). Sólo habían pasado cuatro días desde el atropello masivo de un terrorista fiel al autodenominado Estado Islámico (EI) en Niza. 

El diario Süddeutsche Zeitung revela dos conversaciones por internet descubiertas por los investigadores del caso en el que el menor hablaba con su presunto instructor del EI en una conversación sin fechar:

Presunto instructor: "¿Con qué armas planeas matar?"

Riaz A.: "Tengo un cuchillo y un hacha preparados".

P.I.: "Hermano, ¿no sería mejor llevarlo a cabo con un coche?"

R.A.: "No sé conducir".

P.I.: "Deberías aprender".

R.A.: "Aprender lleva tiempo".

P.I.: "El daño también sería notablemente mayor".

R.A.: "Quiero llegar esta noche al paraíso".

La tarde del ataque con el hacha Riaz A. y su presunto instructor -que le "teledirigía" en la distancia, según las autoridades alemanas- mantuvieron un contacto especialmente estrecho desde las 18:34 horas:

Riaz A.: "Escucha una cosa importante".

Presunto instructor: "Sí".

R. A.: "Hermano, te mando mi vídeo. Hoy llevaré a cabo un atentado con un hacha en Alemania".

El menor refugiado reconvertido en terrorista envió el vídeo reivindicativo destinado a la agencia de propaganda del Estado Islámico: "Soy un combatiente de Dios, del Estado Islámico. Os mataré con mi cuchillo y partiré vuestras cabezas con un hacha, Dios mediante".

El presunto instructor repuso: "No con un cuchillo. Hazlo con un hacha. Si quieres llevar a cabo el atentado, Dios lo quiera, el Estado Islámico se hará responsable de ello".

R.A.: "Te mando ahora el vídeo".

P.I.: "Asegúralo rápidamente".

R.A.: "Reza para que me convierta en un mártir. Estoy esperando al tren".

Riaz A. se subió entonces al vagón del tren regional bávaro con un hacha y un cuchillo. Poco después volvió a escribir: "Empieza ahora". A lo que su interlocutor respondió lo que tanto ansiaba el chico refugiado de 17 años: "Ahora alcanzarás el paraíso".