Equipo presidencial

Trump elige a 2 enemigos de Hillary Clinton para dirigir la seguridad

Un congresista que la investigó y culpó por el atentado de Bengasi se suma al exjefe de Inteligencia de Defensa que le reprochó permitir el auge del Estado Islámico.

Michael Flynn (i) y Mike Pompeo serán mano derecha e izquierda de Trump en seguridad.

Michael Flynn (i) y Mike Pompeo serán mano derecha e izquierda de Trump en seguridad. Reuters

Ambos criticaron duramente la gestión de la seguridad internacional durante la época de Hillary Clinton como secretaria de Estado (2009-13) y ambos han sido llamados por el próximo comandante en jefe de Estados Unidos, Donald Trump, para ser su mano derecha e izquierda en la lucha contra el terrorismo y ayudarle a decidir su política de seguridad.

El congresista republicano Mike Pompeo ha aceptado la propuesta del presidente electo para convertirse en el nuevo director de la CIA. Así lo han anunciado fuentes del equipo de transición de gobierno. El republicano ha confirmado su deseo de que Pompeo ostente el cargo.

Como asesor de seguridad nacional, Trump ha elegido al general retirado y exdirector de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, por sus siglas en inglés), a otro Michael. Éste se apellida Flynn.

Golpe directo al lastre de Clinton

Pompeo es miembro del movimiento ciudadano ultraconservador del Tea Party y es congresista por Kansas desde 2011. Desde ese cargo formó parte del comité que investigó el ataque al consulado de Bengasi (Libia) en 2012 mientras Hillary Clinton era secretaria de Estado. Él achacó el atentado en el que murió el embajador de EEUU en ese país y otros tres funcionarios (dos de ellos, contratistas de la CIA) a "una trágica falta de liderazgo" de la derrotada candidata demócrata a la presidencia y de la Administración Obama, recogió el canal Univisiónal publicarse el informe el pasado junio.

"La política se puso por delante de las vidas de estadounidenses, y mientras la Administración había puesto excusas y culpado a los retos puestos por el tiempo y la distancia, la verdad es que no lo intentaron", declaró Pompeo de forma individual en las conclusiones del informe.

"Funcionarios del Departamento de Estado, incluida la secretaria Clinton, supieron prácticamente en tiempo real que el ataque en Bengasi era un atentado terrorista. Con las elecciones presidenciales a sólo 56 días por delante, en lugar de contar la verdad a los ciudadanos estadounidenses e incrementar el riesgo de perder unas elecciones, la Administración contó una historia en privado y una distinta en público", reprocharon los ponentes republicanos Jim Jordan, congresista por Ohio, y Pompeo en sus conclusiones.

En lugar de contar la verdad a los ciudadanos estadounidenses e incrementar el riesgo de perder unas elecciones, la Administración contó una historia en privado y una distinta en público

En una entrevista con la CNN, Jordan aseguró que ambos estaban de acuerdo en que había algunas preguntas que habían quedado en el aire, recogió Univisión. Entre ellas, "¿por qué esta Administración nos engañó?". 

El documento final del comité consideró que EEUU había ofrecido una respuesta militar lenta, pero no culpó directamente a Clinton. El portavoz para la prensa hispanohablante de la campaña de Trump criticó las teorías conspiradoras del bando republicano en el comité tras la publicación del informe.

Con el nombramiento de Pompeo, el presidente electo golpea a Hillary Clinton directamente en el corazón de la polémica que la persiguió durante toda la campaña electoral: su posible responsabilidad en el ataque a Bengasi, cuya investigación llevó a otra sobre el uso de su correo electrónico privado para temas sensibles precisamente en aquella época, cuando era secretaria de Estado. Trump ya dio un golpe de efecto durante el último debate electoral contra Clinton, en el que llevó como invitada a una madre de uno de los fallecidos en Bengasi

West Point y Harvard

El anunciado nuevo director de la CIA, miembro de la Asociación Nacional del Rifle, fue el primero de su graduación en la academia militar de West Point en 1986 y sirvió patrullando el Telón de Acero antes de la caída del Muro de Berlín, según su biografía oficial como miembro de la Cámara de Representantes. 

Tras abandonar el servicio militar activo, se licenció en Derecho por la Universidad de Harvard, donde fue director de la prestigiosa revista especializada Harvard Law Review. Más adelante regresó a las raíces de su familia en Kansas, donde fundó la empresa Thayer Aerospace. Fue CEO durante una década de esta empresa proveedora tanto de aviones comerciales como militares.

Después ocupó la presidencia de Sentry International, una empresa de fabricación, distribución y servicios para el sector petrolero.

Contra el acuerdo con Irán

En el Congreso, Mike Pompeo trabaja en los comités de Inteligencia, Energía y Comercio, que supervisa la recopilación de información de inteligencia y hasta la sanidad pública.

Su trabajo se ha centrado en "liberar a la empresa privada para triunfar así como defender nuestros derechos constitucionales individuales", señala en su biografía.

"Deseando dar marcha atrás a este pacto desastroso con el mayor estado patrocinador del terrorismo en el mundo", señaló en su cuenta de Twitter sobre el histórico acuerdo de EEUU con Irán apenas 24 horas antes de conocerse su nombramiento como nuevo director de la CIA bajo la presidencia Trump, que será investido el próximo 20 de enero.

"Extender las sanciones sobre los programas de armamento de Irán es vital para proteger a EEUU", defendió el 15 de noviembre ante la Cámara de Representantes. "Volver a autorizar prohibiciones existentes por otros diez años provee al presidente electo Trump y al Congreso una fundación sólida desde la que perseguir una acción adicional contra la República Islámica de Irán. Tengo muchas ganas de trabajar con Trump y mis colegas en las próximas semanas y meses para proteger a nuestra nación", comentó como si de un guiño al nuevo comandante en jefe se tratara para formar parte de su equipo más directo.

Tengo muchas ganas de trabajar con Trump y mis colegas en las próximas semanas y meses para proteger a nuestra nación

"Un salvaje crítico del acuerdo con Irán" es la descripción que ha hecho de Pompeo la agencia de noticias estadounidense Associated Press tras conocerse su próximo nombramiento.

Este miembro del Tea Party se suma a otro cargo para el que Trump también ha designado a un ultraconservador: Steve Bannon, que será estratega jefe de la Casa Blanca y consejero superior de Trump como presidente y al que se ha llegado a apodar 'el Goebbels de Trump'.  

Este viernes, Trump también anunció su deseo de que su asesor en seguridad nacional, el general retirado Michael Flynn.

Flynn, culpa del terrorismo a la Administración Obama

Este viernes, Trump también ha ofrecido la fiscalía general a otro legislador, el senador por Alabama, Jeff Session, al que ha reconocido que admira. Además, el presidente electo quiere que el general retirado Michael Flynn sea su asesor en seguridad nacional.

Flynn dirigió la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, por sus siglas en inglés) entre julio de 2012 y agosto de 2014. En julio de 2015, el general concedió una entrevista al canal catarí Al Jazeera en la que echó la culpa a la Administración Obama por no haber hecho caso a las advertencias de su agencia sobre la escalada del islamismo extremista y violento en Oriente Medio, incluido el Frente Al Nusra (brazo hermano de Al Qaeda que recientemente se independizó de AQ).

Creo que fue una decisión voluntaria [ignorar nuestros avisos sobre el auge del terrorismo islamista]

"Creo que fue una decisión voluntaria", declaró en una entrevista en la que el presentador repasó con el un documento oficial que advertía en 2012 sobre los peligros de apoyar a grupos rebeldes en Siria. En aquella época Clinton era secretaria de Estado, fue en el mismo año que el atentado en Libia.

También aseguró que "no cabe duda" de que las prisiones estadounidenses en Irak ayudaron "absolutamente" a radicalizar a miles de jóvenes iraquíes que pasaron por ellas. Y reconoció estar de acuerdo con la declaración del general Douglas Stone, que por aquella época llevaba el sistema carcelario de EEUU, y que calificó como "universidad yihadista que estaba alimentando más terroristas".

El pasado julio el general Flynn agradeció vía Twitter el "maravilloso apoyo" de Trump a la lectura de su libro The field of fight ("El campo de batalla") sobre cómo derrotar al islam radical.

Las tesis de Flynn son cercanas a las de Trump, quien durante la campaña electoral acusó a Obama de ser el "fundador" del Estado Islámico y a Clinton, la cofundadora.

Apoyo para la cooperación con Rusia

Flynn, que sirvió en Irak y Afganistán, está considerado 'amigo de Rusia', resalta el canal de ese país Russia Today. Así puede resultar un buen apoyo a la buena sintonía de Trump con Vladímir Putin, algo que los analistas esperan que contribuya a una estabilización en Siria.

Las dos operaciones esenciales para dar un golpe mortal a la pretensión del autodenominado Estado Islámico de crear un califato ya están en marcha con la operación sobre su "capital" Raqa en el norte de Siria y su otro bastión en Mosul (Irak), pero el trabajo conjunto de Washington y Moscú podría contribuir a su fin. Y sobre todo, indican, puede facilitar el diálogo entre ambos mediadores en el conflicto civil sirio.

Actualmente, Flynn dirige una consultoría privada de inteligencia que lleva su nombre, Flynn Intel Group.

Por último, Trump anunció el viernes que ha pedido al senador por Alabama Jeff Sessions que sea el nuevo fiscal general.