Elecciones EE.UU. 2016

"Señor Trump, soy mexicano y estoy orgulloso de serlo"

La campaña #ProudToBeMexican busca contrarrestar la retórica antimexicana del candidato republicano.

Varios manifestantes protestan contra Trump llamándole racista.

Varios manifestantes protestan contra Trump llamándole racista. Reuters

  1. Elecciones EE.UU. 2016
  2. Donald Trump
  3. México
  4. Partido Republicano
  5. Partido Demócrata
  6. Racismo

Donald Trump ha acusado a los mexicanos de narcotraficantes, criminales y violadores. Por eso, construir un muro en la frontera con México se ha convertido en una de sus banderas para alcanzar uno de los sillones más cotizados del mundo. Sin embargo, los mexicanos no están dispuestos a quedarse parados y ya han comenzado una batalla para resaltar las contribuciones de su cultura a Estados Unidos.

La campaña #ProudToBeMexican (“Orgulloso de ser mexicano”) nace a raíz de esas declaraciones, pero se estuvo gestando desde hace casi diez años. “Estaba en un aeropuerto en Europa hojeando una revista que titulaba ‘Mexico, somebody is not doing the job’ (México, alguien no está haciendo su trabajo)”, cuenta José Gamez, uno de los fundadores, a EL ESPAÑOL. “Me llamó la atención, porque la revista hacía una comparación entre la imagen de México y Brasil en aquel entonces (violencia, PIB, analfabetismo, salud…). México, por esas fechas, tenía unos datos muy similares a los de Brasil, pero la imagen que desprendían era totalmente distinta, como rezaba el titular”’.

Gamez asegura que la iniciativa es consecuencia de la retórica antimexicana de las campañas presidenciales en Estados Unidos, pero que el problema viene de hace 20 años. El último proyecto para reivindicar la cultura mexicana nació cuando se estaban negociando los tratados de libre comercio entre los dos países vecinos. “Esa campaña tuvo muy buenos efectos, pero se abandonó”, lamenta Gamez.

Este mismo año, Jorge Castañeda, que fue ministro de Exteriores mexicano entre el 2000 y el 2003, comenzó una campaña con la misma idea. En un vídeo publicado en YouTube a finales de marzo, defendió una campaña en medios estadounidenses en la que “actores, políticos, activistas y empresarios se unan para desmentir a Trump y decirle a los estadounidenses que México es un país de gente exitosa en nuestro país y en el suyo”.

Ambas campañas se han unido para reivindicar el aporte cultural de México a Estados Unidos. “Desde hace un tiempo, sólo se resaltan las noticias negativas de narcotráfico y violencia, pero México es un país que aporta mucho, que genera, con gente exitosa a todos los niveles”, afirma Gamez.  

La retórica se ha quedado y el daño ya está hecho

La intención es no representar a ningún grupo político en concreto. De hecho, varios líderes políticos se han querido unir a la campaña, pero desde #ProudToBeMexican les han tenido que decir que no. Gamez defiende que los más de 30 millones de mexicanos en el país (entre los que han llegado o son de primera o segunda generación) “se convirtieron en la piñata de distintos grupos durante las últimas carreras presidenciales”. “No sólo de los republicanos”, afirma.

Esta misma semana, la cadena hispana Univision ha publicado una investigación en la que se muestra que el presidente que más ha deportado en los últimos 30 años ha sido un demócrata: Barack Obama. El actual presidente ya ha expulsado del país a cerca de 2,8 millones de personas, con una media de 360.000 al año.

En esta línea, Gamez señala que “la retórica se ha quedado y el daño ya está hecho”. Para combatirlo, desde la campaña quieren compartir las noticias positivas de mexicanos, de su herencia y de sus valores. “No pretendemos convertirnos en un medio de comunicación como tal, pero sí recordar que la relación entre Estados Unidos y México es muy importante, sobre todo ahora que se debate el tratado de libre comercio”, aclara.

México es el tercer socio comercial de Estados Unidos. Los mexicanos producen el 8% del PIB de Estados Unidos. Más de seis millones de puestos de trabajos dependen del tratado de libre comercio. Además, México es el primer destino turístico para sus vecinos del norte que salen del país. “Son datos duros, que están ahí, y hay que difundirlos”, afirma Gamez.

Sin embargo, ésta no es una iniciativa contra los republicanos puesto que “en algunos estados han sido los que más han apoyado el tratado de libre comercio”, explica Gamez. Es una lucha contra los tópicos del día a día, porque “gane quien gane, la visión negativa se va a quedar”.

El mensaje se ha expandido a toda la comunidad latina

A José Gamez, y al resto del equipo de la campaña, les llegan vídeos de mexicanos que han logrado llegar a Estados Unidos y tener éxito, trabajar y asentar a su familia. A otras personas las buscan ellos. Son historias de gente común y corriente que llegan a un nuevo país para aportar, pero que a la vez están orgullosos de su origen y de su cultura. En febrero, la web recibió más de 25.000 visitas y desde entonces ha ido creciendo exponencialmente.

Gracias a esa fuerza mediática, la campaña está firmando convenios con organizaciones sin ánimo de lucro y está sacando un podcast con una emisora latina. “El mensaje se ha expandido a toda la comunidad latina”, explica Gamez.

Aunque #ProudToBeMexican no va a apoyar públicamente a ningún candidato, según dicen desde la organización, en los últimos meses ha habido un gran incremento de la pedida de la ciudadanía entre la población mexicana que vive en el país. Con ese nuevo estatus, que pueden pedir después de cinco años como residentes legales en Estados Unidos, y con su voto, pueden inclinar las elecciones a uno de los lados. Este auge, “parece que se debe a la retórica de la campaña”, afirma Gamez. 

En el caso de que ganara el candidato republicano, “sus medidas no acabarían con la llegada de inmigrantes, porque la mayoría llegan con un visado”, afirma el mexicano. Además, en 2015 más mexicanos volvieron a su país natal de los que llegaron a Estados Unidos, según un estudio del Pew Research Center. “Esto se debe a que en México también hay oportunidades”,  como asegura Gamez, y a que, como dice Castañeda: “Yo, señor Trump, soy simplemente un mexicano y estoy orgulloso de serlo”.