Ataque en Dallas

El policía recién casado que murió tiroteado en Dallas tras sobrevivir a Irak y Afganistán

Hace sólo mes y medio Brent Thompson había dejado dicho cómo quería que fuera su funeral. Es el primer agente fallecido identificado públicamente tras el ataque en Dallas.

Brent Thompson, policía muerto en el ataque de Dallas a los 43 años.

Brent Thompson, policía muerto en el ataque de Dallas a los 43 años. LinkedIn

  1. Ataque en Dallas
  2. Dallas
  3. Texas
  4. Racismo
  5. Armas

“Me gusta trabajar en tareas que plantean retos y resolver problemas con mis compañeros”, se presentaba uno de los cinco policías fallecidos por el ataque en Dallas y el único identificado hasta este momento. Brent Thomson tenía 43 años y servía desde noviembre de 2009 en el cuerpo de policía de transporte público DART. Es el primer agente de este cuerpo de Dallas fallecido en acto de servicio desde que se creó en 1989, según medios locales.

Se había casado hace dos semanas con otra agente, según ha confirmado el jefe de DART, J.D. Spiller, al canal de televisión WFAA. En su página de Facebook aún se aprecia que estaba divorciado, era padre y abuelo de un niño pequeño que este mes cumplirá 4 años. Vivía en Corsicana, una ciudad a 88 kilómetros al sur de Dallas.

Antes había estado trabajando en Irak en plena guerra (entre 2004 y 2008) y brevemente en Afganistán, según contaba él mismo en su cuenta de la red social de profesionales LinkedIn. Era policía de enlace internacional (IPLO) a través de la empresa DynCorp International, dedicada al asesoramiento para apoyo a las fuerzas de seguridad estadounidenses sobre el terreno. Le motivaba “el ambiente de equipo” de ese trabajo.

Formación de policías

Fue jefe de operaciones en el sur de Irak. “Era responsable del día a día en las operaciones de nuestros agentes de policía estadounidenses que entrenaban y orientaban a la Policía Iraquí”, explicaba en su perfil. Fue responsable de la Unidad de Programas Especiales en Bagdad, también entrenó a equipos de la Embajada de Estados Unidos, en varios campamentos militares desplegados por el país (como el conocido Campo Delta) y las localidades de Basrah y Babel.

También trabajó en el norte del país, incluida la ciudad que desde 2014 es el bastión iraquí del grupo terrorista Estado Islámico: Mosul. Formó parte de los equipos de entrenamiento y asesoramiento en esa zona.

Estuvo igualmente en Afganistán, en las provincias claves en la lucha contra los talibanes de Helmand y Kandahar. En la primera, conocida por sus plantaciones de opio que proporcionaban importantes ingresos a los talibanes, Estados Unidos llevó a cabo una dura campaña para arrebatarles el poder.

Sobrevivir a emboscadas

En 2006 fue mencionado como un experto de referencia en un artículo de The New York Times sobre la problemática en la zona afgana. Explicaba que el “ex agente de policía de Dallas de 33 años que dirigía al equipo” de DynCorp había indicado que seis policías afganos morían por cada militar estadounidense asesinado. Thompson y su gente enseñaba conocimientos militares a la policía afgana, incluido “cómo lanzar o sobrevivir a una emboscada”. Lamentablemente, este jueves los agentes no llevaban chalecos antibalas y precisamente una “emboscada” -como la ha calificado la Policía de Dallas- ha acabado con su vida.

Thompson fue tutor jefe para la policía iraquí también al sur del país. Su función siempre fue asesorar y enseñar a los socios iraquíes y afganos de EEUU sobre “políticas democráticas, y les asistimos en el establecimiento de departamentos de policía en esas localidades”.

Antes de su labor en Irak y Afganistán, de este trabajo en dos de los lugares más peligrosos del mundo en la época reciente, Thompson fue profesor en la Academia de Policía Navarro de Texas. Allí enseñó tiro y manejo de armas, entre otras materias.Este viernes sus compañeros de DART en Dallas tienen “los corazones rotos”. Así lo han reconocido en un comunicado. “Esto es algo que afecta a cada parte de nuestra organización”.

Despedida con humorR

La casualidad ha querido que hace tan sólo mes y medio, el pasado 23 de mayo, compartiera con sus amigos en Facebook un vídeo humorístico que decía: "Cuando muera, más vale que uno de mis amigos haga esto en mi funeral".

En el vídeo un colega del fallecido interviene entre las lágrimas y discursos de despedida con una radio y música rockera al hombro:

Su sentido del humor y gusto por la comedia queda reflejado en otras bromas que compartía con sus amigos a través de esta red social.

“La vida de los policías importa”, había reivindicado Thompson también en su cuenta de Facebook. Este jueves pereció junto a otros cuatro policías que por el momento no han sido identificados públicamente por expreso deseo de sus familiares.

La vida de los policías importa

La vida de los policías importa Facebook Brent Thompson