Donald Trump

Donald Trump vuelve a alabar la tortura del 'waterboarding': "Me gusta mucho"

Para el virtual candidato republicano a la Casa Blanca retomar esta técnica prohibida ayudaría a evitar atentados como el de Estambul.

Trump defendió la vuelta de la técnica de tortura por ahogamiento simulado ante un público entregado.

Trump defendió la vuelta de la técnica de tortura por ahogamiento simulado ante un público entregado. Reuters

  1. Donald Trump
  2. Terrorismo
  3. Atentado Estambul
  4. Estado Islámico

La técnica del ahogamiento simulado o waterboarding empleada para los sospechosos de terrorismo por Estados Unidos en el pasado está prohibida, por intervención del Gobierno de Barack Obama, desde 2006 por considerarla tortura. Pero el candidato oficioso del partido republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, lo defiende sin tapujos. El último episodio, este miércoles durante un mitin en Ohio, recoge la cadena británica BBC.

Trump sostuvo que "hay que luchar contra el fuego con fuego", tras haber hablado de las decapitaciones que el grupo terrorista Estado Islámico ha llevado a cabo en varias ocasiones con sus rehenes y víctimas en Oriente Próximo.

"Tenemos que luchar de forma tan salvaje y violenta, porque nos enfrentamos a gente violenta", arengó al público.

En un momento dado, planteó: "¿Qué pensáis sobre el waterboarding?" Ante un público entregado, continuó: "A mí me gusta mucho. No creo que sea suficientemente duro".

Ésta fue su respuesta al último atentado en Estambul, en la noche del martes, que dejó a 41 víctimas mortales y 239 heridos. Pero no es la primera vez que defiende abiertamente la técnica prohibida.

El pasado febrero ya dijo que traería de vuelta "muchas cosas peores que el waterboarding". Fue durante un debate entre los candidatos republicanos en New Hamphsire, según recogió entonces The Guardian. Fue el único que defendió volver a aplicar esta técnica. Ni Ted Cruz ni Jeb Bush, hermano del expresidente George W. Bush bajo cuya Administración se empleó el ahogamiento simulado contra terroristas y que entonces aún se mantenían en la contienda republicana, estaban de acuerdo en retomar dicha técnica. Marco Rubio dijo que no era apropiado discutir sobre técnicas de interrogación.

Unos meses antes, en noviembre de 2015, el magnate inmobiliario lo ensalzó en otro mitin también en Ohio, recogido igualmente por el periódico británico. "¿Aprobaría el waterboarding? Podéis apostar lo que queráis a que lo haría. En un abrir y cerrar de ojos. Aprobaría más que eso. Funciona (...) y si no funciona, se lo merecen de cualquier manera, por lo que nos hacen", aseveró.