Atentados en Bruselas

La ultraderecha revienta una manifestación pacífica contra los atentados de Bruselas

Los antidisturbios tuvieron que intervenir para ayudar a vaciar la plaza de la Bolsa tras la llegada de los violentos. Las fuerzas de seguridad belgas detuvieron a una decena de estos ultras.

Los radicales de ultraderecha, concentrados en la plaza de la Bolsa de Bruselas.

Los radicales de ultraderecha, concentrados en la plaza de la Bolsa de Bruselas. Reuters

Más de 100 radicales de extrema derecha, que fueron dispersados por la Policía, han interrumpido este domingo una concentración pacífica de cientos de belgas que acudieron a la Bolsa de Bruselas para mostrar su rechazo al terrorismo tras el doble atentado en la capital el pasado martes, lo que ha provocado un enfrentamiento verbal entre los dos grupos.

Las fuerzas de seguridad belgas detuvieron a una decena de personas de extrema derecha. Un portavoz de la policía de la zona de Bruselas-Ixelles dijo a la Agencia Belga que los ultras, que perturbaron la concentración en la Plaza de la Bolsa, destruyeron mobiliario urbano y lanzaron bengalas contra las fuerzas de seguridad.

Según la Policía bruselense, en torno a 340 seguidores violentos de diferentes clubes de fútbol se reunieron en Vilvorde, en el Brabante Flamenco, para trasladarse hasta esa plaza. La Alcaldía de Vilvorde indicó, por su parte, que eran unos 450 personas y la de Bruselas habló de unos 400.

Los agentes antidisturbios tuvieron que intervenir para ayudar a vaciar la plaza de la Bolsa gradualmente tras la llegada del numeroso grupo de ultras, que gritaban "Belgian hooligans", a los que rodearon y desplazaron y, luego, utilizaron cañones de agua para disolverlos.

"Estamos en nuestra casa", decían, al tiempo que aseguraban que ya han sido "demasiado tolerantes" con los extranjeros, cuando fueron increpados por ciudadanos molestos por haber interrumpido el homenaje a las 31 víctimas de los atentados.

La tensión en la Bolsa era palpable, según ha constatado la agencia Efe en el lugar, dado que llegaron caminando con cánticos, bengalas y a paso rápido al lugar de la concentración, donde se habían reunido cientos de personas para mostrar su solidaridad con las víctimas, pese a haber sido aplazada por los organizadores a petición de las autoridades belgas por motivos de seguridad.

Saludos nazis

Los hooligans se colocaron inicialmente en un lado de la gran alfombra de flores, velas, mensajes, juguetes que depositan los belgas y turistas desde el pasado martes en la Bolsa, gritando a los manifestantes que se encontraban con banderas y pancartas encima de la escalinata desde donde fueron abucheados.

Poco después, decidieron "asaltar" la escalinata y desplazar a los ciudadanos que les encararon desde el otro lado y desplazar a todos ellos, hasta que, rodeados por los antidisturbios, fueron obligados a abandonar la plaza.

No faltaron los saludos nazis y las cervezas entre los ultra. Uno de los radicales respondió a un ciudadano flamenco que le dijo que no podía creer que buscaran un enfrentamiento en la Bolsa que "ya hemos sido bastante tolerantes" con los extranjeros.

Este ciudadano flamenco afirmó a Efe que los hooligans "siempre buscan dónde crear follón", pero que lo hicieran en la Bolsa tras los atentados de Bruselas "es muy triste e inapropiado".

Cuatro interrogados por terrorismo

Por otra parte, la Fiscalía federal belga ha informado este domingo de que cuatro personas son interrogadas tras 13 nuevos registros en distintas ciudades de la provincia flamenca de Amberes y de la región de Bruselas, en los que fueron detenidas nueve personas en el marco de una investigación por terrorismo.

Cinco de estos nueve individuos ya han sido puestos en libertad tras un primer interrogatorio, mientras que las otras cuatro personas están a la espera de que un juez de instrucción decida si las pone en detención preventiva.

Los registros se produjeron esta mañana en las ciudades de Mechelen (4) y Duffel (1) -ambas en la provincia flamenca de Amberes-, así como en Bruselas centro (3) y en los distritos bruselenses de Molenbeek (1), Anderlecht (1) y Laeken (3), precisó la Fiscalía en un comunicado.

Esta operación tuvo lugar en el marco de un caso de terrorismo que la Fiscalía no ha precisado si está vinculado con los atentados de París o de Bruselas. "No podemos comunicar nada por el momento en relación a los resultados de los registros", se limitó a señalar la Fiscalía.