Operación Lava Jato

Caso Petrobras: las claves de la trama que afecta a Lula da Silva

Explicamos el origen e impacto del esquema de blanqueo y corrupción a gran escala que sacude Brasil.

Lula da Silva tras asumir la presidencia en 2003.

Lula da Silva tras asumir la presidencia en 2003. Reuters

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva ha sido llevado a declarar este viernes por su presunta implicación en el escándalo de la petrolera estatal Petrobras, conocido popularmente como Petrolão. Se trata de un esquema de corrupción y blanqueo de dinero a gran escala que salpica a decenas de políticos -incluidos cuatro presidentes de Brasil- y hace tambalear al Gobierno.

Éstas son las claves para entender el caso Petrobras y la 'Operación Lava Jato' (lavado de coches) que lo investiga.

1. ¿En qué consiste?

La Operación Lava Jato es “la mayor investigación de corrupción y lavado de dinero que haya tenido Brasil”, informa el Ministerio Público Federal brasileño.

Los investigadores señalan que las actividades delictivas se desarrollaron, al menos, durante diez años. La trama consistía en que empresas sobornaban a altos funcionarios de Petrobras y otros cargos públicos para conseguir contratos “sobrefacturados” multimillonarios con la petrolera estatal. “En este caso, las empresas contratistas se constituyeron en un cartel, un club, para sustituir la competencia real por una competencia aparente”, denuncia el Ministerio Público.

El dinero llegaba a los beneficiarios de la trama a través de operadores financieros. Entre los beneficiarios se encontraban políticos que colaboraban con el esquema de corrupción. Asimismo, operadores del mercado negro -doleiros- se encargaban de blanquear el dinero de los sobornos.

2. ¿Cómo se destapa?

Todo comienza en 2009 con el escrutinio de operaciones de movimiento de miles de millones de reales en el extranjero y Brasil a través de sociedades fachada, informa Folha de São Paulo. Una de las primeras organizaciones investigadas utilizaba establecimientos de lavado de automóviles y de ahí el nombre de la investigación.

Los investigadores encontraron una conexión a Petrobras y en 2014 se encarceló a un alto funcionario de la petrolera, que se convierte en la diana de las pesquisas. En 2015, el esquema de corrupción salpica a políticos de diferentes formaciones, sobre todo del Partido de los Trabajadores (PT) -al que pertenece Lula da Silva-, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y el Partido Progresista.

3. ¿Cómo afecta a Lula da Silva?

El Ministerio Público ha asegurado este viernes que Lula da Silva era “uno de los principales beneficiarios” de la trama Petrobras. “De hecho, surgieron evidencias de que los delitos lo enriquecieron y financiaron campañas electorales y la caja de su formación política”, aseguran las autoridades en declaraciones recogidas por O Globo. Durante su mandato, Lula habría sido responsable de decidir quiénes debían ser los directivos de Petrobras, apunta Reuters citando a la policía.

La investigación afirma haber recabado pruebas de que Lula da Silva se enriqueció a través de la reforma de un apartamento de lujo y una propiedad en el campo. Las empresas OAS y Odebrecht, ambas envueltas en el esquema de corrupción, estuvieron a cargo de las obras. También habría recibido donaciones de compañías involucradas en el escándalo. 

Tras tres horas de declaración, ha sido puesto en libertad. El fiscal general considera que las pesquisas no son concluyentes para retenerlo en prisión.

4. ¿Y a la presidenta, Dilma Rousseff?

Rousseff fue presidenta del consejo directivo de Petrobras entre 2003 y 2010, cuando Lula da Silva dirigía el país. La Fiscalía decidió que no había elementos suficientes para investigarla, informa Folha de São Paulo, pese a haber sido acusada de recibir fondos para su campaña en 2010 a través de la trama de blanqueo y corrupción.

Este jueves, sin embargo, el senador Delcídio do Amaral, perteneciente al partido de Rousseff y Lula da Silva y apresado en el escándalo del Petrolão, conectó a ambos con la trama.

Rousseff afronta asimismo un proceso de impeachment o destitución en el contexto de crisis económica e institucional que sufre Brasil por haber maquillado presuntamente las cuentas de su Administración.