MÉXICO

Humberto Moreira, el ex presidente del PRI, en libertad

El juez Santiago Pedraz entiende que el ex presidente mexicano ha justificado con las facturas la procedencia del dinero

El expresidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Humberto Moreira, en rueda de prensa.

El expresidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Humberto Moreira, en rueda de prensa. Efe

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz acaba de acordar la puesta en libertad del ex presidente del PRI, Humberto Moreira, al entender que han quedado suficientemente acreditado las transferencias de 200.000 euros desde México a España. La Fiscalía Anticorrupción, que ordenó su detención y lleva el peso de la investigación, había solicitado que el ex dirigente mexicano siguiera en prisión dado el alto riesgo de fuga. Se le imputa no sólo el blanqueo de capitales sino un delito de organización criminal. Los investigadores tienen pruebas que le vincularían con el cártel de los Zetas. Como medida cautelar le retira el pasaporte y le prohíbe salir del país. La Fiscalía Anticorrupción podrá recurrir la decisión.

Es más, durante el interrogatorio, Moreira, ha negado cualquier relación con el cártel de los Zetas, como aseguran los investigadores. Según fuentes presentes en el interrogatorio, el ex dirigente les ha llamado “gentuza” y les ha relacionado con la muerte de su hijo.

Durante el interrogatorio ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, Moreira ha sido preguntado por su vinculación con la organización criminal, una vez que tienen testimonios que le señalan como un “subordinado” del cártel mexicano, para el que habría estado trabajando.

También ha asegurado que desconocía que los empresarios González Treviño ejerzan como “blanqueadores” para los Zeta. Ha señalado que les conoce, igual que conoce a mucha gente vinculada con los medios de comunicación. Sin embargo, ha mantenido ante preguntas de la Fiscalía Anticorrupción que jamás les ha entregado dinero con fines ilegales.

Respecto a las transferencias realizadas a España desde México, y que Anticorrupción considera que tenían como objetivo blanquear dinero de origen ilícito, Moreira ha sostenido que las cantidades tienen procedencia lícita. Es más, ayer mismo entregaron en el Juzgado las facturas que lo justificarían.

Según estas mismas fuentes, las transferencias se realizaban a través de empresas suyas para cubrir sus gastos en España, como el pago de su casa. Los investigadores insisten que las facturas no acreditan el origen del dinero porque podrían ser transferencias realizadas a través de empresas interpuestas sin un trabajo real.

Tras finalizar el interrogatorio, que ha durado en torno a una hora, Anticorrupción ha vuelto a solicitar su ingreso en prisión incondicional al considerar que existe un riesgo de fuga evidente, dada la gravedad de los hechos por los que se le investiga. Su defensa ha solicitado que sea puesto en libertad.

Según la tesis de los investigadores, Moreira trabajó para el cártel de Los Zetas, una de las organizaciones criminales más importante del mundo. Esa es al menos la tesis de la Policía y Fiscalía española, que buscan las pruebas sobre la subordinación de Moreira a los señores de la droga. Los investigadores creen además que el hijo mayor del político, asesinado en 2012 a manos del clan de narcos, fue ajusticiado en una venganza. Un acto de presión sucedido cuando los miembros de Los Zetas detectaron que Moreira movía fondos a sus espaldas.