Salida a bolsa

La acusación del 'caso Bankia' tilda al fiscal de actuar como "abogado defensor” de la cúpula del BdE

Anticorrupción considera que los responsables del regulador no son cómplices del “plan delictivo” de la entidad por salir a bolsa a sabiendas de que era un negocio inviable.

El exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

El exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. EFE

La Fiscalía Anticorrupción se niega a investigar a la cúpula del Banco de España por su papel en la salida a bolsa de Bankia, que acabó con el rescate de la entidad por 22.000 millones de euros y que los peritos judiciales ascienden hasta los 46.000 millones de euros. Ya se negó hace unos meses y ahora ha vuelto a oponerse a la petición de la acusación representada por la Confederación Intersindical del Crédito (CIC).

Para esta acusación, los correos aportados por el Banco de España entre sus inspectores y los de Bankia demuestran el conocimiento y connivencia del regulador de la situación inviable de la entidad y a pesar de eso dar luz verde a su salida a bolsa. Sin embargo, el fiscal Alejandro Luzón rechaza esta afirmación y se opone a que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu cite a declarar en calidad de investigados al entonces gobernados del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez; al entonces vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y consejero nato del Banco de España, Fernando Restoy; y al expresidente de la CNMV, Julio Segura.

También solicitaron la citación como investigados del exdirector adjunto de supervisión del BdE, Pedro Comín, así como del entonces coordinador ejecutivo del servicio de inspección, Mariano Herrera; el exdirector del departamento de cajas en el supervisor, Pedro González; quien fuera director de inspección, Jerónimo Martínez; y el director general de supervisión, Javier Aríztegui.

La CIC pidió sus citaciones como investigados después de analizar los correos requeridos por el juez y en los que se confirmaría que el BdE tenía serías dudas de que la salida bolsa de la entidad fuera la solución para resolver la viabilidad del Grupo BFA-Bankia, pese a lo cual el organismo supervisor terminó dando el visto bueno a su debut en el mercado bursátil. Así se desprende de los 'emails' cruzados entre el inspector del BdE, José Antonio Casaus, responsable de la cobertura a BFA-Bankia y Pedro Comín, principalmente, y que ya publicó EL ESPAÑOL.

“Más valentía” en el juez

La postura de la Fiscalía Anticrrupción de negarse a investigar el papel de los principales cargos del Banco de España es para la CIC es “confuso, contradictorio y carente de la necesaria valentía” que espera tenga el juez a la hora de tomar una decisión.

“No deja de resultar sorprendente que el fiscal se oponga a estas diligencias en solitario, respecto de las cuales no se han opuesto ninguno de los investigados. Ni siquiera el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) se ha opuesto, por lo que parece que la Fiscalía ha asumido el rol de abogado defensor de la cúpula del BdE”, sostiene la CIC ante la postura de Anticorrupción.

Sin embargo, el fiscal tiene claro que no se puede investigar al Banco de España. Es cierto, que en su escrito sostiene que sería perseguible si hubiera indicios de que Bankia se sacó a bolsa a sabiendas de que era un negocio inviable. En ese caso, la responsabilidad no sería exclusiva de los administradores o del auditor, señalando a los responsables del BdE que conscientemente habrían cooperado en el mantenimiento del engaño.

Pero, a su juicio, este no es el caso. “Los correos no aportan evidencia de que los funcionarios del BdE o de la CNMV participaran dolosamente por la omisión en el delito que se investiga y que equivaldría a admitir que dichos funcionarios contribuyeron consciente, voluntaria y materialmente al resultado lesivo”, explica el fiscal en su escrito.

BdE no está en el “plan delictivo”

Más que conocer y participar en el “plan delictivo” acordado por los querellados, entre ellos el expresidente de Bankia Rodrigo Rato, para engañar a los inversores de Bankia para que compraran acciones, lo que hicieron, según Anticorrupción, fue todo lo contrario. “Los poderes públicos, ante la disyuntiva plantada entre la nacionalización del grupo (que hubiese supuesto, ya de entrada, la inyección de 5.775 millones) o la aprobación del plan de capitalización, que presentaron los gestores del BFA con el respaldo de los bancos de inversión consistente en una estructura de doble banco con salida a bolsa del mejor, optaron por esta segunda solución, que evitaba cargar el coste sobre el contribuyente”.

Y se hizo, según el fiscal sobre la base de unas cuentas que recogían los requerimientos de cobertura del Banco de España “y que el equipo inspector no cuestionaba”.

Luzón recuerda que en la causa que sigue el juez Andreu se investiga si la información económico-financiera contenida en los folletos de emisión de instrumentos financieros se falseó. “Pues bien, del contenido de los correos sobre los que se pretende nuevamente una imputación no incide en la existencia de falsedad alguna de las cuentas. Antes al contrario, en uno de los correos se comenta la existencia de fondos genéricos y fondos específicos sin asignar por más de 3.000 millones de euros”, insiste.