EX ALCALDE DE MÓSTOLES

Dimite Daniel Ortiz, el diputado del PP de Madrid imputado en la Púnica

El popular ha comunicado esta misma tarde su decisión a Cristina Cifuentes en una reunión en Génova. 

Cristina Cifuentes y Daniel Ortiz

Cristina Cifuentes y Daniel Ortiz Efe

  1. Operación Púnica
  2. PP Partido Popular
  3. Imputados
  4. Diputados

El diputado del PP, Daniel Ortiz, ha dimitido este viernes de todos sus cargos, después de que la juez del TSJM Susana Polo haya dictado un auto de investigación formal sobre su implicación en la Púnica.

El popular ha comunicado a Cristina Cifuentes esta misma tarde su decisión de renunciar a su acta como diputado, al acta de concejal en el Ayuntamiento de Móstoles y a la presidencia del PP en el municipio.

La renuncia de Ortiz, que tiene carácter irrevocable, se produce inmediatamente después de haber tenido conocimiento de que se ha dictado auto judicial de investigación por el TSJM y aplicando el código ético suscrito al inicio de la legislatura por todos los diputados conservadores de la Asamblea. Ortiz ha reiterado su inocencia respecto a los hechos que motivan la investigación de la que va a ser objeto, y ha señalado que "por encima de todo, está mi lealtad al partido y a su presidenta, el cumplimiento de mis compromisos éticos y mi compromiso personal con todos mis compañeros del PP". 

Además, Ortiz expresó su "plena voluntad de colaborar con la justicia en el esclarecimiento de los hechos que motivan esta investigación". El ya ex diputado asegura que se va "con el apoyo y el respeto de mi presidenta y de mis compañeros, que para mí es lo más importante". 

Los hechos de los que se le acusan

El ex alcalde de Móstoles intermedió para que Cofely, empresa de la trama Púnica, consiguiera un contrato de más de 70 millones en Móstoles, “independientemente de cuál fuera a oferta más ventajosa”. A cambio, la empresa central de la trama Púnica habría repartido entre el ex alcalde y otros compañeros del Ayuntamiento una 'mordida' de 240.000 euros. Así consta en el sumario de la Operación Púnica al que tuvo acceso el ESPAÑOL, donde se desgrana meticulosamente cómo responsables municipales, intermediarios y altos cargos de la empresa energética urdieron un plan para echar del concurso a la francesa Dalkia y a la mostoleña Fulton, que fueron apartadas por un supuesto error en las ofertas presentadas.

Daniel Ortiz firmó en junio de su puño y letra un Código Ético cuando fue elegido diputado en la Asamblea de Madrid y se comprometió a abandonar su escaño en el caso de ser imputado o investigado por corrupción u otros delitos que provoquen “alarma social”. El diputado finalmente ha presentado su renuncia cuando el TSJM ha aceptado investigarlo.