EDUCACIÓN

La confianza y la inversión, claves para abrir la escuela al entorno

Expertos reunidos por EL ESPAÑOL y CLECE debaten sobre la relación de la Educación Infantil y las familias. 

Marta Alonso, Mª Victoria Soto,  José Manuel Millán, Mª Dolores Moñux, Rafael Sanz e Ignacio Puerto

Marta Alonso, Mª Victoria Soto, José Manuel Millán, Mª Dolores Moñux, Rafael Sanz e Ignacio Puerto E.E.

  1. Educación
  2. Colegios
  3. Familia
  4. Infancia

“Pocas cosas hay más cruciales para el progreso de la sociedad que la Educación”. Esta es la frase con la que se inició el Foro de debate EL ESPAÑOL-CLECE sobre la escuela abierta al entorno y que sirvió de hilo conductor para que todos los expertos reunidos en la materia compartiesen opiniones sobre cómo acercar la Educación Preinfantil a las familias, y viceversa.

El coloquio, celebrado en Valladolid con motivo del Día Universal del Niño, puso sobre la mesa la relación actual -y los retos que afronta- de la escuela con el entorno y los agentes sociales, las distintas acciones destinadas a la participación de la comunidad educativa en el entorno escolar, la cooperación y el compromiso de las familias y los beneficios de la percepción de la escuela como continuidad del hogar.

“La Escuela Infantil es algo más que el lugar donde dejar al niño mientras trabajamos”, afirmó Ignacio Puerto, miembro de la Asociación de familias Escuela Infantil Fantasía. En esa línea, Marta Alonso, directora de la Escuela Mafalda y Guille de Valladolid, aseguró que las familias que se dirigen a sus centros cada vez suben más “el nivel de exigencia” a la hora de seleccionar el centro.

“Además de las dudas lógicas sobre el funcionamiento o metodología, nos demandan abrirnos al exterior”, comentó Alonso desde su experiencia.

Esto hace unos años, según la jefa de Servicio de conciliación de la vida familiar y laboral de la Junta de Castilla y León, María Dolores Moñux, “no pasaba”: “Antes eran centros cerrados que no estaban abiertos a la sociedad”.

Confianza y confianza

Y prueba de esa evolución, tal y como explicó Moñux es cómo las escuelas en la región organizan, por ejemplo, actividades intergeneracionales con los más mayores de los pueblos y ciudades en las que “los críos de 0 a 3 años comparten magdalenas y peonzas” con la tercera edad.

“Las escuelas actualmente están incorporando a su proyecto educativo todos aquellos recursos que el entorno ofrece y además lo aprovechan para llevar a cabo todos todos los objetivos educativos”, afirmó María Victoria Soto, concejala de Educación del Ayuntamiento de Valladolid, quien añadió que actualmente “educa todo” en una ciudad: desde el medio ambiente hasta la movilidad, pasando por el urbanismo.

Y para conseguir que esa interacción fluya es necesaria la palabra clave que se repitió en casi todas las intervenciones de la mesa redonda: la confianza. “Para educar a un niño en necesario a toda la tribu. Las buenas relaciones entre la escuela y las familias mejoran enormemente el desarrollo del alumno, pero para ello es necesaria la confianza en el centro educativo”, argumentó Rafael Sanz, en calidad de vocal de la Junta Directiva de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles.

Quien demostró tener “total” confianza en el centro educativo al que lleva a su pequeño de tan sólo 20 meses es Noemí Mahamud, quien compartió experiencias diarias con los demás expertos sobre el trato recibido en la Escuela Infantil Mafalda y Guille. “Tenemos reuniones trimestrales y nos dejan participar en días en los que la escuela abre las puertas”, dijó Mahamud, además de advertir que a veces, desde su percepción, “es más complicado lidiar más con la Escuela que con los niños”.