Educación

Guía para estudiantes sobre el acceso a la Universidad tras la ‘muerte’ de las reválidas del PP

Tras la paralización de los efectos académicos de estas evaluaciones, sólo tendrán que realizarlas quienes quieran ser universitarios.

Alumnos preuniversitarios examinándose de la última Selectividad

Alumnos preuniversitarios examinándose de la última Selectividad EFE

  1. Educación
  2. LOMCE
  3. Reválida
  4. Íñigo Méndez de Vigo
  5. Selectividad
  6. PP Partido Popular

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, sorprendió este jueves durante su debate de investidura a toda la oposición y la comunidad educativa anunciando desde la tribuna de oradores que las reválidas no tendrán efectos académicos, como ya avanzó EL ESPAÑOL, “hasta que no se llegue al pacto nacional por la educación”. Menos de 24 horas después de la huelga educativa, el líder del PP congelaba sine die unas evaluaciones que han llenado de incertidumbre las aulas desde el inicio del curso.

La prueba final de Bachillerato sustituirá en junio a la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU) o Selectividad, pero el propio ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, explicó, como viene haciendo en las últimas semanas, que la nueva prueba será “muy parecida” a su antecesora. Este será el camino que deberán seguir los chavales para acceder a las aulas universitarias.

¿Quién se examinará de las pruebas finales de Bachillerato?

Todos los estudiantes de 4º de la ESO -15 y 16 años- deberán realizar las pruebas cuando termine el curso, pero, tal y como estaba previsto en la Lomce a modo de prueba, su resultado no será determinante para titular. Es decir, aprueben o suspendan, los jóvenes obtendrán el título de Educación Secundaria.

No será así, según fuentes del Ministerio, en el caso de la evaluación de Bachillerato: Sólo se examinarán los estudiantes que deseen ir a la Universidad. Es decir, como hasta ahora, una vez que los alumnos aprueben todas las materias de Bachillerato tendrán el título en su poder y sólo aquellos que quieran comenzar un título de Grado deberán realizar unos exámenes a modo de Selectividad.

¿De qué asignaturas se evaluará a los estudiantes?

El Ministerio de Educación está terminando de elaborar la orden que regule los pormenores de las pruebas. Esta pasará, una vez que se constituya el nuevo Gobierno, por el Consejo Escolar del Estado para que emita un dictamen y posteriormente al Consejo de Ministros. Todas las voces ministeriales se han encargado de lanzar un mensaje al unísono: se parecerá “mucho” a la anterior Selectividad.

No obstante, con el real decreto que dio luz verde a estas pruebas y el borrador de la orden ministerial al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, ya se pueden trazar las principales características de los exámenes. La diferencia más destacada es que los alumnos se examinarán de los dos cursos de Bachillerato y no sólo de 2º, como hasta ahora.

Habrá cuatro exámenes de asignaturas comunes para todos los estudiantes: Lengua Castellana y Literatura, Idioma Extranjero, Historia y Filosofía (En el caso de las comunidades autónomas con lengua cooficial también habrá evaluación sobre esta). También se examinarán todos los estudiantes de dos materias troncales de cada especialidad de Bachillerato y por último, otro exámen, sobre una asignatura específica que no podrá ser ni Educación Física ni Religión.

¿Cómo serán los exámenes y cuánto durarán?

Cada una de las pruebas de la evaluación de Bachillerato tendrá una duración de 90 minutos. Se establecerá, según el decreto, un descanso entre pruebas consecutivas de, como mínimo 20 minutos.

En cada examen habrá un mínimo de dos preguntas y un máximo de 15. En ellas, los estudiantes se podrán encontrar preguntas tipo test con opción múltiple (una sola respuesta correcta inequívoca entre las opciones propuestas), semiabiertas (respuesta correcta inequívoca y que exige construcción breve por parte del alumno) y abiertas (exigen construcción por parte del alumno y no tienen una sola respuesta inequívoca).

¿Qué puntuación será necesaria para lograr el aprobado?

El Ministerio también ha rectificado en su intención inicial con respecto a la nota mínima para considerar el conjunto de la prueba “aprobada”. Si bien en un principio quería que fuese un 5, en el documento en el que trabajan se habla de un 4, como en la Selectividad.

La nota final será la ponderación del 60% de expediente académico de los dos cursos de Bachillerato y un 40% de la prueba final de etapa. Es decir, como hasta ahora. Nada cambiaría.

Si un alumno saca un 4, pero la media con sus notas de Bachillerato le da aprobado, un 5 o más, podrá solicitar el inicio de sus estudios universitarios en cualquier título oficial de Grado.

¿Cuándo serán las pruebas y cuántos días hay que reservar?

Según el último documento de Educación, las pruebas deberán realizarse antes del 10 de junio de 2016 en la convocatoria ordinaria. También contempla una convocatoria extraordinaria anterior al 8 de julio en el caso de las comunidades que examinen a sus estudiantes en esta fecha y una antes del 9 de septiembre para el resto de regiones que dejan a los chavales “para septiembre.

Los días empleados para las nuevas pruebas si difieren de la Selectividad. Las que contempla la Lomce para los alumnos que este año cursa 2º de Bachillerato se desarrollarán en cuatro días como máximo -cinco en las CCAA con lengua cooficial-.

¿Se mantendrá el distrito único?

Los responsables universitarios de las regiones están negociado, y hay plena unanimidad, en mantener el distrito único e impedir que las universidades hagan sus pruebas propias de acceso, como contempla la Lomce. Esto último, prácticamente descartado, supondría en la práctica que el alumno se desplazase universidad por universidad a realizar exámenes para entrar en el título elegido.

Pero no. Al mantener el distrito único, un alumno que realice la prueba final de Bachillerato, por ejemplo, en Sevilla, podrá solicitar su acceso a cualquier universidad pública de España y será su nota -la media de Bachillerato más los exámenes finales- la que determine si entra o se queda fuera del Grado demandado.