SOCIEDAD

Cinco razones por las que no se celebra el Orgullo heterosexual y sí el gay

Este martes se celebra el Día Internacional LGTB. Estos son algunos motivos por los que sigue siendo necesario.

El Ayuntamiento de Madrid ha desplegado la bandera arcoiris

El Ayuntamiento de Madrid ha desplegado la bandera arcoiris EFE

  1. Sociedad
  2. Día del Orgullo Gay
  3. LGTB
  4. Madrid

Los días previos al Día Internacional del Orgullo Gay, que se celebra como cada año el 28 de junio -fecha en la que se conmemoran los disturbios de Stonewall de 1969 que marcan el inicio del movimiento de liberación homosexual-, han estado marcados por los preparativos que las instituciones han organizado para la fecha. Cada año son más los ayuntamientos y parlamentos los que se suman a la celebración de esta fiesta, pese a que hay todavía sectores en la sociedad que ni entienden ni comparten “eso del Orgullo LGTB”.

Una prueba de ello. El concejal del PP en Sóller (Mallorca) Carlos Simarro rechazó una moción de apoyo al colectivo LGTBI (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales) y contra la homofobia. No sólo mostró su oposición, sino que propuesto celebrar también “el día del machote”. O también “la semana de la señorita de toda la vida”.

Para Simarro y todos aquellos que no entienden por qué se celebra el día del Orgullo Gay y no el del Orgullo Heterosexual, EL ESPAÑOL recopila algunas de las razones.

1. Porque en ningún país hay penas de muerte por ser heterosexual

Irán, Arabia Saudí, Yemen, Mauritania, Sudán, Nigeria y Somalia conforman la lista de siete países en los que la homosexualidad está penalizada con la muerte. Territorios en los que no sólo estas orientaciones sexuales son consideradas actos contra la naturaleza, sino que el Estado se permite quitar la vida por ello, generalmente de forma brutal, a través de la lapidación.

En Irán las relaciones entre hombres o entre mujeres son castigadas con la muerte, pero por el simple hecho de darse un beso, pueden ser azotados. En Irak, en las zonas que se rigen por la sharia (ley islámica), los tribunales también condenan a gays y lesbianas a la pena capital.

“Los ataques y la persecución a homosexuales en África son cada vez más visibles, la homofobia está alcanzando niveles peligrosos. En muchos casos los ataques han sido alentados por políticos y líderes religiosos”, denuncia Amnistía Internacional.

2. Porque en sólo 20 países el matrimonio igualitario está permitido

Mientras que el matrimonio entre un hombre y una mujer está permitido en todos los países del mundo, en sólo 20 las parejas del mismo sexo cuentan con leyes que permiten esta unión, incluido España.

El matrimonio homosexual es legal en Holanda, Bélgica, Canadá, España, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Francia, Luxemburgo, Canadá, Irlanda, Dinamarca, Sudáfrica, Argentina, Nueva Zelanda, Uruguay, Brasil, Estados Unidos y Colombia.

En España los homosexuales se pueden casar desde 2005, cuando el Congreso aprobó la ley impulsada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. La norma fue ratificada siete años después por el Constitucional al rechazar el recurso que presentó el Partido Popular.

3. Porque nadie es agredido  al grito de “heterosexual de mierda”

Sólo en la Comunidad de Madrid, se han denunciado más de 70 agresiones homófobas en lo que llevamos de año. Gays, lesbianas y transexuales han sido objeto de insultos, agresiones y vejaciones por su condición sexual.

Un caso. En plena Puerta del Sol, dos chicos que volvían de fiesta recibieron puñetazos y les lanzaron objetos al grito de “maricones”. Las víctimas declararon que tres individuos empezaron a increparles a las siete de la mañana, les insultaron por llevar una chaqueta de flores y les persiguieron. “Intentamos evitar el conflicto, pero nos lanzaron una lata de cerveza que casi nos alcanza”, explicaron en su momento.

Cuando se giraron para pedirles que parasen, los agresores se abalanzaron contra ellos. Les agredieron físicamente, provocando la rotura de los huesos de la nariz de una de las víctimas.

4. Porque fotografías de un hombre y una mujer besándose no levantan polémica

Con motivo del día del Orgullo LGTBI, el Ayuntamiento de Sevilla programó una exposición en pleno centro de la capital andaluza con fotografías a gran tamaño de gays y lesbianas. En una de ellas, en la que aparecen dos hombres vestidos de marineros, apareció una pintada homófoba reclamando con sarcasmos escenas con sexo explícito en una futura exposición: “Lo siguiente será un póster de un tío dándole por el culo a otro...total...también es amor homosexual...en fin”.

Pintadas homófobas en una exposición de Sevilla

Pintadas homófobas en una exposición de Sevilla

Los grupos municipales, a excepción del PP, condenaron la pintada homófoba y se reafirmaron en la necesidad de la exposición, pese a ser increpados por varias personas por tratarse de una galería “indecente”.

“Tenemos la obligación de prestar nuestra voz a todas aquellas personas homosexuales que se sienten denigrados, indignados y no representados por esa exposición. ¿Acaso no tienen derecho esas personas a que alguien les represente?”, explicaron desde el PP.

5. Porque el acoso escolar homófobo es una realidad creciente

El joven Alan fue uno de los primeros menores transexuales en Cataluña a los que un juez había autorizado cambiar su nombre en el DNI. Tras años de “presión e incomprensión en el ámbito escolar”, el chico de 17 años se quitó la vida.

La madre del menor, que afirmó que su hijo era víctima de acoso escolar desde los 14 años, dijo que se suicidó porque no pudo con “la presión de la sociedad”.

La asociación Chrysallis, que agrupa a familias de menores transexuales, expresó su indignación, frustración y vergüenza ante “unas administraciones que nunca llegan a tiempo, que van siempre por detrás de las necesidades de la infancia y adolescencia transexual”.

Según un reciente estudio de Cogam (Colectivo de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales de Madrid), el 60% de los alumnos de institutos de esta región ha presenciado alguna vez cómo sus compañeros de aula han agredido verbalmente a otro joven por su condición sexual y un 7% de los chavales de Secundaria han sido testigos de agresiones físicas por homofobia.