La investidura

Ciudadanos advertirá al PP que también hay urgencias provocadas por Rajoy

El responsable de Hacienda del partido de Rivera cree que "unas terceras elecciones se cargarán la recuperación económica de España".

El presidente del Gobierno en funciones junto con el presidente de C´s, Albert Rivera.

El presidente del Gobierno en funciones junto con el presidente de C´s, Albert Rivera. Efe

  1. Albert Rivera
  2. Ciudadanos
  3. Mariano Rajoy Brey
  4. Investidura

España tiene problemas creados por la falta de un Gobierno, pero también hay problemas creados por “este” Gobierno. Esta es una de las reflexiones que Albert Rivera llevará a su encuentro con Mariano Rajoy el miércoles. La tesis de Ciudadanos es que la actual situación de interinidad no se puede prolongar hasta las elecciones vascas el 25-S, que una tercera convocatoria electoral “se cargará la recuperación económica” de España y que todos los partidos, empezando por el PP, tienen que hacer concesiones muy importantes.

Ciudadanos ha asumido como propio el punto de vista del Gobierno de que si los Presupuestos Generales del Estado no están en las Cortes el 30 de septiembre (y por lo tanto no se informa de ellos a Bruselas antes del 15 de octubre), España se arriesga a un nuevo proceso de sanciones que puede indisponer a los mercados contra el país.

Por esta razón pedirá a Rajoy que fije ya la fecha de la investidura para que la agenda se vaya despejando. El partido de Rivera está dispuesto a ayudar a la probación de un techo de gasto y unos Presupuestos. Para ello, varios de sus expertos -Luis Garicano, Francisco de la Torre y Toni Roldán- han estado en contacto con Luis de Guindos y otros miembros del gobierno en las últimas semanas.

Sin embargo, el partido de Albert Rivera no cree que todos los problemas urgentes sean fruto de la falta de gobierno. Hay uno que ha sido provocado por el Ejecutivo de Rajoy y es el hundimiento de la recaudación del Impuesto de Sociedades (IS). Al cierre del mes de junio, el IS presentaba un saldo negativo de 204 millones, es decir, se ha devuelto más dinero a las empresas que el que se ha ingresado.

Mantener el nivel de recaudación

Ciudadanos se ha comprometido a no elevar la fiscalidad, pero considera imprescindible que se mantenga el nivel de recaudación para cumplir el objetivo de estabilidad presupuestaria. “No queremos que paguen más, queremos que paguen lo mismo”, afirma Francisco de la Torre, portavoz de Hacienda de Ciudadanos.

La razón de este hundimiento del Impuesto de Sociedades es fruto de la concurrencia de dos decisiones: la retirada de las medidas urgentes para aumentar la recaudación adoptadas en la primera parte de 2012 y la reforma tributaria del PP en 2014 que ha reducido el gravamen del 30% en 2014 al 25% en 2016. El Gobierno esperaba recaudar con su reforma más de 24.000 millones, aprovechando el buen ritmo de crecimiento de la economía. Pero la realidad es que las previsiones que se hacen hoy estiman que la recaudación podría caer hasta 12.000 millones, abriendo un agujero del 1% del PIB en los ingresos del Estado.

La subida encubierta de Rajoy: 20% del beneficio

De la Torre lleva desde marzo advirtiendo de este problema. No tenía sentido que, mientras los beneficios declarados de las grandes empresas aumentan en torno a un 16,5%, la recaudación caiga más de un 62%. El informe de recaudación tributaria de junio indica que los ingresos por el Impuesto de Sociedades en el segundo trimestre del año se han desplomado un 40% y el impacto de los cambios que Hacienda introdujo en los pagos fraccionados es un menoscabo superior ya a 1.400 millones de euros.

El Gobierno ya ha anunciado que restablecerá el pago fraccionado del IS con el objetivo de recaudar 6.000 millones adicionales en 2016. Se trata de un adelanto del impuesto, pero que el Ejecutivo desea establecer de manera permanente, lo que supondrá en la práctica una subida encubierta de impuestos. El tipo de dicho pago será como mínimo del 20% del beneficio contable, según se desprende de los cálculos que el propio Gobierno ofreció en la Actualización del Programa de Estabilidad que envió a Bruselas. El tipo aplicado entre 2012 y 2015 para el pago fraccionado fue del 12%.

Un impuesto exánime

De la Torre considera que esta medida será insuficiente para recuperar la eficacia del impuesto. “Si seguimos en esta situación y vamos a unas terceras elecciones, no sólo incumpliremos el déficit en 2016, sino también en 2017 porque se prorrogará automáticamente el Presupuesto. Eso nos situará en el disparadero de Bruselas y de los mercados, cuyo sentimiento hacia España puede darse la vuelta. Creo que con unas terceras elecciones nos cargamos la recuperación económica”.

El Impuesto de Sociedades recaudó 44.900 millones en 2007, al final de la burbuja de crédito en la que vivía España. Cayó a 27.000 millones en 2008 y a poco más de 20.100 millones en 2009. Entre 2010 y 2011 el tributo recaudó un poco más de 16.000 millones. Sólo en 2012 la recaudación se recuperó hasta los 21.435 millones cuando Cristóbal Montoro se dio cuenta de que el desordenado desmantelamiento de ciertos límites a las amortizaciones y deducciones lo había dejado exánime.

Pese a esto, Montoro y sus expertos erraron en la reforma del impuesto en 2014. “No he visto un fallo de previsión en la recaudación de un impuesto más gordo que éste”, rubrica De la Torre que es inspector de Hacienda y autor del libro ¿Hacienda somos todos? (Ed. Debate, 2014).