Mariano Rajoy, entre Javier Arenas (i) y Elías Bendodo (d), en una imagen de archivo.

Mariano Rajoy, entre Javier Arenas (i) y Elías Bendodo (d), en una imagen de archivo. Efe

España MÁLAGA, EL ENCLAVE PARA ALABAR AL SECTOR

'Turismo=empleo': ofensiva del PP para contrarrestar la campaña de los radicales

Los alcaldes de la Costa del Sol se reúnen en Málaga. Integrantes de Nuevas Generaciones planean alabar al sector pintando un grafiti.

Ana I. Gracia

El Gobierno ya ha movido la maquinaria del Estado para combatir la turismofobia. El ministerio de Energía que dirige Álvaro Nadal ha instado a la Abogacía General del Estado a que adopte las medidas que estimen oportunas para frenar los ataques constantes al turismo en pleno mes de agosto y le ha solicitado que se persone en las diligencias ya abiertas para castigar estos hechos vandálicos.

La dirección nacional del Partido Popular va a lanzar este mismo viernes una ofensiva para responder a los ataques al corazón de uno de los sectores punteros de la economía española. El vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, y el presidente del partido en la provincia, Elías Bendodo, presidirán en el parador Málaga Golf un encuentro con un centenar de concejales y alcaldes de la Costa del Sol. En el acto, los organizadores tienen previsto que miembros de Nuevas Generaciones de la zona pinten un grafiti que recoja el lema "turismo = empleo" para contrarrestar el impacto negativo que estos hechos puedan generar a la actividad turística. 

El objetivo de esta reunión de urgencia, donde está previsto que acudan unos cien cargos institucionales de toda la zona costera de Málaga, es "poner en valor" el sector en una de las zonas preferidas por los turistas y que, de momento, no ha sido atacada por ninguna organización radical. Según los datos que manejan los organizadores, en 2016 la zona batió récord de turistas con 12 millones de visitantes, un 10,2% más que el año anterior; 26 millones de pernoctaciones y tuvo un impacto económico de más de 11.000 millones de euros.

Además de este acto simbólico, el PP va a presentar mociones en ayuntamientos, diputaciones provinciales y comunidades autónomas para expresar su compromiso con el futuro del turismo en España. El partido que sustenta al Gobierno solicitará el compromiso de todas las administraciones públicas, sean del color que sean, en la defensa del sector. Además, este viernes anunciarán "nuevas medidas para combatir esta fobia", según cuentan a EL ESPAÑOL fuentes internas de la organización.

Una banda sin identificar ha atacado este viernes Maspalomas, la joya del turismo de Gran Canaria. En este caso, la opción elegida para boicotear al turismo ha sido rajar las hamacas que los hoteles de la zona más famosa de toda la isla, la playa del inglés, reserva para los extranjeros. A pesar de la gravedad de los hechos, las autoridades de la zona no han querido hacer publicidad a los daños porque nadie lo ha reivindicado y circunscriben el acto a ataques de "delincuencia común. Antes que Gran Canaria, Barcelona, Palma de Mallorca y Bilbao han sufrido en sus calles el odio de la turismofobia, un odio al visitante que el PP quiere combatir inmediatamente.