Confiscación de tabaco de contrabando en España.

Confiscación de tabaco de contrabando en España.

España

El 'Estado niñera' crece en España y pasa del 21º al 19º en Europa

España sigue siendo muy tolerante con alimentos y bebidas, pero ha pasado aser uno de los más obstruccionistas con el tabaco

E. E.

El grado de intervencionismo estatal a la hora de comer, fumar y beber en España aumentó en el último año alejando a nuestro país de las naciones menos intervencionistas de la Unión Europea, según el estudio Estado Niñera: comer, beber y fumar en Europa que realiza la red de think tanks Epicenter y que en España divulga el Foro Regulación Inteligente. En concreto, España ha pasado de ocupar el puesto 21 al puesto 19 en 2016 en tan solo un año.

La categoría en la que España es más intervencionista es el tabaco. En este caso, nuestro país ha pasado de ser uno de los países más tolerantes con los fumadores a colocarse en la liga de los más obstruccionistas. En el lado contrario, se sitúa la comida y la bebida donde España se encuentra entre los países que menos restricciones adopta. No obstante, esta posición se halla amenazada por propuestas como introducir un impuesto a las bebidas azucaradas o a las grasas. En Cataluña ya se ha adoptado una medida en ese sentido, pero el trabajo de campo del informe aún no la refleja.

Efectos en la actividad empresarial

“Teniendo en cuenta que la economía española se apoya en la pujanza del ocio, la restauración y el turismo, reforzar el intervencionismo puede perjudicar a sectores vitales para el empleo y la actividad en nuestro país y redunda en un clima más complejo para las empresas y los trabajadores propiciando además un escenario de menor libertad para los consumidores”, explica Diego Sánchez de la Cruz, Director del Foro Regulación Inteligente.

Los refrescos azucarados están en el punto de mira de los creadores de tributos.

Los refrescos azucarados están en el punto de mira de los creadores de tributos. GTRES

Pese a estas consecuencias, lo cierto es que el 'Estado niñera' avanza en España, pero también en el resto de Europa. Sus partidarios defienden estas medidas intervencionistas asegurando que son para proteger la salud de la población. Sin embargo, analizando los datos queda demostrado, tal y como revela el estudio, que no existe correlación entre obtener más puntos en este índice y una mayor esperanza de vida

En cambio, lo que sí influye en los indicadores de esperanza de vida es el grado de prosperidad económica de los países. “Esto nos recuerda", según afirma Sánchez de la Cruz, "que la mejor forma de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos es multiplicar la riqueza y no pretender regular sus preferencias como consumidores mediante prohibiciones y medidas restrictivas”. 

Las consecuencias del paternalismo estatal

Algunos de los datos más destacados del estudio son:

-Los países más intervencionistas de Europa son, por este orden, Finlandia, Reino Unido e Irlanda, que imponen impuestos muy elevados al alcohol y al tabaco, pero además mantienen normas muy duras contra el tabaco.

-Por su parte, República Checa, Alemania, Eslovaquia, Luxemburgo, Países Bajos y Austria, entre otros, destacan por un grado de intervencionismo mucho más reducido. En estos casos, los impuestos al alcohol y el tabaco tienden a ser más moderados, los gobiernos no suelen dictar qué deben comer los ciudadanos y el trato hacia los fumadores suele ser más permisivo.

Según los autores del informe, el 'Estado niñera' tiene consecuencias negativas en distintos campos y exponen los siguientes argumentos:

-Supone un empobrecimiento de la comida, bebida, tabaco y vapeo (uso de cigarrillos electrónicos), que afecta a las rentas más bajas.

-Puede suponer un auge del contrabando o del mercado negro como queda manifiesto en España con el tabaco.

-Perjudica a sectores vitales para el empleo y la actividad en España.

-Genera un clima más complejo para las empresas y los trabajadores.

-Crea un escenario de menor libertad para los consumidores.