Baleares

La presidenta de las Cortes Baleares exigió 173.000 euros para financiar a un investigador de Podemos

Xelo Huertas amenazó con votar 'no' a los presupuestos de Armengol si no había dinero para Daniel Bachiller. Ambos han sido expedientados por el partido. 

El documento al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL

El documento al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL

  1. Parlamento balear
  2. Podemos
  3. Baleares
  4. Francina Armengol

La decisión de la cúpula de Podemos de apartar de su cargo a la presidenta del Parlament Balear, Xelo Huertas, ha levantado una intensa polvareda en las cortes de las islas mediterráneas. Las altas esferas del partido han decidido apartarla de la militancia -que no de su cargo- tras conocer que habría maniobrado para favorecer al investigador de Podemos Daniel Bachiller. Según ha podido saber EL ESPAÑOL, la presidenta de la cámara vinculó votar ‘sí’ a los presupuestos de la Comunidad a cambio de que se mantuviera la partida presupuestaria al investigador, peso pesado de Podemos en Baleares cuyas investigaciones habían sido financiadas por los presupuestos del gobierno de Francina Armengol al menos en el año 2015.

"Bachiller no recibía ingresos en concepto de investigación", aseguró la consejera de Salud, Patricia Gómez Picard, tras una pregunta de los diputados de la oposición. Según explicó, Bachiller recibió 102.733,83 euros en concepto de mantenimiento de las instalaciones de investigación y 70.942 euros en concepto de gastos asociados a la contratación de un técnico de laboratorio y un investigador post-doctoral. 

"Los fondos que recibe el señor Bachiller en concepto de investigación provienen de convocatorias competitivas a las cuales se presenta y de las cuales obtiene los fondos necesarios para cubrir los gastos de su laboratorio", detalla la consejera de Salud. De acuerdo a sus explicaciones, Bachiller, apartado este año de la negociación de los presupuestos por su propio partido tras salir a la luz este caso, obtenía la financiación del Govern balear. 

El origen del caso

Xelo Huertas, el pasado mes de agosto en el Palacio de la Almudaina.

Xelo Huertas, el pasado mes de agosto en el Palacio de la Almudaina. Efe

Los representantes de los investigadores sanitarios de Balears remitieron el pasado mes de septiembre una carta de denuncia a Pablo Echenique, secretario de organización de Podemos en España, en la que le reclamaban que tomase cartas en el asunto contra Bachiller. Le acusaban de utilizar su cargo en el partido en beneficio de intereses particulares. No se quedaban ahí. Responsabilizaban también al investigador de ocasionar "un problema que lastra la investigación biomédica en Balears desde hace ya bastantes meses". Aquella carta la firmaban los miembros del comité de empresa de la Fundació d´Investigació Sanitària de les Illes Balears (FISIB).

Ellos mismos denunciaron, una semana antes a la presidenta Francina Armengol, el "trato de favor" que el Govern da a Bachiller por ser dirigente de Podemos e imponer sus condiciones en el pacto con PSOE y Més per Mallorca -confluencia de Podemos en la región-. Además, explicaron que el Govern sigue destinando este 2016 "en torno al 20% del presupuesto de la fundación". Bachiller fue apartado poco después de la negociación de los presupuestos del año 2017 por la polémica. Y eso fue lo que desencadenó la cerrazón de la presidenta Xelo Huertas y la diputada Montserrat Seijas a la hora de defender a su compañero. 

El chat del partido

Esta es la explicación que Podemos realiza de los hechos a través de un documento: “Bachiller parece lamentar en el chat del Órgano que el Vicepresidente del CSIC le hubiera comunicado que el Govern no renovaría el convenio por el cual se regía su ubicación de trabajo actual, lo que en la práctica significaría que el Govern 'lo expulsaba de Baleares'. Al hilo de dichos comentarios y en el mismo medio, Xelo Huertas, miembro también de dicho Consejo Ciudadano Autonómico (CCA) y diputada autonómica, parece manifestar su intención de no votar a favor de los presupuestos por dicho motivo, afirmando presuntamente que hasta que no se solucione el problema del Convenio de Daniel Bachiller, mantendrá dicha postura. En dicho medio, Montserrat Seijas, también miembro del CCA y también diputada, hace presuntamente mención a lo comentado por Xelo Huertas, manifestando su apoyo a dicha iniciativa”.

Después de esa conversación fueron varias las ocasiones en las que la diputada y la presidenta de la Cámara Baja decidieron reiterar su postura de votar ‘no’ a los presupuestos de Armengol si no se ratificaba que se renovaría el acuerdo de financiación del instituto de Bachiller. Ahora su partido ha decidido, en base a los estatutos, tomar cartas en el asunto.

La respuesta de Huertas

Huertas, aseguró que si le hacen dimitir le quitarían "un peso de encima". "Este no era el sitio ideal para mí", ha espetado. A preguntas de los periodistas, la máxima responsable de la Cámara autonómica ha insistido en que "no se me caen los anillos por irme, la presidencia no es la ilusión de mi vida".

Sobre si alguna vez ha mantenido algún encuentro para hablar del laboratorio de bachiller, ha respondido tajante que "nunca". "¿Qué necesidad tengo?", ha abundado, insistiendo en que "hasta que no sepa lo que está pasando no me planteo nada. Quiero saber primero de qué se me acusa, después sabré qué hago".

La facción crítica con Armengol

Tanto Seijas como la presidenta de la cámara, Huertas, pertenecen a la facción de Podemos más crítica con Francina Armengol. “No querían que se aprobara la facultad de Medicina que Podemos iba a aprobar con el gobierno. Son los más combativos con la gestión del PSOE”, explican fuentes parlamentarias a este periódico.

Xelo Huertas había sido militante del PSOE hasta el año 2012. Fue entonces cuando pasó a las filas de Podemos. “De ahí su odio a Francina Armengol”, aseguran fuentes parlamentarias a este periódico. Huertas, cercana a Daniel Bachiller, expuso su postura sobre la mesa durante la negociación de los presupuestos de la Comunidad. El convenio con la institución de Bachiller había finalizado el 31 de diciembre de 2015.

El 31 de octubre de este mismo año Bachiller lamentó que su partida presupuestaria quizás no se mantuviera. Estaba en el aire si el convenio se renovaría o no. Este miércoles, en el pleno autonómico balear, Huertas se subirá a la tribuna para presidir desde allí lo que ocurra. "Algunos nos preguntamos con qué legitimidad sube ahí una persona que su propio partido ha dicho que no puede hablar en nombre de Podemos", han explicado fuentes parlamentarias a EL ESPAÑOL. Estas mismas fuentes avisan del papel de la presidenta del Parlament Balear: "Ella dice que está muy tranquila y que a partir de ahora muchos de ellos deberían estar muy nerviosos”.