La nueva investidura

Manual de instrucciones: las tres semanas que quedan para evitar las terceras elecciones

El 31 de octubre es el último día para formar gobierno. Aquí todas las fechas clave de las próximas semanas.

El Congreso puede vivir su segunda sesión de investidura en un año

El Congreso puede vivir su segunda sesión de investidura en un año

La actividad política de las próximas dos semanas y media será, sobre todo, frenética. El tiempo avanza y el 31 de octubre, fecha límite para que un candidato propuesto por el rey sea investido presidente del Gobierno, está cada vez más cerca. Por ello, una serie de fechas se presentan como trascendentales en los próximos 20 días, y resultan clave para dirimir hacia donde se dirige España en el mes de noviembre: si a las terceras elecciones o los primeros proyectos de ley del nuevo Ejecutivo.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, y el rey Felipe VI han movido ya ficha. El monarca llevará a cabo una nueva ronda de consultas los próximos días 24 y 25 de octubre. La presidenta se la cámara baja será la encargada, como de costumbre, de elaborar la lista de los representantes políticos que acudirán al palacio de la Zarzuela. Los plazos son ahora muy ajustados. Si se retrasase alguna de las fechas que ya se manejan, todo el proceso se vería frenado y una investidura incluso apurando los plazos estaría en peligro. Estos son los puntos clave de las próximas semanas:

Fecha límite para el PSOE: 23 de octubre

Con la ronda de consultas convocada, el PSOE tiene un margen de tiempo concreto para decidir su postura con respecto a la investidura de Rajoy y el PP. Con el partido dividido y dirigido por una gestora, los socialistas se debaten ahora entre abstenerse o votar “no” al candidato popular. Todo está pendiente de un nuevo Comité Federal. 

Como muy tarde, ese Comité se produciría el 23 de octubre, domingo, es decir, un día antes de que Felipe VI se reúna con los líderes de cada uno de los partidos, incluido Javier Fernández, presidente de la gestora socialista. 

Uno de los problemas que le surgen a los socialistas será el justificar su apoyo al PP en el ámbito nacional cuando varios de sus ejecutivos autonómicos dependen de Podemos. De hecho, Pablo Iglesias ya ha reiterado en diversas ocasiones que su partido “tomará nota” de la decisión final que adopte el PSOE. Es el caso de líderes como Emiliano García-Page, presidente de Castilla-la Mancha, cuyo acuerdo de gobierno con Podemos se rompió el pasado 26 de septiembre. “El acuerdo de investidura ha muerto de desaliento y de vergüenza”, dijo en aquel entonces José García Molina, el líder morado en la comunidad castellanomanchega.

Si la advertencia de Iglesias cristaliza en una ruptura, podría extenderse a otros territorios como Aragón o la Comunidad Valenciana. Por tanto, el PSOE se halla en la peor tesitura de todas y debe moverse rápido. Unas terceras elecciones también podrían dejar al partido bajo mínimos en cuanto a apoyo electoral se refiere. 

Consultas del rey: 24 y 25 de octubre

Con los deberes ya hechos, o no, el PSOE acudirá a la ronda de consultas del rey. Será ahí cuando Felipe VI vuelva a tantear, uno por uno, a todos los partidos con el fin de elegir a un presidente de Gobierno en una nueva sesión de investidura. 

Según el reglamento del Congreso de los Diputados, el pleno debería empezar como pronto 48 horas después de su convocatoria. Es decir, que si el rey acaba sus consultas el 25, la primera jornada del debate no podría ser antes del 27. 

Primera jornada de la investidura: entre el 27 y el 31 de octubre

La sesión de investidura sería la tercera en un solo año natural, tras los intentos fallidos de Pedro Sánchez y de Mariano Rajoy, quien apunta ahora a una segunda tentativa. Este apretado calendario podría obligar al Congreso a celebrar parte del debate a altas horas de la noche o incluso de la madrugada.

Si empieza el jueves 27, la fecha más probable, toda la primera jornada tiene visos de estrecharse en en un mismo día. Primero, iría el discurso del candidato, las réplicas, contrarréplicas y demás intervenciones de todos los grupos parlamentarios. En la primera jornada de la sesión de investidura de Mariano Rajoy el discurso empezó a las cuatro de la tarde y duró una hora y veinte minutos. Al día siguiente, la jornada de réplicas y votaciones se alargó hasta las ocho de la tarde. Todo eso, comprimido en un solo día, podría alargarse hasta bien entrada la noche. En el caso de Mariano Rajoy, esa sesión no serviría para gran cosa, ya que es bastante improbable que resulte elegido en un primer intento, cuando es necesaria la mayoría absoluta de los diputados (176 votos a favor).

Sábado 29 o domingo 30 de octubre: segunda votación

Si Rajoy, como parece, es el candidato elegido por el rey, necesitará con toda seguridad someterse a la segunda votación, en la que sólo es necesario que reúna la mayoría simple de los diputados. Es decir, más síes que noes.

Esa segunda votación es la jornada decisiva. Según la Constitución, debe producirse 48 horas después de la primera. Es decir, si la primera votación tiene lugar el jueves 27, la segunda tendría lugar el sábado 29. Si, en cambio, la primera votación, por lo que fuera, se retrasa hasta el viernes 28, la segunda votación se haría en un frenético domingo 30 de octubre, casi al límite de tiempo para elegir presidente.

Todo esto se produce en medio de una compleja agenda internacional. Moncloa ha confirmado que es prácticamente imposible que Rajoy acuda a la Cumbre Iberoamericana que tendrá lugar en Cartagena de Indias los días 28 y 29 de octubre. Fuentes de Zarzuela han confirmado que el rey sí asistirá a la cita. 

31 de octubre. Se acaba el plazo

Es la fecha límite para formar Gobierno. Si ese día no se ha conseguido, se disolverán las Cortes por tercera vez en un año, y también se convocarán elecciones por tercera vez en un año.