La nueva legislatura

Rajoy concede a Rivera el derecho de veto sobre los candidatos clave del PP

Ciudadanos rechazó hacer presidente del Congreso a Ignacio Prendes porque se resisten a votar 'sí' a Rajoy.

El presidente del Gobierno en funciones junto con el presidente de C´s, Albert Rivera.

El presidente del Gobierno en funciones junto con el presidente de C´s, Albert Rivera.

  1. Mariano Rajoy Brey
  2. Albert Rivera
  3. PP Partido Popular
  4. Ciudadanos

Primer acuerdo de la legislatura entre Partido Popular y Ciudadanos. Aunque la negociación fue “dura” y “larga”, Mariano Rajoy y Albert Rivera han alcanzado este lunes un primer acuerdo: votar a la ministra Ana Pastor como presidenta del Congreso a cambio de que el PP ceda dos de los cuatro sillones que le corresponden en la Mesa a la formación naranja.

El pacto final no se cerró hasta última hora de este lunes. Según Ciudadanos, el PP se empeñó en consensuar el nombre de María Dolores de Cospedal para presidir el Congreso, pero los de Rivera rechazaron su candidatura. La segunda opción para los conservadores era el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, pero tampoco era una opción válida para C's por el escándalo de las escuchas. Ni siquiera convenció el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo. Ciudadanos solo aceptó cuando escuchó el nombre de Ana Pastor, una candidata “institucional” con “capacidad de diálogo” y que no tiene “sospecha” de la corrupción, a juicio de Ciudadanos.

No es la primera vez que el partido de Albert Rivera dice públicamente que la ministra de Fomento cuenta con el visto bueno de C´s. En una entrevista con Catalunya Radio hace justo un mes, Juan Carlos Girauta desveló los nombres de los políticos del PP que, a su juicio, estarían capacitadas para presidir el Gobierno de España: Cristina Cifuentes, Alberto Núñez Feijóo, Alfonso Alonso, Ana Pastor y Pablo Casado.

Entonces, el portavoz de C´s en el Parlamento subrayó que ni Soraya Sáenz de Santamaría “ni ningún otro miembro” del Ejecutivo de Rajoy estaría capacitado para tomarle el relevo en un hipotético gobierno del PP apoyado por la formación naranja. Con esta premisa, los de Rivera se han negado a apoyar a la secretaria general del PP como representante de la tercera institución del Estado por estar relacionada con el caso Bárcenas y por contar con un perfil demasiado partidista. Sin embargo, en el PP no vinculan este veto a Cospedal como el final de la vida política de la expresidenta de Castilla-La Mancha y recuerdan que sigue siendo “de la máxima confianza” del presidente.

La presión sobre el PSOE

Horas antes de conocerse el primer pacto entre PP y C´s, el líder de la formación naranja redobló la presión a los socialistas insistiéndoles en que “todos deben hacer el mismo esfuerzo” en desatascar la situación política actual. “Abstenerse no es fácil pero la pregunta que hay que hacerse es, ¿hay otra solución?”, recordó Rivera. El líder de Ciudadanos protagonizó la primera mesa de los cursos de verano que la Universidad Complutense organiza en El Escorial.

Tras el político, tomó la palabra el director de EL ESPAÑOL, Pedro J. Ramírez, que advirtió a Ciudadanos que no debe votar a favor de Rajoy si no quiere cometer el mismo error del Partido Reformista liderado por el abogado asturiano Melquíades Álvarez hace justo un siglo. Entonces, el líder de este partido se dejó seducir para concurrir a las elecciones locales por el partido liberal y meses después, en los comicios a nivel nacional, el acuerdo le pasó factura. “C´s ha dado su abstención gratis como prueba de su contribución a la gobernabilidad, como una prueba de que tiene sentido de la responsabilidad política”, aplaudió Ramírez.

Rajoy llamó a Rivera

Las negociaciones para elegir la Mesa del Congreso estaban tan encasilladas que fue el propio Mariano Rajoy el que levantó el teléfono y cerró el acuerdo con Albert Rivera. Ana Pastor, amiga íntima del líder del PP, estaba en las quinielas a presidenciable en la Cámara Baja, pero su nombre empezó a sonar con más fuerza en los mentideros políticos durante toda la mañana de este lunes. Fue el propio Mariano Rajoy quien desveló el nombre en la Junta Directiva que los populares celebraban a las cinco de la tarde en la sede nacional.

Uno de los lemas que hasta hace poco abanderaba Ciudadanos era que la presidencia del Congreso la ocupara alguien de un partido distinto al que gobernaba. Así lo hizo tras el 20-D apoyando a Patxi López. Ahora, sin embargo, cambia de tercio y apoya al candidato del PP para conseguir dos puestos en la Mesa que no le corresponderían con los 32 escaños que tiene. “No han primado los puestos a los principios. El principio no era aplicable. Pudo ser en la anterior legislatura porque pudimos llegar a un acuerdo con PP y PSOE. Esta vez ha sido imposible y solo lo era contando con los votos de Podemos y los nacionalistas, y no creíamos que fuera bueno para la Cámara y para España”, ha justificado José Manuel Villegas, uno de los dirigentes de C´s que ha llevado las negociaciones con los conservadores. El PP estaba dispuesto incluso a votar como presidente del Congreso a Ignacio Prendes siempre y cuando Ciudadanos votara sí a la investidura de Mariano Rajoy.

Dos negociaciones distintas

Desde C´s quieren desvincular este acuerdo para la Mesa del Congreso con la investidura de Rajoy. Dicen que son dos negociaciones paralelas y que bajo ningún concepto apoyarán con un voto afirmativo al líder del PP. Sin embargo, en Génova se respira un aire de cierto optimismo y creen que este acuerdo en la votación de la Mesa de la Cámara es el "primer paso" para conseguir su objetivo final: que los 32 diputados de Ciudadanos voten sí a la investidura de Mariano Rajoy. Con este movimiento, el PSOE se quedaría sin argumentos y no tendría más remedio que abstenerse por la mínima para poner en marcha un Gobierno cuanto antes.

Este acuerdo con C´s le sirvió a Mariano Rajoy para proclamar ante los suyos lo necesario que es formar un gobierno cuanto antes y evitar que se celebren unas nuevas elecciones. “Los españoles no quieren políticas de vuelo corto y que se impida la formación de un Gobierno”. El presidente del Gobierno en funciones volvió a ofrecer un acuerdo de fuerzas constitucionales para sacar adelante la legislatura. Como sabe que ese acuerdo entre PP, PSOE y C´s es inviable, reconoció que está dispuesto a gobernar en minoría. “No hay excusa para que no haya un acuerdo político”.