Día de las Fuerzas Armadas

Así combaten 860 militares españoles contra el yihadismo

Los efectivos españoles participan en doce misiones internacionales que tienen por objetivo combatir el terrorismo yihadista.

Un efectivo español destinado en Irak.

Un efectivo español destinado en Irak.

  1. Yihadismo
  2. Fuerzas Armadas
  3. Ejército español

Los zarpazos que dibujan sobre el mapa amenazan con extenderse a otros escenarios. Oriente Medio y África subsahariana son los enclaves en los que se sostiene el yihadismo, pero el anhelo de sus promotores pasa por la instauración de un califato más extenso. Las Fuerzas Armadas, en el marco de las alianzas de las que forma parte, lucha para evitar este propósito. Y en esta causa aporta 860 efectivos repartidos en once países diferentes. Afganistán, Somalia o Mali son algunos de los lugares en los que también hay presencia española y que suponen algunos de los mayores focos de inestabilidad en el mundo.

"Las distancias geográficas hoy no representan lo mismo que hace decenios", advierte el coronel José Antonio Vega Mancera, al frente del operativo compuesto por 105 efectivos desplegado en Mali. La presencia española se justifica en dos sentidos: "Siempre es mejor combatir el terrorismo lejos de las fronteras que cerca -considera el coronel Vega-. Y también se trata de evitar que Mali, un país amigo, se convierta en un Estado fallido, como ha ocurrido en Libia, en el que los terroristas ganan en poder".

El coronel José María Gutiérrez del Olmo, que lidera el operativo español en Irak, habla del "fenómeno de carácter global" en el que se ha convertido el terrorismo. "Si lo vemos desde una forma global, no focalizándolo en el caso de Irak, creo que será una guerra a largo plazo", explicaba en una entrevista reciente publicada en EL ESPAÑOL.

Vea el papel que juegan las Fuerzas Armadas en esta "guerra global" a través de las siguientes fotogalerías:

105 efectivos en el polvorín de Mali

Adiestramiento de tropas y consejo a las Fuerzas Armadas locales. Los esfuerzos de los 105 soldados españoles están coordinados por la misión desplegada por la Unión Europea en el país, bajo el nombre de EUTM-Mali. "Lo que buscan tanto la UE como España es la estabilidad", advierte el coronel Vega. Porque Mali, a comienzos de 2013, se sobreponía de un golpe de Estado fallido, de los envites independentistas del norte y de los ataques que propinaba el enjambre de grupos yihadistas que campa por el territorio. "Hoy las tropas malienses están mejor organizadas e instruidas", asegura el coronel español. Los efectivos de las Fuerzas Armadas permanecerán en el país hasta 2018 y repartirán su presencia más allá de Koulikoro y Bamako, donde ahora se encuentran.

307 soldados adiestran contra el Daesh en Irak

El coronel José María Gutiérrez del Olmo considera que "se le empieza a ganar la guerra al Estado Islámico en Irak". La instrucción de las tropas locales, que ahora lideran el combate contra el yihadismo, ha sido una de las claves para propiciar esta tendencia, plasmada en la toma del bastión de Ramadi. Los efectivos españoles contribuyen en este adiestramiento dentro de la operación Inherent Resolve.

Los últimos 20 de Afganistán

Afganistán ha sido el escenario más exigente al que se han enfrentado las Fuerzas Armadas en los últimos tiempos. Durante casi 13 años, 17.223 españoles han pisado suelo afgano en el marco de las diferentes operaciones internacionales que pretendían pacificar el país. Tras la retirada de la mayoría de efectivos -que tuvo lugar en octubre de 2015- ahora quedan 20 soldados que participan en labores de asesoramiento en la Resolute Support de la OTAN.

Los 62 que controlan a los yihadistas en el Mediterráneo

Cuando Al-Qaeda perpetraró los atentados del 11-S, Estados Unidos invocó el compromiso de defensa colectiva de la Alianza Atlántica. La respuesta de la OTAN -entre otras- fue la puesta en marcha de la Active Endeavour, con el objetivo de disuadir e impedir cualquier actividad terrorista en el Mediterráneo. A bordo del submarino Galerna, desplegado en esta misión, viajan 62 efectivos españoles. Todos ellos regresaron esta semana del operativo.

Un escudo de 133 soldados en Turquía

La batería Patriot española desplegada en Turquía forma parte del escudo antimisiles a las puertas de Europa. La inestabilidad que se registra más allá de las fronteras de este país, especialmente en Siria, y los movimientos de potencias como Rusia son los que han propiciado esta misión -Active Fence- de la OTAN. En total, 133 efectivos españoles contribuyen en el correcto funcionamiento de la batería y en el control de la actividad yihadista en Oriente Medio.

117 efectivos en dos misiones en Senegal

La capacidad de adiestramiento en lucha contra el terrorismo de las Fuerzas Armadas goza de una buena reputación en el escenario internacional. Por eso, Senegal entabló conversaciones con el Gobierno español para firmar un acuerdo bilateral, que se plasmó en septiembre de 2015 en el envío de efectivos españoles. Ahora, 62 militares participan en la instrucción.

Además, otros 55 soldados españoles tienen su base en Dakar. Forman parte del destacamento aéreo Marfil, que presta apoyo logístico a las operaciones lideradas por Francia contra las tropas yihadistas en Mali.

22 efectivos en República Centroafricana

República Centroafricana, por su posición geográfica, representa un bastión clave en la seguridad del África subsahariana. El conflicto que vive el país es una lucha de poder que se sostiene bajo banderas religiosas. Los 22 españoles que están allí destinados, bajo coordinación del coronel Juan José Martín, tienen por objetivo asesorar y proteger la misión de pacificación desplegada por la Unión Europea. "Somos una familia y tengo el honor de llevar año y medio luchando por este objetivo", cuenta el coronel Martín.

Refuerzo de 45 militares en Gabón

En Libreville, la capital de Gabón, hay destinados otros 45 soldados que también tienen la misión de proporcionar transporte táctico y logístico a otro país. En este caso, los efectivos que constituyen el destacamento Mamba -ahora operan con un avión C-295- prestan apoyo a la misión de pacificación desplegada en República Centroafricana.

Los 32 desplegados en Mauritania

Si República Centroafricana representa un escenario clave en la estabilidad del África subsahariana, Mauritania lo es para frenar el avance del yihadismo y evitar el tráfico de armas y drogas en la región. En el marco de una operación bilateral -firmada entre los Gobiernos mauritano y español-, un contingente de las Fuerzas Armadas compuesto por 32 efectivos adiestra a las tropas locales y asesorar sobre cómo hacer frente a estos envites.

Un hombre en Cabo Verde

El Ejército de Cabo Verde es uno de los más pequeños del continente africano y su capacidad de operación, limitada. Recientemente se produjo un ataque contra un destacamento militar en Monte Txota: once personas -entre ellos, dos españoles- perdieron la vida. En un primer momento se pensó que una célula yihadista podría estar detrás del atentado. Después, un soldado de las Fuerzas Armadas caboverdianas que llevaba semanas desaparecido, reivindicó el crimen. Un militar español asesora al Gobierno local en el desarrollo de las estructuras castrenses.

16 soldados en el Estado fallido de Somalia

De un modo directo o indirecto, 16 soldados de las Fuerzas Armadas están implicados en el proceso de desarrollo de las Fuerzas Armadas somalíes. El Estado fallido en el que se ha convertido el país ha permitido el crecimiento de organizaciones terroristas como Al Shabaab, que en algunas regiones del país cuenta con una capacidad operativa mayor que la del propio Ejército local. España tiene previsto, dentro de la misión EUTM Somalia de la Unión Europea, prolongar su presencia en el país hasta 2018. "El peligro siempre existe", considera el coronel Luis Carcaño. "Para derrotar a estos grupos [como Al Shabaab] hay que hacerlo donde son fuertes y tienen su raíz -añade-. No podemos esperar a que vengan".

*Todas las fotografías han sido facilitadas por el Estado Mayor de la Defensa (EMAD).