Caso Isabel Carrasco

Triana: "Soy inocente, llevo dos años en la cárcel por la puta cara"

La hija de Montserrat González y cooperadora del asesinato de Isabel Carrasco, cuenta su experiencia desde prisión.

Triana y Montserrat en la cárcel de Villahierro

Triana y Montserrat en la cárcel de Villahierro LaNuevaCrónica.com

  1. Isabel Carrasco
  2. León (Ciudad)
  3. Sentencias judiciales
  4. Tribunales
  5. Asesinatos
  6. Justicia
  7. Raquel Gago

Triana Martínez, considerada por la Audiencia Provincial de León como cooperadora necesaria del crimen de Isabel Carrasco y condenada a 20 años de prisión, asegura que es "inocente" y que lleva "dos años en la cárcel por la puta cara". En una entrevista a LaNuevaCrónica en la cárcel de Villahierro, ella y su madre, Montserrat González, con 22 años de cárcel por el asesinato, cuentan cómo ha vivido el tiempo vivido entre rejas.

Triana lamenta que "lo hizo fatal" en su declaración en el juicio "porque llevaba varios días pidiendo que me asistiera el médico, porque no podía dormir, y estaba temblando. Nos habían quitado la tele cinco días antes, nos habían entrado en la habitación y nos la habían destrozado dos funcionarias… Cuando llegamos del juicio nos dejaron sin comer… Yo no daba crédito, no nos dieron pastillas para dormir y para estar más relajadas. Pero en el juicio me quedé con ganas de decir otras cosas, desde luego. No me salió, pero para mí estaba claro. Soy inocente."

A través de un telefonillo en un locutorio cuentan que en el módulo de castigo en el que se encuentran las "tratan fatal". Han pedido el traslado porque en otras cárceles o módulos "por lo menos hay actividades". "Nosotras en este módulo 10 no tenemos nada. Vienen a hacer cursos y cosas y no nos llaman a nosotras. Vinieron para un curso de la Cruz Roja y sólo llaman a quien quieren: tú, tú, tú, y ya está, y nosotras que nos apuntamos, no. Nos apuntamos a todos, también a uno de cocina, pero para nosotras nunca hay, nunca nos llaman", cuenta Montserrat. "Aquí se portan muy mal con nosotras, no tienen nombre, no lo entiendo", lamenta.

Montserrat no quiere hablar sobre el asesinato. Dice que ya explicó todo en el juicio: que a Carrasco "había que cargársela porque era una mala persona" y "que no hubo ensayos porque "no hacía falta". Explica que "con gente así, matar era la única solución, hay que ver cómo estaba mi hija".

Sobre la vida en la cárcel la madre explica que van a misa los sábados: "A misa ahora sí nos dejan ir, porque tenemos derecho. Pero estuvieron ocho meses sin dejarnos ir, ocho meses que decían que no podíamos salir".

Sólo un detalle de lo que es su día a día. Algo que Triana denuncia: "Si supierais lo que es ese módulo… Y yo que estoy sin dar un ruido para que no me metan un empujón. Están todo el día pasando porros, haciendo esto y lo otro y cosas ilegales, y van contra mí por nada".

Ven una mano negra en el trato hacia ellas

Cree que por ser ella se le trata peor. "A todos les perdonan todo eso, y a mí no hacen más que fastidiarme. Es porque soy yo, porque me llamo Triana, fijo. Es surrealista lo que hacen aquí: a los más chungos los tienen genial, a los violadores los tienen genial…" lamenta la hija.

Relata Triana que esos violadores "son los que mandan aquí, son los que tienen los trabajos y el dinero y los que les pagan a las chicas para que se la chupen por una tarjeta de teléfono o por un paquete de ‘liao’.

En la conversación durante 40 minutos explican que ese trato excesivo hacia ellas es "increíble" y que aunque "es indemostrable que hay una mano negra, está claro que algo pasa". "Por intentar evitar una cosa me ponen veinte años, ¿pero estamos locos? Van a por nosotras", dice Triana.

Esa mano negra la relaciona la hija en la entrevista directamente con el Partido Popular: "¿Por qué se permite una acusación popular? ¿Por qué el PP estuvo en el juicio haciendo todo el daño que pudo? Me chocó hasta cuando vino el ministro de Justicia a algún acto oficial que se celebró aquí y en el que nunca suele haber cargos así. ¿Acaso es de León, o a qué vino?".

Asegura que no había ningún plan

Triana cuenta que le hubiese gustado explicar en el juicio que no hubo plan para matar a Carrasco: "Pero quién hace un plan así, qué superdotada hace un plan a las 5. O sea, yo soy ingeniero, cómo se pueden atrever a pensar eso. Y si hay un plan, cuando yo llego a la esquina y veo a mamá con dos policías locales, cómo voy y me presento yo. Si yo tengo un plan de tres, que me encontré con Ra (Carrasco), llego y veo a mi madre allí y digo: madre mía, se nos cayó una del equipo, vuelvo con Raquel y le digo: arranca. Qué necesidad tenía de meterme en la cárcel, si ahora estoy pidiendo salir. Qué plan, no hubo plan".

"Me llamó mi madre y yo supe algo un minuto antes. Le dije: no, espera, y me colgó. La llamada se produjo antes, y de eso ya se dio cuenta hasta el propio jurado porque le dio vergüenza", explica Triana.

Cuenta la hija sobre Carrasco que estuvo con ella y otra mujer en Valencia pero consiguió escaparse. "Con esa mujer les ponía el barco su padre en Marbella. En ese rollo de gente y en esas cosas que hacen, que más de tres es orgía, yo me salgo total porque a mí me da un miedo y yo no soy así. Carrasco estaba con muchas y con muchos. Qué asco, ¿eh?"