26-J

Compromís repetirá su pacto con Podemos pese a no lograr grupo propio

Ambas formaciones están dispuestas a ir unidas al 26-J a la espera de que se sume Esquerra Unida.

Pablo Iglesias, Irene Montero (d), durante la reunión con Mónica Oltra y Joan Baldoví.

Pablo Iglesias, Irene Montero (d), durante la reunión con Mónica Oltra y Joan Baldoví. Efe

  1. Compromís
  2. Podemos
  3. Comunidad Valenciana
  4. Pactos electorales

Compromís y Podemos están dispuestos a romper el dicho de que nunca las segundas partes fueron buenas. Las dos formaciones tienen la intención de reeditar el acuerdo por el que acudieron juntas al 20-D a pesar de no haber logrado el objetivo de tener grupo propio. La comisión ejecutiva de Compromís ha decidido apostar por una “confluencia amplia” de cara al 27-J que incluya otras formaciones como Esquerra Unida (la federación valenciana de IU). En caso de no salir adelante, aseguran, la apuesta de ir con Podemos sigue en pie. Es una apuesta estratégica.

El acuerdo entre las formaciones de Mónica Oltra y de Pablo Iglesias se cerró en noviembre a apenas 24 horas de acabar el plazo para presentar coaliciones. Las diferentes y enfrentadas posturas entre los partidos que conforman Compromís (es una coalición integrada por tres partidos y un grupo de independientes) hicieron que el acuerdo llegara a última hora. Los más reticentes era una parte del Bloc Nacionalista Valencià (mayoritarios en la coalición) que no estaba dispuesta a ‘confluir’ con Podemos a no ser que se sumaran otras formaciones como EU. Temían que de alguna forma fueran absorbidos por el partido morado. De hecho, el acuerdo abrió un cisma en el seno del Bloc que derivó en varias dimisiones.

Llegó el 20-D y la unión fue un éxito. Hubo sorpasso a los socialistas en la Comunidad Valenciana y se obtuvieron 9 diputados. Compromís pasaba de un escaño a cuatro. Sin embargo, no se lograron los objetivos: ser la primera fuerza en la región (quedaron segundos), ser decisivos para el cambio de gobierno y tener grupo parlamentario propio. Compromís se escindió de Podemos con reproches de haberse sentido engañados porque el protocolo les obligaba a agotar la vía legal para tener el grupo. Pese a todo esto, ambas partes dan como un hecho que repetirán la jugada y esperan poder sumar a otras fuerzas como EU.

La apuesta estratégica

Tanto desde Podemos como desde Compromís hablan de la conveniencia de que se sume Esquerra Unida. Sumando los votos que Unidad Popular-Izquierda Unida obtuvo el 20-D, la apuesta se quedaría a algo más de 54.000 sufragios de distancia con el Partido Popular (que ahora podría verse afectado por el estallido del caso Taula). “Su entrada es un seguro de vida, daría estabilidad”, dice uno de los negociadores de Compromís. Lo que quiere decir es que con ellos, al menos, podrían repetir los nueve diputados. Y partir de ahí ya se abordaría de nuevo el objetivo de tener grupo propio. “Primero hay que sacar los diputados, tener los requisitos, y luego intentarlo”, indica apuntando a la posibilidad de tener una Mesa más favorable. En esta ocasión, Valencia elige un diputado más que en los comicios de diciembre.

Las reticencias a la unión con Podemos no han desaparecido, pero sí se han diluido. Sobre todo al ver que la separación de los cuatro diputados de Compromís para ir al Grupo Mixto les ha dado más visibilidad e incluso un cierto ‘poder’ negociador. “Cuando se presentó el acuerdo del Prado se vio que no éramos un satélite de Podemos, se ha perdido el miedo a ir con ellos”, indican.

Desde Podemos opinan lo mismo. Ellos ya eran firmes defensores de la unión con Compromís para el 20-D, así que se trataría de reeditar el acuerdo. Eso sí, también apuntan que el propósito inicial pasa por que se sumen otras fuerzas, entre ellas Esquerra Unida.

A la espera de EU

En Esquerra Unida están a la espera de tener los resultados del referéndum convocado a nivel nacional –y que acaba este miércoles- para que las bases opinen sobre la confluencia. Mientras, el máximo órgano de dirección de Esquerra Unida aprobó hace unos días una resolución para promover un “gran acuerdo” con un programa de mínimos e instó a iniciar de forma urgente las negociaciones y evitar “malentendidos anteriores”.

El enfado de EU por cómo se llevaron las negociaciones de cara al 20-D no lo esconde nadie. Miembros de la organización lamentan aún que solo se les llamara al final, sin ningún documento sobre la mesa y para ofrecerles el cuarto puesto por Valencia (que sí obtuvo representación y ocupó la independiente Rosana Pastor). La formación de Garzón no sacó representación en la Comunidad Valenciana.

Ahora exigen claridad y comenzar las reuniones con “documentos sobre la mesa”. Desde la organización dicen que han tenido encuentros informales, pero no hay fecha aún para una primera reunión oficial. “Nosotros siempre hemos sido partidarios, el problema es que no quisieron negociar”, afirman.

Desde la formación aseguran que, en principio, no hay ningún escollo para que no se pueda lograr un acuerdo pero recalcan que debe haber “respeto” a todas las identidades que confluyan. Los resultados de referéndum para conocer la opinión de las bases deberían conocerse a lo largo del jueves.

¿Un pacto del Botánico para el Senado?

Los movimientos para sumar votos y rascar escaños también han llegado al Senado. El PSPV-PSOE ha propuesto un gran acuerdo entre las fuerzas que apoyan el gobierno valenciano (Compromís y Podemos) para concurrir juntos al Senado y robar senadores al PP. Y la propuesta no ha sido rechazada del todo.

Este miércoles, el presidente valenciano, Ximo Puig, ha abogado por “explorar todas las posibilidades” para la creación de este gran acuerdo de forma que pueda haber una “unión progresista que esté conectada con la Generalitat”. Desde Compromís han aprobado “explorar” esta posibilidad.

Desde Podemos aseguran que nadie les ha trasladado la propuesta formalmente y que, en principio, no hay una posición favorable porque hay asuntos en los que mantienen posiciones diferenciadas. “No se trata solo de arrebatar senadores al PP”, apuntan. Y será difícil que Compromís acepte si finalmente los de Pablo Iglesias se desmarcan.