Partidos políticos

Los partidos abortan la legislatura más corta de la historia entre reproches

Los candidatos se enzarzan en acusaciones mutuas tras la petición de Felipe VI de una campaña electoral limpia.

El rey Felipe VI junto al presidente del Congreso, Patxi López.

El rey Felipe VI junto al presidente del Congreso, Patxi López.

  1. Partidos políticos
  2. Felipe VI
  3. Congreso de los Diputados
  4. PSOE
  5. Podemos
  6. PP Partido Popular

A tres meses exactos de las nuevas elecciones, ha caído el telón en la escena española. Los líderes políticos han abortado este martes una legislatura bronca y rara, la más corta de la historia de la democracia. Felipe VI les ha pedido una campaña “sin reproches” y “de cara al futuro”, y ellos le han respondido enzarzándose en acusaciones mutuas antes incluso de que el comunicado de la Casa del Rey pusiera fin a cuatro estériles meses: “Su majestad el rey (…) ha constatado que no existe un candidato que cuente con los apoyos necesarios para que el Congreso de los Diputados le otorgue su confianza”.

El día político de este martes ha durado diez horas y media: el tiempo transcurrido desde que el primer líder, Joan Baldoví (Compromís) fue recibido por el rey en Zarzuela hasta que el presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López, constatara en el llamado Escritorio del hemiciclo “la frustración y el cabreo” de los españoles ante el fracaso político para formar gobierno. El próximo martes 3 de mayo, López volverá a Zarzuela para sustanciar el decreto de disolución de las Cortes, que ese mismo día se publicará en el BOE.

Serán los últimos gestos de la liturgia constitucional antes de los comicios del 26 de junio. “El rey ha puesto en valor la ausencia de bloqueo institucional a pesar de la falta de acuerdo político”, ha remarcado López.

Justificaciones y reproches

Los reproches han empezado muy pronto. Mariano Rajoy y Pedro Sánchez han sido los que más han intentado justificarse. El presidente en funciones ha utilizado como escenario La Moncloa y el líder PSOE ha hecho lo propio en el Congreso de los Diputados. Ambos han ofrecido un relato pormenorizado del esfuerzo realizado para llegar a un pacto. Ambos han dejado también muy claro que no piensan dar un paso a un lado para que otras personas en sus partidos intenten negociar la formación de un nuevo gobierno a partir del próximo 27 de junio.

“Voy a trabajar intensamente porque creo en lo que hago (…) Me siento como si estuviera en mitad de la tarea”, ha dicho Rajoy después de comunicar al rey por tercera vez desde el pasado 20D que carece de los apoyos necesarios para presentarse como candidato a la presidencia del Gobierno.

“Mi ánimo lejos de ceder se ha fortalecido (…) He hecho todo lo que podía hacer”, ha subrayado Sánchez parafraseando a Cervantes, como ya hizo cuando anunció su candidatura a la presidencia del Gobierno el pasado 2 de marzo. Ante las dudas, Sánchez ha anunciado que se presentará a las primarias de su partido.

Rajoy ha acusado a Sánchez; Sánchez a Pablo Iglesias y a Rajoy; Iglesias a Sánchez; Albert Rivera a los “líderes políticos que piensan más en sus sillas que en España”, Xavier Domènech al PSOE y a su “pacto fundido en hierro con Ciudadanos”, y así a lo largo de todo el día. En esta ensalada de reproches mutuos, ha habido alabanzas a la labor del rey por parte de Sánchez y de Rivera.

Campaña Dura

España se encamina ahora a una nueva campaña electoral que ha empezado este martes antes incluso de que terminara la ronda de consultas con el rey. Todos los partidos entienden que ésta será más dura que la anterior, pero temen el hartazgo de los ciudadanos. “Hacer grandes mítines será más difícil esta vez”, reconocen fuentes del PSOE.

La precampaña de este martes se ha visto aderezada por el llamado Pacto de El Prado, una propuesta de Compromís para llegar a un acuerdo de última hora entre las fuerzas de la izquierda. Un miembro de Podemos se lo ha definido a este diario a primera hora del día como una “mera distracción” final destinada a “dar protagonismo” al partido valenciano. Así ha sido. Apenas un último divertimento antes de la caída del telón. Ahora, como ha concluido Rajoy, “los españoles son los que tienen la última palabra”.