Castellana Norte

Madrid podría perder 6.000 millones por la indecisión de Carmena

El presidente de la compañía, al Ayuntamiento: "Uno no va a estar invirtiendo eternamente".

Vista general de Distrito Castellana Norte

Vista general de Distrito Castellana Norte DCN

Cuando se cruzan las declaraciones del presidente de Distrito Castellana Norte con las de Manuela Carmena, Madrid se aleja del cielo de Europa. El proyecto que pretende alargar el Paseo de la Castellana casi cuatro kilómetros tiene un titular: de llevarse a cabo, la capital tendría la torre más alta de la Unión, con más de 300 metros de altura y 70 plantas. Pero la diferencia de pareceres entre DCN y Ahora Madrid aleja el proyecto del pleno consistorial, un paso imprescindible para convertirse en realidad.

"Nunca se ha estado tan cerca de iniciar las obras", dijo Antonio Bejar, presidente de la compañía participada por BBVA en un 72,5% y por la constructora San José en el 27,5% restante. Pero Manuela Carmena, que no ha dado el visto bueno a la operación que empezó a proyectarse en 1993, aseguró: "Todavía es un poquito pronto, hay que tener paciencia".

A pesar de reiterar que la conocida también como 'operación Chamartín' está a un solo paso de iniciarse, Bejar lanzó un aviso a la alcaldesa, con un ultimátum entre líneas: "No es nuestra intención abandonar el proyecto, pero no se puede pedir a nadie que invierta eternamente".

6.000 millones de inversión

Esa pseudoeternidad del alargamiento de la Castellana ya va por los 23 años y, a tenor de las declaraciones de la regidora, podrían estirarse algo más. Carmena incluso ha mencionado que se están sentando las bases de "una propuesta alternativa". No obstante, el proyecto tiene fecha de caducidad: el próximo 31 de diciembre expira la opción de compra que tiene DCN sobre los terrenos que desea urbanizar.

Distrito Castellana Norte quiere invertir 6.000 millones de euros en Madrid. El plan contempla la creación de 120.000 puestos de trabajo y 3.000 millones de ingresos fiscales. Se construirían 17.000 viviendas -un 10% de protección oficial- y un parque de 20 hectáreas, que pasaría a ser el segundo más grande de la ciudad.

La operación así concebida está muerta

El Consistorio no se ha llegado a pronunciar tajantemente sobre el 'sí' o el 'no' a la prolongación de la Castellana, pero puede vislumbrarse que no le convence el modo tal cual está concebido ahora: "No está correctamente dimensionado para solucionar problemas a medio y largo plazo". Considera que se diseñó en pleno boom inmobiliario y que no es acorde a la situación actual.

Un nuevo parón

Antes de decir que la operación Chamartín tal y como ahora está pensada se encuentra "muerta", el Ayuntamiento organizó cuatro mesas de debate por las que pasaron asociaciones de vecinos, universidades, partidos políticos... La conclusión fueron seis folios, de resultado no vinculante, en las que se cocina la idea de "una propuesta alternativa".

Tras más de veinte años en el candelero, el plan Castellana Norte fue aprobado en el pleno consistorial el pasado febrero, pero en mayo llegaron las elecciones y con ellas el cambio de signo político: el PP pasó a la oposición y Ahora Madrid se hizo con la alcaldía. Un nuevo avatar político ha vuelto a rociar de incertidumbre la prolongación del Paseo de la Castellana.