PSOE

Ciudadanos ve a Susana Díaz con un pie en Ferraz y otro en Andalucía

Creen que es “compatible” que presida la Junta de Andalucía y que fuera secretaria general del PSOE.

Susana Díaz, a su llegada al Comité Federal extraordinario del PSOE.

Susana Díaz, a su llegada al Comité Federal extraordinario del PSOE. Efe

  1. PSOE
  2. Susana Díaz
  3. Ciudadanos
  4. PSOE Andalucía
  5. Junta de Andalucía
  6. Pedro Sánchez
  7. Partidos políticos
  8. Política

Si el futuro más inmediato de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, acaba pasando por su salto a Madrid, tendrá consecuencias en Andalucía. Ciudadanos, socios del PSOE en esta comunidad desde la oposición, tienen claro que Díaz podría estar tanto con un pie en Ferraz como con otro en el palacio sevillano de San Telmo, sede del Gobierno andaluz. Lo ven compatible. Pero lo que no ven es que ella esté en la carrera por la presidencia del Gobierno, por el momento.

De acuerdo con el cronograma del presidente y portavoz de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, siempre le ha dado la impresión de que Díaz tiene “aspiraciones” de ir a Madrid, pero “nunca” le ha dado la sensación de que “Díaz tuviera intención de abandonar Andalucía en esta legislatura”. Marín considera que Díaz aspira en un “primer asalto” a ser la secretaria general del PSOE, pero más lejos está esa posibilidad final de ser candidata a la presidencia del Gobierno.

De sus conversaciones con Díaz, de las que se ha quejado de que son pocas, así como con su entorno, extrae que esta sabe medir los tiempos y “se ha dado cuenta de que éste no era el momento” de ir más allá, ha dicho en una entrevista en la Cope. Para la formación naranja, no parece lógico que en un momento de inestabilidad política por falta de un Gobierno y ante un escenario de repetición de elecciones, que estiman al 90% de posibilidades, y en un momento en que ven en el PSOE una crisis de liderazgo, se pusieran más cosas en riesgo.

También hay quien apostilla en Ciudadanos que Susana Díaz no se presenta a una votación en la que no vaya a ganar seguro. En ese esquema, encajaría optar a la secretaría general del partido y mantener la presidencia de la Junta, dejando para más adelante la ambición de ser candidata en unas generales. En alguna reunión, de hecho, los socialistas ya han sondeado a los de la formación naranja, pero nunca sobre la hipótesis de que Díaz tuviera que dejar la Junta.

Para afianzar esta teoría, aparte de poner sobre la mesa la habilidad de Díaz para conjugar, elegir y marcar los tiempos, en Ciudadanos también recuerdan que hay un acuerdo de investidura que le ata. Como Marín ya ha advertido en anteriores ocasiones, en el caso de que salga de Andalucía, el acuerdo de investidura entre ambos partidos queda “invalidado”. El pacto se firmó para un aspirante, Susana Díaz, y no para ningún otro candidato. Eso no impide que pudiera reeditarse el acuerdo de haber otra persona al frente.

Presidente del club de fans de Susana Díaz

La reacción del PP ha sido atacar a la formación naranja y si con anterioridad les han acusado de ser una muleta en un matrimonio de conveniencia bipartito, ahora han puesto a Marín como “presidente del club de fans” de Susana Díaz. Es más, han criticado a Marín su desconocimiento de lo que entraña ocupar la presidencia de la Junta de Andalucía.

En Ciudadanos no han querido entrar al trapo de los populares, pero sí han querido recordar que en el PP tienen tendencia a acumular y compatibilizar muchos cargos. Sin ir más lejos, mencionan que su presidente regional, Juan Manuel Moreno Bonilla, además de dirigir el partido en Andalucía, también es senador por la comunidad y parlamentario andaluz.

Han querido restar peso a las críticas de los populares, que aseguran han entrado en bucle de críticas de poca consistencia, e incluso han puesto como ejemplo que Moreno Bonilla advirtiera que el PSOE “fagocitará” al Ciudadanos, algo que desde la formación naranja dicen que de producirse, alejaría aún más si cabe a los populares de la Junta.

A nivel nacional, el portavoz de Ciudadanos en Andalucía defiende que su partido rechazará un gobierno en el que esté Podemos por “incompatibilidad” de principios. Lo “lógico y lo razonable” es un gobierno en el que PP, PSOE y C's se entiendan.