Política

Huesca prohíbe a sus concejales ir a actos religiosos en representación del Ayuntamiento

El socialista Luis Felipe ha sacado adelante una reforma del Reglamento de Protocolo con el apoyo de las plataformas de Podemos.

Luis Felipe, el alcalde de Huesca.

Luis Felipe, el alcalde de Huesca.

  1. Huesca (Ciudad)
  2. PSOE
  3. Actos religiosos
  4. Religión
  5. Podemos
  6. Concejales
  7. Ayuntamientos
  8. Cargos públicos
  9. Política

Los concejales del Ayuntamiento de Huesca y sus empleados públicos no podrán asistir a actos religiosos mostrando su condición de cargos públicos. Así lo recoge la nueva modificación del Reglamento de Protocolo del ayuntamiento oscense.

El Ayuntamiento de Huesca, gobernado por el PSOE con el apoyo de las plataformas de Podemos, ha prohibido que sus trabajadores – tanto concejales como funcionarios - puedan acudir a procesiones, ofrendas o misas mostrando su condición de cargos públicos.

Solo podrán hacerlo a título privado, pero nunca mostrando algo que acredite que son cargos políticos, ni siquiera empleando símbolos que acrediten su condición de miembro del Ayuntamiento de Huesca.

La modificación del Reglamento de Protocolo ha sido aprobado en comisión con el voto favorable del Partido Socialista y las plataformas de izquierda que le apoyan, Cambiar Huesca y Aragón Si Puede.

La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Huesca, Teresa Sas, ha defendido la medida al considerar que “los concejales representan a toda la ciudadanía, tanto a los musulmanes, a los católicos como a los ateos”

Los dos concejales de Ciudadanos se han abstenido en la votación, justifican la decisión porque su partido “defiende la aconfesionalidad del Estado” pero a su vez han criticado la postura del Ayuntamiento socialista de Huesca al considerar que “el gobierno de la ciudad está imponiendo una prohibición sin tener en cuenta ni la opinión del resto de concejales ni la de los ciudadanos"

El Partido Popular ha abandonado la comisión en la que se ha aprobado este asunto por considerar que se ha incumplido la ley, al no respetar los plazos legales que estipula la normativa municipal para aprobar un expediente de estas características.

El portavoz del PP, Gerardo Olivan, en declaraciones a EL ESPAÑOL explica que el grupo municipal popular seguirán acudiendo a los actos religiosos. Oliván entiende que “es imposible separar su condición personal con la de concejal”. Los populares critican la actuación del alcalde oscense, Luis Felipe, por plegarse de nuevo ante sus socios de gobierno.

De manera tradicional, era común que los representantes públicos oscenses acudieran a ofrendas, romerías, procesiones e incluso misas con cierto arraigo en la capital oscense. Tras la aprobación en Comisión del nuevo Reglamento de Protocolo, se remitirá al pleno municipal para que el próximo viernes se apruebe definitivamente.

EL CONTROVERTIDO “ARTÍCULO 13” DEL NUEVO REGLAMENTO DE PROTOCOLO

El nuevo Reglamento de Protocolo del Ayuntamiento de Huesca detalla que «el Ayuntamiento, incluidos sus cargos de representación y sus empleados públicos, de conformidad con lo establecido en el artículo 16 de la Constitución respecto a la aconfesionalidad del Estado, no asistirá a ningún acto que tenga carácter religioso, declinando las invitaciones que se le pudieran hacer para su participación, y no organizará ni programará actos que, en el marco de su actividad institucional, representativa y laboral, tengan carácter confesional».

Asimismo se establece que «las personas integrantes de la Corporación podrán asistir a esos actos de manera particular, sin que en ningún caso puedan emplear los símbolos que acrediten su condición de miembro de la Corporación ni hacer uso de los privilegios o prerrogativas que pudieran corresponderle por su condición, tales como la ubicación en espacios reservados o preferentes».

¿EL AYUNTAMIENTO DE HUESCA ENTIENDE LA ACONFESIONALIDAD DEL ESTADO?

El Profesor Titular de Derecho Canónico de la Universidad de Zaragoza y miembro del Laboratorio de Libertad de Creencias e Interculturalidad de la misma Universidad pública, Alejandro González-Varas analiza para EL ESPAÑOL el punto de vista jurídico de esta iniciativa política.

González-Varas, considera “un modo erróneo de entender la aconfesionalidad por parte del Ayuntamiento de Huesca” y explica que “el hecho de que se participe en este tipo de actos o que, incluso se organicen, no es un signo de confesionalidad”.

Ha sido precisamente el Tribunal Constitucional quien lo ha afirmado expresamente en dos sentencias, tanto la SSTC 177/1996 como la SSTC 101/2004. En ellas el TC afirmó que la participación de las Fuerzas Armadas - en un caso - o de la Policía Nacional - en otro - en actos religiosos no atentaba contra la neutralidad de estos cuerpos ni la aconfesionalidad del Estado.

La presencia de estos símbolos o la participación de miembros de instituciones públicas en actos religiosos no pone en modo alguno en entredicho la aconfesionalidad ni la neutralidad de los poderes públicos. El TC ha entendido en determinadas sentencias que estos símbolos entroncan con la tradición y cultura españolas. Son actos que, enriquecidos con el paso del tiempo, acumulan toda la carga histórica de una comunidad.

Por tanto, si el Ayuntamiento de Huesca decide aprobar este reglamento de protocolo, puede hacerlo al ser una decisión política. Pero, a juicio de González-Varas, “la justificación que aduce, la aconfesionaldiad del Ayuntamiento, no es motivo suficiente”.

Esta decisión política iría en contra de toda la doctrina del Tribunal Constitucional y de las decisiones de otros tribunales, que han sido unánimes en este punto, asegura el Profesor Gonzalez-Varas, y entiende que es contraria al modo de entender en general, el concepto de laicidad y de aconfesionalidad.