Ayuntamiento de Madrid

Así será la Oficina Anticorrupción de Manuela Carmena

El organismo, acordado por Ahora Madrid y el PSOE, empezará a funcionar justo antes del verano.

Manuela Carmena, a su llegada a un encuentro de regidores municipales por la paz.

Manuela Carmena, a su llegada a un encuentro de regidores municipales por la paz. Efe

La Oficina Anticorrupción ha llegado a Madrid. Fruto del acuerdo entre el Ejecutivo de Manuela Carmena y los socialistas, se aprobará este martes en el pleno y empezará a funcionar, "previsiblemente", con la llega del verano.

"Esto nos sitúa a la vanguardia de la lucha contra la corrupción", ha dicho el tercer teniente de alcalde, Mauricio Valiente, en el prólogo de su presentación.

Serán objeto de seguimiento e investigación todos los políticos y trabajadores del Ayuntamiento, las empresas del Consistorio y también aquellas que reciban algún tipo de subvención del Gobierno de Carmena. "No interferirá en las actuaciones judiciales, pero si propondrá a los tribunales que investigue a un sujeto cuando se sospeche de su conducta fraudulenta", ha explicado Valiente.

La Oficina Anticorrupción también desarrollará códigos de buenas prácticas y luchará por que lleguen a buen puerto las resoluciones judiciales, que también analizará. "Podrá castigar en un plano administrativo, pero nunca en lo judicial", ha dicho el tercer teniente de alcalde encargado de la presentación del órgano todavía sin estrenar.

Investigaciones sin previo aviso

El director de la nueva Oficina podrá entrar sin previo aviso en cualquiera de las entidades susceptibles de investigación y no tendrá que justificar en ese momento su intervención.

¿Y si una empresa privada que recibe una subvención del Ayuntamiento no acepta el seguimiento o la investigación? "No se le podrá obligar, pero creo que ese rechazo sería muy significativo para que el poder judicial decidiera intervenir".

La figura del 'chivato'

Cualquier ciudadano podrá solicitar a la Oficina Anticorrupción la apertura de una causa. En este punto, el Consistorio buscará "la máxima flexibilidad" para que sea el mayor número de ciudadanos posible el que pueda hacer uso de este nuevo mecanismo.

"Cuando sea necesario o se solicite, la Oficina respetará el anonimato del delator", ha informado Valiente.

La estructura de la Oficina

La Oficina Anticorrupción estará encuadrada en el pleno del Ayuntamiento y tendrá un carácter independiente respecto a todos los órganos que investiga. Su director y sus cinco vocales serán elegidos "en un proceso público y abierto" enmarcado en el propio pleno.

El responsable de la Oficina será propuesto por la Junta de Gobierno y necesitará el apoyo de 3/5 de la Cámara.

Los vocales asesores no podrán ostentar un cargo político y serán "personas de la sociedad civil con una trayectoria reconocida en la lucha contra la corrupción".