CRISIS

Un sector de Podemos pide elecciones y aviva las críticas a Iglesias

Nueve partidarios de Errejón dimiten en Madrid, pero el entorno del líder niega una guerra fratricida. 

Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados.

Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados.

En el momento de mayor debilidad de Pablo Iglesias, el sector más crítico de Podemos ha reclamado a la dirección que abandone ya la idea de pactar con el PSOE y, por ende, se prepare para unas nuevas elecciones generales. A juicio del colectivo Anticapitalistas, donde se encuadran el eurodiputado Miguel Urbán o la líder del partido en Andalucía, Teresa Rodríguez, vender la idea de crear un "gobierno del cambio" presidido por Pedro Sánchez "genera unas esperanzas infundadas y podría fomentar falsas ilusiones". 

No es la primera vez que la corriente de anticapitalistas exige a los dirigentes del partido que se centren en preparar otras elecciones. El pasado enero ya lo reclamaron en otro comunicado público. Ocurre, sin embargo, que este texto publicado en su web llega en un momento especialmente delicado para Pablo Iglesias. El secretario general de Podemos afronta estos días diversas crisis territoriales. Entre ellas, destaca la de Madrid, donde se enfrentan partidarios del propio Iglesias, por un lado, y afines a Íñigo Errejón, por el otro. Eso sí, en Podemos admiten discrepancias internas pero niegan que exista "la guerra fratricida que se está dibujando en los medios". Algo que también ha desmentido el propio Errejón en Twitter.

Iglesias recogió el guante de su compañero y, con tono jocoso, llamó a Bescansa y a Errejón "disidentes", con el objetivo de caricaturizar "esta guerra".

Más allá del contenido del manifiesto, entre los afines a Iglesias ha sentado mal el momento elegido por el sector anticapitalista para publicarlo. Fuentes del partido cercanas a Iglesias explican que "Anticapitalistas mueve ficha como el Mir movió ficha contra Allende. Tienen el don de la oportunidad". Respecto a la polémica renuncia de Emilio Delgado que ha disparado las informaciones sobre una crisis en el partido, estas fuentes señalan que "la dimisión es muy personal y él se arrepiente de haber generado tanto ruido". Y, por último, añaden que "algunos medios presionan porque quieren una gran coalición, pero no tienen a quien captar y aran en el mar, dado que la distancia entre Errejón y Pablo no es real".  

No obstante, este miércoles por la tarde trascendía que otros nueve miembros de la dirección de Podemos en Madrid cercanos a Errejón habían presentado sus dimisiones. Es decir, continúa el incendio en el partido morado. Según una carta suscrita por ellos mismos y difundida a través de las redes sociales, los dimisionarios de Podemos son Olga Basolo, Loreto Aremillas, Jazmín Beirak, Sarah Bienzobas, Cristina Castillo, César Mendoza, Pablo Padilla, Clara Serra y Leticia Sánchez, considerados próximos al secretario político de Podemos, informa Efe. Eso sí, todos ellos, en un escrito común, aseguraban que su dimisión se debe a "la deriva de los últimos meses" y negaban que tenga relación alguna con "supuestas divisiones ficticias" estatales y aseguraban que siguen trabajando para el partido. 

El comunicado: "Contra la gran coalición"

El texto publicado por la corriente más izquierdista de Podemos es contundente contra el PSOE. Los anticapitalistas de Urbán y Rodríguez consideran "regresivo" el pacto entre los socialistas y Ciudadanos. Ante dicho acuerdo y teniendo en cuenta la aritmética parlamentaria, consideran "políticamente estéril seguir emplazando al PSOE para la formación de un "gobierno fuerte por el cambio". "La insistencia de la dirección del PSOE en partir de su acuerdo con C’s como documento base para la negociación con otras fuerzas políticas invalida, de facto, la conformación de un gobierno transformador y de conquista de derechos para la mayoría trabajadora", agregan.

El PSOE ha quedado retratado en las últimas semanas: no puede ser un aliado fiable para el proceso de cambio profundo en las estructuras sociales y económicas que requiere el momento actual (...) Su lealtad está con la Troika, con las políticas neoliberales y continuistas, y con la restauración de un Régimen político agotado

En ese contexto, creen que "es más oportuno asumir que hoy no es posible ese gobierno alternativo al de la 'Gran Coalición". Para ellos, "el PSOE ha quedado retratado en las últimas semanas: no puede ser un aliado fiable para un proceso de cambio profundo en las estructuras sociales y económicas que requiere el momento actual" porque "su lealtad está con la Troika, con las políticas económicas neoliberales y continuistas, y con la restauración de un Régimen político agotado".

"Tenemos que ser más nítidos"

La corriente crítica de Podemos considera que "continuar abonando la idea de un 'gobierno de cambio' de la mano del PSOE genera unas esperanzas infundadas y podría fomentar falsas ilusiones". "Y, sobre todo, deja de lado la que tendría que ser la tarea fundamental de Podemos y las confluencias a partir de ahora: prepararnos para unas nuevas elecciones en las que el discurso del 'Cambio' tendrá que ser mucho más nítido y claro si queremos desbaratar el 'recambio' en marcha, o bien hacer frente al nuevo gobierno que pueda surgir de la operación en marcha para la formación de una 'Gran Coalición". 

También desde Anticapitalistas se deslizan algunas críticas a Iglesias, que es el responsable tanto de las continuas ofertas al PSOE como de la "nitidez" del discurso del partido de los círculos. Además, los anticapitalistas apuntan a que, de cara a esos hipotéticos comicios, el cometido de Podemos ahora es "acumular social y electoralmente la fuerza necesaria para desbordar los proyectos de reforma del régimen en curso". Y proponen que "las fuerzas del cambio deberíamos promover una gran coalición que busque seguir desordenando el escenario social y político".

¿Acuerdo con IU?

Esta última frase parece un llamamiento a que la dirección del partido morado intente un acercamiento con Izquierda Unida/Unidad Popular. En diciembre, solo unos días después del 20-D, este sector ya pidió abiertamente que se trabajara en un pacto con la formación que dirige Alberto Garzón

El final del texto de Anticapitalistas vuelve sobre la misma idea: "dejar de interpelar a un PSOE incapaz de romper con las élites y el neoliberalismo" y "desplegar una dinámica alternativa que aumente la base social del bloque del cambio organizando a las clases populares".

Demasiados problemas en tres días

Las últimas horas no han sido fáciles en las filas de Podemos. En solo tres días, se han sucedido varios problemas. Además de los asuntos internos ya mencionados, las negociaciones para la investidura están erosionando al partido de los círculos y a su líder. Por un lado, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, sugería que Podemos sí tendría que sentarse a negociar con Ciudadanos. Por otro, los socios preferentes de la formación en la izquierda, Compromís e IU, mostraban su malestar hacia algunas actitudes de Iglesias y los suyos. De hecho, la reunión de partidos de izquierdas convocada para este miércoles finalmente tuvo que ser suspendida. Son momentos propicios, por tanto, para algún golpe de efecto del partido morado.