PACTO DE INVESTIDURA

Rajoy: “Llamaré a Sánchez. Si quiere venir con su socio Rivera no tengo ningún problema”

El presidente del Gobierno en funciones sigue apostando por la unión de fuerzas constitucionalistas liderada por él.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

Mariano Rajoy llamará esta misma semana al líder del PSOE, Pedro Sánchez, para proponerle un pacto de fuerzas constitucionales liderado por el PP. “Y si quiere venir con su socio Rivera, no tengo ningún problema”. El presidente del Gobierno en funciones no disimuló la sorpresa que le causó ver al líder de C´s pedir desde la tribuna del Parlamento la abstención de Podemos para investir a Sánchez como presidente del Gobierno el viernes pasado. “Es una de las cosas más sorprendentes que he visto en política”. Entiende que el PSOE haya blindado este pacto con Rivera, pero “lo de Ciudadanos me cuesta entenderlo bastante más, salvo que su objetivo sea ir con el PSOE a las próximas elecciones”.

El líder conservador sigue sintiéndose en plena forma y hace caso omiso a las corrientes internas y externas que piden a la desesperada su retirada. Rarjoy quiere seguir siendo el candidato del PP a las elecciones si finalmente no se puede formar Gobierno y se disuelven las Cortes. “Si mi partido quiere”, puntualizó, “me presentaré”. Los estatutos del PP indican que el presidente del partido es automáticamente el candidato a la Presidencia del Gobierno, y Rajoy solo puede ser ceder su puesto en un Congreso extraordinario que no se va a convocar hasta que no se resuelva el escenario político actual. Nadie de su partido “ni del Ibex 35” le ha pedido que dé un paso al lado para facilitar las negociaciones. “¿Por qué no cambia de candidato el PSOE”, se preguntó.

Antes de acudir a Bruselas a una cumbre sobre refugiados, Rajoy confesó en los micrófonos de la Cope este lunes por la mañana que no va a apoyar el pacto de El Abrazo que han consolidado Pedro Sánchez y Albert Rivera. “Pedirle al PP que le diga a sus votantes que sus votos se van a utilizar para hacer presidente al dirigente del PSOE, cuyo programa es derogar la labor de estos cuatro años, es una broma. Y utilizo una expresión bastante generosa”. El líder del PP solo entiende la actitud del líder de Ciudadanos si “van juntos a las nuevas elecciones, porque lo que han pactado ahora es un acuerdo que dice fundamentalmente lo que decía el PSOE, y eran programas distintos”.

Mariano Rajoy ha vuelto a insistir en que si el Rey le encarga formar Gobierno le diría que no, si cuenta únicamente con el respaldo de sus 122 diputados. “El PP tiene una posición, el PSOE planteó una alternativa y fue derrotada. Al menos que deje gobernar al partido más votado, porque está generando el bloqueo de España”. Es la proposición que el propio líder del PP puso encima de la mesa de sus contrincantes políticos y no ve otra fórmula para desatascar el panorama político actual. “O sale esa opción que planteo yo, o me temo que vamos a elecciones. Yo voy a intentar ofrecerle al PSOE lo que no pude ofrecerle porque no quiso hablar conmigo”.

El líder del PP alega que C´s y PSOE “ya han ido a la investidura y han perdido. Es un fracaso del candidato Sánchez y de quienes le han apoyado”. Y critica que pretendan sacar del tablero de juego al partido más votado de España. “Quieren promover que sea presidente del Gobierno el candidato del segundo partido cuando tiene un programa que es derogar todo lo que hizo el primer partido . No sé si es el cambio que algunos plantean, pero nunca en la historia se ha visto”.

Rajoy admite que ha perdido muchos votos por la corrupción, que es una de las lacras que más ha dañado la imagen del Partido Popular, pero insiste en que hará todo lo que esté en su mano para erradicarla. “Debemos ser contundentes, pero también justos, porque hay muchos imputados que luego han sido absueltos. Nos piden que tomemos decisiones en 24 horas. ¿Y si nos equivocamos, qué pasa?”. El líder del PP enumeró algunos de los casos de corrupción más sonados que asolan al PSOE, como los ERE de Andalucía. “¿Que podíamos haberlo hecho mejor? Sin duda. Solo que existan estos casos hacen mucho daño”.