Debate de investidura

Rechazada la investidura de Sánchez en primera votación

El líder socialista volverá a pedir la confianza a la Cámara el viernes. Entonces necesitará el respaldo de una mayoría simple de diputados para salir del Congreso como presidente del Gobierno.

Pedro Sánchez sale de su despacho en el Congreso tras la votación de este miércoles

Pedro Sánchez sale de su despacho en el Congreso tras la votación de este miércoles

La Cámara ha denegado el apoyo a Pedro Sánchez con 130 síes, 219 noes y una abstención. Pedro Sánchez no ha conseguido superar la primera votación de su investidura, donde necesitaba el apoyo de la mayoría absoluta de la Cámara (176 votos a favor) para salir investido este miércoles como presidente del Gobierno. Tras un debate poco brillante que no ha convencido a nadie más que a Ciudadanos, el secretario general del PSOE solo ha conseguido el respaldo de los 130 votos que suman los diputados que firmaron el pacto de El Abrazo: los 90 del Grupo Parlamentario Socialista y los 40 de los de Albert Rivera.

Los socialistas tenían claro que era imposible alcanzar hoy la mayoría que el candidato necesita para hacerse con el Palacio de la Moncloa. Todas las miradas siguen puestas en el viernes, cuando se formalizará la segunda votación para intentar investir al candidato, aunque nadie espera muchas sorpresas. En este caso, 48 horas después, Pedro Sánchez sólo necesita el apoyo de una mayoría simple de la Cámara, es decir, recibir más síes que noes a su candidatura.

Tras el bronco debate parlamentario que se ha producido durante este largo miércoles, donde todo el mundo destacó la "poca brillantez" del candidato a la Presidencia del Gobierno, nadie en el PSOE se ha atrevido a predecir si Pedro Sánchez tiene alguna posibilidad de conseguir su propósito en la segunda votación. "Necesita un milagro", reconoció un socialista cercano al candidato, que vio en la intervención de Pablo Iglesias una ruptura total entre un posible pacto de izquierdas.

"Aún quedan dos meses por delante", adelantaba otro diputado del PSOE mientras cruzaba los dedos, en una clara alusión a que nada es imposible. "Sacar a relucir la época más negra del socialismo no ayuda a acercar posturas", reconocía otro peso pesado del socialismo cuando Felipe González presidía España.El vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, ha afirmado que el PP "ha ganado el debate". Entiende que a partir del lunes se tendrán que reconstruir "los cauces de diálogo" y ha pedido que el resto de partidos "dejen al margen los posicionamientos partidistas y de interés particular y volvamos a sentarnos en la mesa. Ahora tenemos que tender la mano a Ciudadanos y PSOE; ojalá los socialistas se hayan dado cuenta de que no puede ir solos", ha deseado.

Tras finalizar la sesión, Pablo Iglesias ha destacado que “se ha visualizado que podemos tener un gobierno, no el que salga del pacto de Podemos y C´s. El gobierno de progreso que proponíamos sí tendría apoyos para sacar adelante una investidura. Pongámonos a hablar a partir del viernes”. Mariano Rajoy, que fue abucheado cuando abandonaba la Cámara Baja, salió bastante sonriente del hemiciclo, en una clara alusión a que se sentía satisfecho con el resultado. Por su parte, el candidato Pedro Sánchez optó por refugiarse en su despacho para evitar dar la cara a las cámaras en el día de su primera derrota. Ha sido su compañera Meritxell Batet la que ha salido al paso como ha podido y ha pedido prudencia porque ésta solo ha sido la primera votación.

El presidente del Congreso, Patxi López, ha convocado la segunda sesión de investidura para el viernes a las 18.30 horas de la tarde. Los diputados y diputadas de todo el arco parlamentario se despedían entre ellos con la convicción de que nada de lo que ha pasado este miércoles va a cambiar el viernes. “Quién sabe, igual de aquí hasta el viernes se saca un conejo de la chistera para convencer a Iglesias”, lanzaba al aire un diputado cercano al líder de Podemos. Al menos el reloj que marca el camino hacia las nuevas elecciones ya ha empezado a contar.