CORRUPCIÓN

Matas asegura que recogió en Génova el sobre que amañaba un concurso para Villar Mir

Sostiene que el ex tesorero Lapuerta le dio las claves para favorecer a Villar Mir en Son Espases.

El expresidente del Govern balear, Jaume Matas.

El expresidente del Govern balear, Jaume Matas.

El ex presidente balear Jaume Matas sostiene que recibió en mano en la sede de Génova un sobre con las instrucciones para amañar el concurso del gran hospital de Baleares a favor del constructor Juan Miguel Villar Mir.

El también ex ministro de Medio Ambiente, que ha pactado con Anticorrupción confesar los hechos que se le imputan en los grandes casos en los que está inmerso, estudia confesar ante el juez que recibió una llamada de la dirección del partido para que acudiese a Madrid a ver al ex tesorero del PP Álvaro Lapuerta.

Tras ser emplazado en las oficinas centrales del partido, Matas ha explicado a su círculo más íntimo que le fue entregado un escrito detallado con las indicaciones que debía seguir la Mesa de Contratación del Gobierno balear para otorgar el mayor concurso público de Baleares, el hospital de Son Espases (778 millones de euros de presupuesto inicial), a OHL.

Este mismo sobre fue el que, poco después, Matas entregó en un gimnasio de Palma a su consejera de Sanidad, Aina Castillo, que ya ha declarado ante el juez esta entrega y ha reconocido que la licitación fue diseñada para beneficiar a esta constructora.

El empresario de OHL Juan Miguel Villar Mir.

El empresario de OHL Juan Miguel Villar Mir.

El "conseguidor" de OHL en Génova

Matas se encuentra imputado en el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma por los delitos de prevaricación, falsedad y fraude a la Administración por este asunto y ya ha alcanzado un pacto verbal con la Fiscalía para confesar con todo lujo de detalles lo ocurrido tanto en este proceso como en el caso Nóos a cambio de conseguir una sustancial rebaja de sus penas.

Las conversaciones entre Matas y Anticorrupción por el caso de Son Espases estuvieron a punto de cerrarse el pasado 15 de septiembre, un día antes de Matas estuviera citado a declarar por la adjudicación del hospital. Sin embargo, pocas horas antes de su comparecencia, el ex líder balear comunicó al fiscal que necesitaba un poco más de tiempo para tomar la decisión de tirar de la manta y se acogió a su derecho a no declarar.

Tal y como desveló EL ESPAÑOL, una de las personas de máxima confianza del ex presidente en el Ejecutivo balear, que vivió en primera persona el proceso de adjudicación, asegura que su jefe le confesó entonces, allá por el año 2006, que “o adjudicaba el hospital a OHL o tendría muchos problemas con el partido en Madrid”.

Por su parte, un antiguo miembro de la dirección nacional del PP también también declaró a este diario que “presenció” las gestiones llevadas a cabo en aquel momento con Matas y señala directamente al ex tesorero “Álvaro Lapuerta” como el hombre clave en el amaño.

No en vano, tal y como precisó esta misma fuente, Lapuerta “era el conseguidor habitual de OHL en el partido” y siempre veló por los intereses de la constructora “tanto en este proceso como en muchos otros”. No en vano, uno de los hijos de Lapuerta trabaja en la propia constructora. Se trata de Diego de Lapuerta Montoya, que ocupa el puesto de apoderado de OHL Concesiones.

La conexión de Villar Mir con la caja B del PP

Pese a las órdenes recibidas por parte de la cúpula del partido y la predisposición inicial de Matas a cumplirlas, el hospital de Son Espases fue adjudicado finalmente a la constructora Dragados. El plan se vino abajo después de que El Mundo/El Día de Baleares revelase en pleno concurso que Matas había forzado a los técnicos para que se decantasen por la opción de Villar Mir. Todo ello pese a que la oferta de OHL se elevaba a 740 millones de euros frente a los 635 con los que pujó la empresa del Grupo ACS.

La Fiscalía Anticorrupción investiga este millonario concurso e interpuso el pasado mes de julio una querella contra Matas por prevaricación, falsedad y fraude a la Administración pública. El fiscal Pedro Horrach argumentaba en su denuncia que “la perversión de los procedimientos administrativos alcanza su máximo exponente con el concurso para la construcción, explotación y mantenimiento del hospital de Son Espases que, recordemos, es la mayor obra pública de la comunidad balear promovida hasta la fecha, ascendiendo su presupuesto inicial a 778 millones de euros”.

A juicio del fiscal Horrach, Matas y Castillo, entre otros cargos públicos, llevaron a cabo “maniobras fraudulentas para manipular el concurso con finalidades espurias”. Y añade que en casos como este, “con demasiada frecuencia se amoldan intereses económicos y políticos en una espiral en la que el interés público es la última razón a considerar o simplemente no tiene cabida”.

El interés de Génova relatado por Matas a su entorno conecta con la declaración que hizo el ex tesorero del PP Luis Bárcenas ante la Audiencia Nacional en julio de 2013. Entonces contó que el empresario Villar Mir ha sido uno de los principales financiadores del partidoy desveló que éste le entregó 300.000 euros en negro al PP “antes de las elecciones de 2011”. Indicó que Villar Mir tenía “mucho interés en que la cúpula del partido” y en especial que el entonces candidato a la presidencia del Gobierno “Mariano Rajoy lo supiera”.