Violencia

En España se denunciaron más de 1.200 violaciones sexuales en 2015

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha presentado el balance de criminalidad de la última legislatura.

Manifestación celebrada en Barcelona en noviembre de 2015 contra la violencia de género.

Manifestación celebrada en Barcelona en noviembre de 2015 contra la violencia de género. EFE

1.227 violaciones a lo largo de 2015. Una cada poco más de siete horas. Las cifras atienden exclusivamente a las que fueron denunciadas, pero en el pozo del olvido cayeron otras muchas que, por miedo o por vergüenza, nunca se reflejarán en las estadísticas. El número de delitos contra la libertad sexual, por otra parte, superó la barrera de los 9.000.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha revelado estas cifras en la presentación del balance de la evolución de la criminalidad durante la XI legislatura. “Cada violación es incalificable, una tragedia”, ha defendido, antes de felicitarse por que el número de violaciones se haya reducido. “Nos complace que la lucha contra esta tipología delictivo criminal tan abominable haya experimentado un descenso del 18,9%”, ha advertido; una comparativa respecto a los datos que se manejaban al principio de la legislatura.

El dato, no obstante, esconde la evolución comparativa en los últimos años, en los que la cifra de violaciones fue similar a las que este jueves ha presentado el ministro: el punto de referencia se fija en el año 2011, cuando arrancó la legislatura, en el que se alcanzó la cifra de 1.513 violaciones. Al menos, de las que las fuerzas policiales tuvieron constancia. En los años posteriores, el dato no superó la barrera de los 1.300.

A juicio del ministro del Interior, la cifra de violaciones es una de las que provocan una mayor alarma social: “Forman parte de las tipologías delictivas que considero de especial importancia y que permiten conocer mejor la realidad delincuencial”, ha advertido, refiriéndose a los homicidios dolosos y asesinatos consumados en 2015 -un 21,3% menos que en 2011-, robos con violencia e intimidación -descenso del 25,9%- y delitos contra el orden público -un 25,4% menos-.

Para Fernández Díaz, estos datos ofrecen una visión objetiva de la reducción de la criminalidad a lo largo de esta legislatura: “En los últimos cuatro años se ha reducido el número total de infracciones locales en un 10,9%”, ha advertido. Una afirmación que, a su criterio, encuentra un respaldo en la percepción subjetiva de la población, según los datos arrojados por el CIS: “El sentimiento de inseguridad por parte de la gente constituye en sí misma una victimización, y, reduciéndola, ya estamos mejorando la calidad de vida de los ciudadanos”.