Barcelona

Colau destituye a una consejera por “no cumplir con su trabajo”

Huma Jamshed asegura que la han cesado "por racismo" y anuncia acciones legales contra el ayuntamiento de la ciudad condal.

Huma Jamshed (a la derecha de la imagen, con el puño en alto) junto a Colau.

Huma Jamshed (a la derecha de la imagen, con el puño en alto) junto a Colau.

  1. Ada Colau
  2. Ayuntamiento de Barcelona
  3. Barcelona en Comú
  4. Partidos políticos
  5. Política
  6. Barcelona
  7. Destituciones

La dirección de BComú, el partido de Ada Colau, destituyó el pasado fin de semana a una de las líderes vecinales más representativas que habían accedido al equipo de Gobierno del distrito de Ciutat Vella. Huma Jamshed (Karachi, Pakistán, 1966) fue cesada de su cargo como consejera de distrito por ”no cumplir con su trabajo de manera adecuada” y porque perdió la “confianza política” del resto de consejeros del distrito.

La noticia trascendió a través del perfil de Facebook del partido en Ciutat Vella. En un comunicado, se explicó que la asamblea del partido en el distrito aprobó su cese (propuesto por el grupo municipal) después de haber estado “desde el verano buscando soluciones para reconducir la situación”. Según el partido, la actuación de Jamshed “generó una sobrecarga de trabajo” para el resto de concejales que “no era sostenible”.

El comunicado añade: “También se ha sumado la pérdida de confianza política tanto por la falta de entendimiento como por una práctica política que no se ajusta al ideario de BComú de trabajar con transparencia con y para todos (y no solo para los que nos han votado) y para impulsar el interés general y no el particular”. A través de una portavoz, BComú no ha querido concretar los motivos de la destitución.

Acusaciones de racismo

Contactada por este periódico, Jamshed cuenta que todavía no ha recibido ninguna notificación sobre su cese. No escatima, sin embargo, en reproches hacia el equipo de Colau. “Me han despedido por racismo”, explica por teléfono. “No tienen ninguna prueba de lo que dicen, yo he trabajado muy duro para BComú”, añade. “A mi me apoyan muchas mujeres porque salgo del movimiento vecinal”, argumenta.

Según su relato, el equipo de BComú no la ha dejado trabajar. “No me dejaban hablar en las reuniones con el resto de consejeros de distrito”, argumenta. Jamshed asegura que desde el primer día en que ganó las primarias, el equipo de Colau ha buscado su dimisión. “Me ofrecieron incluso una subvención para mi asociación a cambio de mi renuncia”, explica. Jamshed asegura que otra de las opciones que se le plantearon fue reducir su dedicación completa a media jornada, algo a lo que ella se negó.

Visiblemente molesta, Jamshed explica que durante esta semana acudirá tanto a S.O.S Racismo como al Síndic de Greuges (el defensor del pueblo en Cataluña) para contar su caso. En BComú niegan “rotundamente” las acusaciones de racismo y desmienten que le ofrecieran a Jamshed una subvención a cambio de su cargo.

Elegida por los vecinos

Jamshed era la única consejera de Ciutat Vella elegida por sus vecinos. De todos los consejeros de distrito que hay en cada barrio, BComú permitió que uno de ellos se eligiera a través de unas primarias que se celebraron el pasado marzo, dos meses antes de las elecciones municipales.

Jamshed accedió a su cargo gracias a estas primarias. En su barrio obtuvo 504 votos que representaron el 58’20% de los sufragios emitidos. Jamshed obtuvo muchos más votos que cualquier otro consejero de distrito elegido por esta vía. El segundo que obtuvo más apoyo ciudadano, el consejero de l’Eixample Francesc Magrinyà, obtuvo 266 votos que representaron el 43,61% de las papeletas. Otros accedieron al cargo con sólo 60 votos, como el consejero de distrito de Les Corts, Albert Pérez.

Cada distrito tiene un pleno formado por un presidente, un edil y los consejeros de distrito. Una de las principales tareas de estos consejeros de barrio es, según explican en BComú, “la relación con el tejido asociativo y el conocimiento del territorio”. También se encargan de ejercer de “enlace entre la calle y lo que pasa dentro de la institución” y de “procurar abrir las puertas de la institución para que la política del distrito sea plural”. Jamshed se dedicaba a tiempo completo a su tarea de consejera de distrito y percibía por su trabajo 1.800 euros netos al mes en 14 pagas anuales.

Una líder vecinal en Ciutat Vella

Jamshed, que regenta una agencia de viajes en la calle Hospital del Raval, es un referente en el movimiento vecinal de ese barrio barcelonés. Durante la última década se ha erigido como una de las principales luchadoras contra las limitaciones a las que se enfrentan las mujeres paquistaníes en Barcelona. En diversas ocasiones ha denunciado la diferencia entre la libertad de movimiento de la que gozan los hombres paquistaníes y el miedo a estar en espacios públicos que tienen las mujeres de la misma nacionalidad.

Jamshed fundó en mayo de 2005 la Asociación Cultural Educativa y Social de Mujeres Paquistaníes (ACESOP), una ONG que trabaja para mejorar la integración y la calidad de vida de las mujeres paquistaníes que viven en Barcelona. Al frente de esta asociación ha promovido todo tipo de actividades para mujeres paquistaníes que hasta la fecha parecían tabú para este colectivo: desde ir al gimnasio hasta la piscina, pasando por cursos de cocina y costura, clases de catalán o asesorías en temas fiscales y legales. Su trabajo a favor de la integración le ha valido la medalla de bronce de los Mossos d’Esquadra, entre otros reconocimientos, así como la participación en numerosas conferencias y seminarios.

Jamshed también fue vicepresidenta y miembro del Consejo Municipal de Inmigración de Barcelona y secretaria de la Plataforma para la igualdad entre hombres y mujeres musulmanas. Según su relato, llegó a Madrid hace 19 años, se doctoró en Ciencias Químicas en la Universidad Complutense y al cabo de 5 años se mudó a Barcelona, donde ha vivido durante los últimos 14 años.