Investidura en Cataluña

La oposición lamenta el "cordón sanitario" que crea el nuevo Govern

Inés Arrimadas acusa a Puigdemont de aislar a los grupos que representan el 52% de los votos

Inés Arrimadas durante su intervención en la tribuna parlamentaria

Inés Arrimadas durante su intervención en la tribuna parlamentaria Efe

La líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas, ha lamentado el "cordón sanitario" que crea el nuevo gobierno de Carles Puigdemont alrededor de "los grupos que representan el 52% de la población". La líder de Ciudadanos en el Parlamento catalán se ha inspirado en la frase de Artur Mas sobre cómo las urnas "se han tenido que corregir a través de la negociación”. Mas se refirió a la falta de estabilidad parlamentaria que tenía un gobierno de Junts pel Sí antes de que la CUP les concediera su apoyo. El acuerdo hace que la oposición no pueda imponerse en ninguna votación sobre asuntos independentistas o que puedan hacer peligrar el gobierno.

Todos los candidatos de la oposición han hecho referencia a esa expresión de Mas y a la división que implica en la sociedad catalana. Miquel Iceta, líder del PSC, ha bromeado sobre la petición expresa de "poner las urnas" que se le hacía al presidente Mas cuando se pedía un referéndum y, en cambio, esta vez, parecían pedirle: "Presidente, antes de poner las urnas, haga lo que pueda". Los resultados que obtuvieron los partidos independentistas hubieran sido difíciles de repetir en unas nuevas elecciones en marzo. 

Arrimadas ha recordado a Mas que cada vez que ha convocado elecciones desde 2012, su partido ha perdido apoyo. Era lógico, según ese planteamiento, que ahora la evitara como fuera. La líder de Ciudadanos ha insistido en la falta de debate sobre la corrupción en Convergencia Democrática. Ha sido la diputada que más ha destacado la falta de un acuerdo o propuesta para que los partidos y el gobierno catalanes sean más transparentes.

El líder de Catalunya Sí Que Es Pot, Lluís Rabell, ha dicho que "la ruptura unilateral no es solo ilegal, no es ni legítima, es una fanfarronada que nadie se cree" y que solo sirve para "ganar tiempo y lanzar la pelota adelante". Rabell ha acusado al nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de "iluso".

En su respuesta parlamentaria, Puigdemont ha contestado con humor y gracia, pero no ha abordado ninguno de los puntos sustanciales sobre cómo cree que va a lograr desarrollar una declaración que el Tribunal Constitucional ha tumbado. Puigdemont ha dicho solo que el Parlamento catalán es soberano, pero no ha aclarado cómo piensa lograr que esas leyes se cumplan sin que haya respuestas por parte del gobierno central. Es un ámbito todavía desconocido y que dependerá más del gobierno de España que de los debates dentro del Parlamento catalán.