Cataluña

Artur Mas abronca a la CUP y descarta dar un paso atrás

El president advierte de que si los anticapitalistas no mueven ficha firmará el lunes el decreto de convocatoria de nuevas elecciones para el 6 de marzo. 

Artur Mas, durante la reunión semana del Govern.

Artur Mas, durante la reunión semana del Govern. Reuters

Por dignidad y por eficiencia. El president en funciones de la Generalitat, Artur Mas, ha justificado con estos dos motivos su negativa a dar un paso atrás y permitir que la CUP vote un candidato alternativo a la presidencia. "La mitad de la CUP no puede pretender que se impongan sus condiciones", ha explicado Mas en una concurrida rueda de prensa en la Generalitat. Si durante los próximos días la formación asamblearia no mueve ficha, el presidente firmará el decreto de convocatoria de nuevas elecciones el lunes por la mañana, tal y como marca la ley.

Mas ha cargado duramente contra la CUP y ha señalado que su decisión del domingo de no investirle es un "error de proporciones gigantescas". El president en funciones ha pedido perdón por haber confiado en "el sentido de país" de la formación asamblearia. "No quieren admitir que convertir Cataluña en un Estado requiere sumar y no restar".

Mas ha querido destacar todos los ofrecimientos que Junts pel Sí (JxS) ha hecho a la CUP durante estos tres meses. Ha enumerado las principales ofertas realizadas y ha afeado a la formación anticapitalista que haya rechazado cada nueva propuesta planteada. "Se ha comprobado que lo que impera es el espíritu revolucionario y a la contra de casi todo", ha explicado. "JxS se ha movido mucho y en todos los temas importantes".

Mas ha confirmado que JxS no presentará ninguna oferta alternativa y ha emplazado a la CUP a solucionar el bloqueo. "Hasta el lunes hay tiempo", ha afirmado. Mas, no obstante, no se ha mostrado confiado en que la formación anticapitalista mueva ficha. "Después de la decisión de domingo, tengo menos esperanza".

Sin paso atrás

"No se puede cambiar la estrategia de JxS después de haber hecho tantos ofrecimientos", ha contestado Mas cuando se le ha preguntado porque no daba un paso atrás y permitía una investidura alternativa. Según el president en funciones, ceder ante los diputados de la CUP implicaría "mandar el proceso soberanista al garete". Mas cree que la única manera de salvar el proceso soberanista es su transversalidad y la inclusión, no el veto. "Sólo con la gente que quiere la revolución de las superizquierdas no llegaremos ni a la esquina".

La otra razón esgrimida por Mas para no ceder ante la formación asamblearia ha sido la dignidad. "La presidencia de la Generalitat no puede ser una subasta de pescado", ha explicado. El president, además, ha hecho hincapié en la división que impera en la CUP y ha recordado que la mitad del partido era partidario de investirle. Mas ha hablado de "la mitad de la CUP" en diversas ocasiones cuando se refería al veto que ha ejercido la formacion a su presidencia. También ha destacado la dimisión del cabeza de lista, Antonio Baños, después de la decisión del domingo. "Si Baños ha renunciado significa que una parte muy relevante de la CUP no está de acuerdo con la última decisión".

Los periodistas también han recordado a Mas las palabras de noviembre de 2014 en las que él propuso una lista "sin personalismos" en las que Mas podría ir tanto el primero como el último en la lista. "Esas declaraciones se enmarcan en el contexto de hacer una lista para las elecciones", ha respondido. "Cuando lo dije fue para hacer JxS, no para formar un Gobierno o llegar a un acuerdo con la CUP".

Mas también ha explicado que el actual Govern en funciones pondrá en marcha el plan de choque ofrecido a la CUP durante las negociaciones. “Nuestra sensibilidad social también es muy alta”, ha explicado,.

Elecciones el 6 de marzo

Después de los reproches vertidos a la CUP, parece imposible que se pueda llegar a un acuerdo antes del lunes. El president ha confirmado que, en caso de que se firme el decreto de convocatoria, lo más probable es que estos nuevos comicios autonómicos se celebren el 6 de marzo.

Artur Mas no ha querido confirmar si se presentará de nuevo a unos nuevos comicios. Tampoco ha querido pronunciarse sobre si se repetirá la coalición con ERC. Cuestionado por si se presentarán con un programa igual de rupturista, ha contestado que esto dependerá de las coaliciones que se formen. "No es lo mismo que cada uno vaya por separado o reeditar una gran plataforma electoral en la que estemos casi todos".