Nochevieja

Las 12 curiosidades que no sabías sobre el reloj de la Puerta del Sol

En 2016, cumplirá 150 años. Su precisión es muy alta, sus mecanismos hacen que sólo se retrase cuatro segundos al mes.

El interior del reloj de la Puerta del Sol.

El interior del reloj de la Puerta del Sol.

  1. Nochevieja
  2. Puerta del Sol
  3. Madrid
  4. Navidad
  5. Fiestas populares
  6. Relojes

Es el reloj más famoso de España. Y cada 31 de diciembre es el centro de todas las miradas. El reloj de la Puerta de Sol está de celebración. En 2016, cumplirá 150 años. Fue inaugurado un 19 de noviembre de 1866. ¿O no? Te contamos 12 curiosidades que no sabías sobre el protagonista de las campanadas.

1. El origen es anterior: 1854

Antes de su existencia, el reloj más famoso de Madrid estaba en la Iglesia del Buen Suceso, ubicada en el espacio que ocupa actualmente la tienda de Apple. Cuando en 1854 se derriba el templo, la ciudad decidió colocar un nuevo reloj en la parte superior del entonces Edificio de Gobernación, la Real Casa de Correos hoy sede de la Comunidad de Madrid. El reloj contaba con tres esferas y fue fabricado por Tomás de Miguel, pero su precisión era muy pobre. Cuentan algunas crónicas que a veces mostraba una hora diferente en cada una de las esferas.

2. El relojero de Regent Street

El Ayuntamiento contactó con el relojero español José Rodríguez Losada, que tenía una tienda en el 105 de Regent Street en Londres. Rodríguez Losada fabricó más de 6.000 relojes durante toda su vida. Pero el de la Puerta del Sol es su obra más reconocida. Rodríguez Losada no cobró por su trabajo y regaló la maquinaria del nuevo reloj a la ciudad.

3. Un liberal exiliado

Rodríguez Losada era de León pero tuvo que exiliarse a Londres tras participar en una conspiración liberal en 1823 contra el rey Fernando VII. Cuentan que en la trastienda de Regent Street coincidían intelectuales españoles también emigrados como Zorrilla.

4. Inaugurado por la reina Isabel II

El reloj de la Puerta del Sol, tal y como lo conocemos hoy en día, tardó en construirse aproximadamente tres años. Fue inaugurado un 19 de noviembre de 1866 por la reina Isabel II como conmemoración de su cumpleaños.

5. Se retrasa cuatro segundos al mes

La precisión de este reloj es muy alta. Sus mecanismos hacen que sólo se retrase cuatro segundos al mes. Cuenta con una maquinaria fácilmente desmontable. Cualquiera de sus piezas se puede desarmar por separado sin necesidad de tener que desmontar el reloj. El péndulo del reloj mide tres metros y tarda dos segundos en realizar su recorrido

6. La bola tarda 28 segundos en bajar

Entre las curiosidades del funcionamiento del reloj durante las campanadas destaca que 28 segundos antes de la media noche se produce el descenso de la gran bola que indica que el año está a punto de terminar. Después llegan los confusos cuartos y finalmente las campanadas. Hay tres segundos entre campanada y campanada.

                        Vídeo 360º. Pinche sobre la foto

7. Una pesa cayó al despacho del Gobernador

¿Se imaginan que una pesa del reloj cayera en el despacho de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes? Algo parecido sucedió en 1928, cuando se desprendió una de las pesas y traspasó el suelo hasta llegar al despacho principal del Gobernador. Varias esferas del reloj sufrieron daños durante los bombardeos de la Guerra Civil.

8. Venezuela quiso comprarlo

En el año 1952, el Gobierno de Venezuela, a través de su embajador en España, hizo una propuesta al Ayuntamiento de Madrid para comprar el reloj. No se llegó a un acuerdo y se quedó en Madrid.

9. Las campanadas, en la primera película sonora

Las campanadas del reloj, las mismas que dan la bienvenida al nuevo año cada 31 de diciembre, pueden escucharse en la película El misterio de la Puerta del Sol, de 1929. Esta cinta está considerada la primera película sonora de la historia del cine español.

10. La tradición de Nochevieja

Hay recortes de prensa de 1897 que hablan de la costumbre madrileña de comer doce uvas al dar las doce horas en el reloj. Pero todo parece indicar que la tradición comenzó en 1909 cuando se produjo una gran cosecha de uvas en el país y un inusitado aumento del consumo. Como agradecimiento, los agricultores se plantaron en la Puerta del Sol y comenzaron a regalar racimos de uvas a todos los asistentes que acudían a la zona para celebrar el Año Nuevo. La leyenda cuenta que alguien tuvo la idea de tomar una uva por cada campanada del reloj de Gobernación.

11. Alfonso XIII, entre la multitud

Entre las anécdotas de las celebraciones callejeras se encuentra la de 1930. El rey Alfonso XIII, de incógnito, celebró el nuevo año entre la multitud.

12. Televisadas desde 1962

Las primeras campanadas que se televisaron fueron en 1962. Desde ese momento nunca se han dejado de retransmitir. La Puerta del Sol y su reloj son protagonistas absolutos de los últimos y los primeros instantes de cada año.