Comunicado

Carmena evita valorar la querella de Manos Limpias contra ella y su marido

La alcaldesa de Madrid responde en el portal del Ayuntamiento tras las informaciones sobre la "posible existencia" de tres delitos.

Manuela Carmena y su esposo, Eduardo Leira, en el Palacio Real. / Angel de Antonio / Pool

Manuela Carmena y su esposo, Eduardo Leira, en el Palacio Real. / Angel de Antonio / Pool

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha respondido a las informaciones que anticipan los indicios de delito que un juzgado de Segovia apreció en su actividad y en la de su marido. A través de un comunicado, el Ayuntamiento de Madrid asegura que Carmena se enteró de la noticia a través de los medios, aunque no entra en ninguna valoración sobre la información, adelantada en primicia este martes por EL ESPAÑOL.

Según el texto, “los hechos que pueden extraerse de las informaciones periodísticas publicadas (…) son exactamente los mismos que ya fueron valorados con anterioridad por dos Juzgados de Instrucción de Madrid”. El Ayuntamiento de Madrid afirma que, en aquella ocasión, las causas “quedaron sobreseídas y archivadas las actuaciones sin condena ni reproche penal alguno”: “Se tramitaron dichas diligencias anteriores como consecuencia de las querellas presentadas por cuatro de los diecinueve trabajadores de la empresa i3 Consultores S.A. y por el abogado José Emilio Rodríguez Menéndez”, explica. En esta ocasión, la querella fue interpuesta por el sindicato de funcionarios Manos Limpias.

En el contenido de la querella se les atribuye a Manuela Carmena y a su marido, Eduardo Leira, supuestos delitos contra la Seguridad Social, contra los derechos de los trabajadores y de insolvencia punible. Una jueza de Segovia, apreciando “posible existencia” de estas infracciones, remitió la querella a los Juzgados de Instrucción de Madrid.

Manuela Carmena tenía previsto participar este miércoles en un acto de Podemos celebrado en la Universidad Complutense de Madrid. Sin embargo, la alcaldesa de Madrid rehuyó a los periodistas debido a “una junta de gobierno extraordinaria convocada a última hora”, según afirmó la concejal de Madrid Rita Maestre, que sustituyó a la alcaldesa en el evento.

Carmena prefirió valerse de la plataforma digital Madrid Versión Original, creada por el actual equipo de gobierno municipal, para responder a esta información.

Los hechos querellados

La querella advierte de la dación en pago a Carmena de una finca que era propiedad de su marido. Esta finca pasó a ser de pleno dominio de la alcaldesa de Madrid en octubre de 2011. Según el contenido del texto, existe una “fuga encubierta del capital y patrimonio perteneciente al señor Leira”.

La querella presentada por Manos Limpias se diferencia de la anterior en que también aprecia delitos contra la Seguridad Social y los trabajadores; concretamente, sobre cuatro empleados de Leira en la firma i3Consultores S.A.: “estaban dados de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos, emitiendo facturas por sus servicios (...)y, sin embargo, prestaban sus servicios como arquitectos colaboradores en el centro de trabajo de la empresa, con las herramientas que la empresa disponía, cumpliendo un horario de entrada y salida y bajo las órdenes del responsable de la misma, esto es, del señor Leira”.

Además, el marido de Carmena -siempre de acuerdo al contenido de la querella-, “hizo firmar a los referidos trabajadores el 1 de enero de 2010 un contrato innegociable en el cual se les reconocía una categoría inferior a la correspondiente a sus titulaciones (técnicos de cálculos) y un sueldo incluso por debajo de aquél que percibían como falsos autónomos”.

En agosto de 2010, los empleados dejaron de cobrar y, en marzo de 2011, emprendieron acciones legales. Las sentencias fueron favorables y el Juzgado de lo Social apremió el pago de la cantidad adeudada, 60.796 euros. En ese momento se constató “la falta de patrimonio y situación de insolvencia” de la empresa. La querella advierte que Leira “no tenía patrimonio ya que había traspasado todos sus bienes unos meses antes a su mujer, Manuela Carmena”, a la que Manos Limpias considera “cooperadora necesaria”.