ELECCIONES GENERALES 2015

La ensalada de siglas a la izquierda del PSOE

El proyecto de Alberto Garzón será el principal competidor de Podemos. Pero ambos compartirán listas en varias comunidades. 

Alberto Garzón y Pablo Iglesias no llegaron a un acuerdo.

Alberto Garzón y Pablo Iglesias no llegaron a un acuerdo.

La marcha de Beatriz Talegón de la plataforma que lideran Baltasar Garzón y Gaspar Llamazares es solo el penúltimo episodio en la pelea entre las diferentes corrientes políticas que se ubican a la izquierda del PSOE. Una vez que fracasó la confluencia entre Podemos e Izquierda Unida, ambas formaciones serán las grandes rivales en las urnas por un mismo espectro ideológico, sí, pero al mismo tiempo todo apunta a que compartirán candidaturas en varias comunidades autónomas como Galicia y Cataluña, aunque finalmente no en Valencia. Y también habrá otras opciones diferentes pero con similares principios. Una auténtica ensalada de siglas.

La tradicional fragmentación de la izquierda en España ha llegado al paroxismo en las últimas semanas. En primer lugar, a principios de octubre, el partido liderado por Pablo Iglesias y la coalición Unidad Popular que encabeza Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida, rompieron sus negociaciones. Unas negociaciones que mantenían desde después de las elecciones municipales y autonómicas. No hubo acuerdo y ambos se culparon, y aún se culpan, de haber frustrado la posibilidad de entenderse.

Listas comunes de Podemos e IU

Podemos y la coalición liderada por Izquierda Unida son las dos principales alternativas para el votante situado a la izquierda del PSOE. Y, paradójicamente, lo más probable es que en las próximas elecciones generales sean al mismo tiempo rivales y compañeros, en función de la circunscripción por donde se presenten. Fuentes de ambas formaciones aseguraban a EL ESPAÑOL este jueves que todo indicaba que ambas opciones electorales irán en las mismas candidaturas en al menos tres comunidades: Galicia, donde irían junto a las Mareas; Cataluña, de la mano ambos de Ada Colau y Barcelona en Común; y Valencia, donde compartirían plancha con Compromís. Finalmente, en este último caso Unidad Popular irá por libre. 

De hecho, este miércoles el propio Pablo Iglesias se refirió a la más que posible confluencia de su partido con otros grupos en Cataluña, Valencia y Galicia de cara a las elecciones generales. El secretario general de Podemos afirma ser optimista y dice estar convencido de que, al igual que la formación morada está siendo generosa, sus socios “lo van a ser también”. “Porque hay algo mucho más importante que cuestiones de partidos, nos estamos jugando el futuro del país, estamos hablando de unas elecciones que podemos ganar y salimos a ganar convencidos de que la altura de miras se va a imponer y vamos a tener una candidatura muy fuerte para las generales, también en la Comunidad Valenciana, como en Cataluña y Galicia”, agregó Iglesias.

En Galicia está casi cerrado un acuerdo entre las Mareas, Anova, Podemos e IU. A falta de que decidan el nombre con el que se presentan, parece claro que en esa comunidad no habrá papeleta de Podemos

Podemos pierde sus siglas

En la famosa asamblea de Vista Alegre, Podemos decidió que se presentaría a las generales con su propia marca en todas las circunscripciones. En algunas de ellas podría aparecer su nombre junto a otros en la papeleta electoral y en todo caso Podemos siempre iría en primer lugar. Sin embargo, con el paso del tiempo Iglesias, Errejón y el resto de dirigentes han tenido que ceder a las pretensiones de sus socios. El plazo para presentar coaliciones expira este viernes a las 23.59 horas. Y los pactos están perfilados y a punto de cerrarse. Así, por ejemplo, en Galicia está casi hecho un acuerdo entre las Mareas, Anova, Podemos e IU. A falta de que decidan el nombre con el que se presentan -parece que será 'En marea'-, está claro que en esa comunidad no habrá papeleta de Podemos en las urnas.

En Cataluña, la coalición liderada por Ada Colau también ha doblado el pulso a Iglesias y, de hecho, su candidatura se llamará “En Comú Podem-Podem En Comú” y en las papeletas aparecerán los logos de ambos socios. Por último, en Valencia está claro que Compromís y Podemos irán de la mano y se negoció contrarreloj para que Unidad Popular/IU entrase también en esa plancha, pero no hubo acuerdo.

En suma y por paradójico que parezca, Podemos y Unidad Popular/Izquierda Unida compartirán planchas electorales en varias comunidades. Y, sin embargo, en la mayoría de regiones pelearán entre sí por el mismo espacio político. Para ello, todos han buscado apoyos entre formaciones afines. Por un lado, las bases de Equo decidieron por la mínima sumarse a Podemos. En Unidad Popular han conseguido el apoyo de Alternativa Socialista, Chunta Aragonesista y Decide en Común, el partido de Alberto Sotillos, un ex del PSOE.

No obstante, las candidaturas de Pablo Iglesias y Alberto Garzón son las más fuertes y visibles, pero no son las únicas posibilidades a la izquierda del PSOE.

Llamazares y Garzón en Por la Izquierda

El pasado 30 de septiembre se presentó la génesis de una coalición de izquierdas para el 20-D. Tres rostros eran sus creadores: el fundador de Izquierda Abierta, Gaspar Llamazares, que dejaría IU; el juez Baltasar Garzón, impulsor a su vez de la plataforma Convivencia Cívica; y la ex del PSOE y líder de Somos Izquierda, Beatriz Talegón. Los tres anunciaron que concurrirían coaligados en las elecciones generales. El partido iba a llamarse La Izquierda. Y sus portavoces oficiosos no descartaban unirse a Podemos y/o IU.

Talegón dice que Baltasar Garzón y Gaspar Llamazares “me iban a utilizar para robar votos a Alberto Garzón”

Sin embargo, este lunes trascendió que Talegón había decidido abandonar a sus efímeros compañeros de viaje. Y lo hizo, según ella, porque Baltasar Garzón y Gaspar Llamazares “me iban a utilizar para robar votos a Alberto Garzón”. A su juicio, ambos “dicen defender la unidad pero solo quieren destrozarlo todo”. Según la ex del PSOE, ahora ella y su corriente de Somos Izquierda trabajarán para crear una alternativa viable dentro de cuatro años.

Pese a la espantada de Talegón, sus excompañeros siguen adelante. Han registrado el partido Por la Izquierda ante la Junta Electoral y, según un comunicado recogido por Efe, continuarán con su objetivo de buscar la confluencia con otras formaciones. Dicen que siempre han buscado apartarse de “cualquier tinte personalista” y ofrecen su espacio para trabajar por la unidad también después de los próximos comicios. Junto a Llamazares y el juez hay otras formaciones minoritarias como Compromiso Socialista, Ezkerra-Berdeak, Los Verdes, Gira Madrid-Los Verdes, Nova Esquerda Socialista Gallega y Unión de Izquierda Socialista de Aragón.

En definitiva, la izquierda del PSOE concurre a las elecciones generales dividida y enfrentada, sí, pero también unida en algunos lugares. Solo los votos terminarán por aclarar este complejo mapa de siglas.