Regulación de las sedaciones

Acceden a retirar el soporte vital a una menor terminal

Los padres de Andrea pedían una sedación para su hija, ingresada desde hace cuatro meses en el Hospital Clínico de Santiago

  1. Enfermedades terminales
  2. Muerte digna
  3. Sedación
  4. Medicina
  5. Enfermedades
  6. Santiago de Compostela
  7. Galicia
  8. Sanidad

Los pediatras del Hospital Clínico de Santiago han decidido finalmente retirar la alimentación artificial a Andrea, la niña afectada por una enfermedad incurable para quien sus padres pedían una sedación que hiciese menos penosa su agonía, según ha anunciado hoy su abogado.

“La cordura se ha impuesto”, ha indicado el letrado Sergio Campos en declaraciones recogidas por Europa Press, satisfecho por un cambio de criterio que llega cuatro meses después del ingreso hospitalario de la menor, de 12 años de edad. La niña dejará de recibir el tratamiento nutritivo y será sedada, lo que derivará finalmente en un fallecimiento que puede tardar “dos, cuatro, ocho o 30 días”, en palabras del jurista, quien espera ahora un fin “dulce, un poco más fácil que la vida que ha tenido”.

Fueron los padres de Andrea, que padece una enfermedad neurológica crónica e incurable, quienes solicitaron públicamente una muerte digna para su hija, después de que el servicio de pediatría del hospital se negase a retirar la alimentación artificial a la niña, a pesar de que un informe del Comité de Ética Asistencial, dependiente de la Xunta, recomendaba precisamente esta medida.

Un auto judicial de junio avaló la alimentación artificial, pero al mismo tiempo pedía tener en cuenta la opinión del comité ético, que entonces todavía no había emitido su informe. Una vez redactado, el servicio de pediatría mantuvo su criterio inicial hasta que la protesta de los padres, que estos llevaron ante los medios de comunicación, llevó a sus integrantes a pedir de nuevo la opinión del juzgado el pasado jueves. Esta misma tarde ha decidido modificar su criterio, un cambio en el que Campos “sospecha” que ha influido las últimas decisiones del juez, que solicitó el expediente clínico completo de la menor y pidió para ella un reconocimiento forense.

La regulación de las sedaciones en enfermos terminales en Galicia viene recogida en una flamante ley, vigente desde agosto, sobre derechos y garantías de la dignidad de las personas enfermas terminales. Su articulado permite retirar la alimentación artificial, pero exige interpretar lo que llama “dolor desmesurado”, el punto fundamental de la controversia.

El caso de Andrea ha vuelto a poner de actualidad la regulación sobre los cuidados paliativos. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, fue un paso más allá y propuso abrir un debate para regular la eutanasia activa, lo que implicaría despenalizar la asistencia a un enfermo cuya vida no corre peligro. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (PP), criticó la oportunidad del comentario en una situación “dramática” y reclamó esperar a la decisión judicial.