HACIA EL 26-J

Abrazos, sudores y "Cubazuela": la hilarante versión del debate entre Iglesias y Rivera en la Red

En la jungla. Las salidas de tono de Iglesias y Rivera han hecho pasar un buen rato a quienes seguían el cara a cara.

Rajoy se asoma al cara a cara.

Rajoy se asoma al cara a cara. Twitter

  1. Pablo Iglesias
  2. Albert Rivera
  3. Jordi Évole
  4. Debates electorales

La expectación era grande en la Red por el 'Partido de vuelta', calentada por el agarrón en Twitter entre sus protagonistas y por las promos en las que las que Albert Rivera sacaba dobles sentidos políticos a las expresiones "madurar" y "sonar a chino". El enfrentamiento subido de tono ha dejado ocasiones para todos los gustos de hacer bromas y montajes. Estos son los hitos de la noche:

La muerte del espíritu del 'Tío Cuco'

Lejos ha quedado ya la relativa cordialidad del primer cara a cara entre Albert Rivera y Pablo Iglesias en el bar del 'Tío Cuco', en que el líder de Ciudadanos aseguraba que "no iba a atacar con Venezuela" y el de Podemos llegaba a decir que "si seguían así deberían ir juntos a las elecciones". Pese a su compromiso de guardar las formas, fue un debate bronco y arisco, con múltiples interrupciones. Los tuiteros se divertían llamando a la calma.

Abrazos para todos

"Vosotros vais a Grecia para abrazaros con Tsipras, nosotros para abrazar a niños refugiados" acusó en un tenso momento Rivera a Iglesias. La dialéctica sobre quién abraza más a quién fue interpretada como un intento de hacer demagogia electoralista.

"Cubazuela del Norte"

Esta amalgama de regímenes fue lo que utilizó Pablo Iglesias para burlarse de los ataques de Albert Rivera a cuenta de su relación y de la de miembros de su partido con gobiernos izquierdistas de Latinoamérica. La nueva nación inventada por el líder de Podemos causo furor en la Red, en donde Corea del Norte ya es una popular fuente de chistes a cuenta de su excéntrico y rollizo dictador.

Otro momento muy comentado fue la insistencia de Rivera en interrogar a Iglesias sobre si iba a responder a la investigación de la Asamblea Nacional de Venezuela sobre los presuntos pagos irregulares que habría recibido su formación por parte del régimen chavista. "¿Vas a ir?", repitió sin tregua.

Sudando la gota gorda

A Albert Rivera le pasó una mala jugada el vestuario. A medida que se calentaba el debate los goterones de sudor del líder de Ciudadanos eran imposibles de disimular.

Jordi Évole, "campovidalizado"

La agresividad de los dos invitados hizo que que el moderador quedara en segundo plano y limitado para intervenir, lo que a muchos le recordó cuando a Manuel Campo Vidal se le fue de las manos el cara a cara entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy.

El tuit de la noche, sin embargo, brilló por su ausencia. Rivera acusó a Iglesias de llamar "criminal" a Amancio Ortega en Twitter, cosa que él negó en rotundo. Una rápida búsqueda hubiera demostrado sin embargo que el líder de Podemos sí que atacó al fundador de Inditex, tratándole de "terrorista". Que Évole, experto en comprobaciones, no hiciera una búsqueda para aclararlo en el momento ha sido visto como un borrón.