Juegos Olímpicos 2016

La policía brasileña no se cree el relato del atraco a Ryan Lochte

Los nadadores dieron versiones diferentes y habrían sido vistos en un barrio conflictivo. Agentes registran apartamentos de la Villa Olímpica y requisan pasaportes para prohibir su salida del país.

Ryan Lochte tras una competición en los Juegos.

Ryan Lochte tras una competición en los Juegos. Reuters

  1. Juegos Olímpicos 2016
  2. Río de Janeiro
  3. Atracos
  4. Ryan Lochte

Los testimonios de los nadadores implicados son contradictorios y hay cámaras que registraron la entrada tranquila de Ryan Lochte y tres compañeros del equipo estadounidense de natación (con sus efectos personales encima) en la madrugada del pasado domingo: casi a las siete de la mañana, no a las cuatro, como afirmaron al principio. Es decir, todo apunta a que el relato sobre cómo fueron atracados por hombres armados (y disfrazados de policías) que interceptaron el taxi en el que regresaban de una noche en Río a la Villa Olímpica es mentira. Por si fuese, poco la policía no encuentra ni siquiera al taxista que presuntamente les llevaba ese día.

Keyla Blanc, una juez brasileña prohibió el miércoles la salida del país de los nadadores estadounidenses Ryan Lochte y James Feigen, mientras investiga las circunstancias del supuesto asalto. La policía acudió a la Villa Olímpica y conversó con el jefe de seguridad del Comité Olímpico estadounidense, pero no logró nuevas pistas para la investigación. De acuerdo con el diario O Globo, el responsable de seguridad le habría explicado que Feigem está en un hotel y que desconoce su paradero. A estas horas nadie en la Villa Olímpica confirmaba si los nadadores habían abanadonado del país antes de tomarse esa medida judicial.

Los rumores entre la prensa brasileña (señaladamente O Globo y la revista Veja, que han informado detalladamente sobre el asunto) es que los deportistas acudieron a un barrio relativamente conflictivo frecuentado por prostitutas, donde habría surgido algún tipo de incidente. Un agente de policía con conocimiento del caso afirmó a The Associated Press que la policía no logra hallar al taxista ni a testigo alguno de los hechos.

El abogado de Lochte, Jeff Ostrow, mantiene que no hay dudas acerca de la realidad del atraco y que Lochte contrató seguridad privada durante 24 horas al día tras el incidente. El nadador preparaba su regreso inminente a Estados Unidos, pero depende ahora de la evolución de una investigación en curso.