Caso Messi

Messi y su padre, condenados a 21 meses de cárcel por fraude fiscal

La Audiencia de Barcelona castiga al jugador del Barcelona y a su progenitor por defraudar a Hacienda 4,1 millones de euros. El argentino no tendrá que ingresar en prisión porque la pena es inferior a dos años. 

Lionel Messi y su padre, Jorge Horacio Messi, en la sala de la Audiencia de Barcelona

Lionel Messi y su padre, Jorge Horacio Messi, en la sala de la Audiencia de Barcelona Efe

  1. Caso Messi
  2. Jorge Messi
  3. Lionel Messi
  4. Fraude fiscal

Leo Messi y su padre, Jorge Horacio Messi, han sido condenados por la Audiencia Nacional a 21 meses de cárcel por fraude fiscal al no haber pagado en España los impuestos por los ingresos percibidos por los derechos de imagen del jugador. Ambos fueron juzgados en junio por defraudar a Hacienda 4'1 millones entre 2007 y 2009.

Esta condena no implicaría la entrada en prisión del astro argentino porque la pena no supera los dos años y el jugador no tiene antecedentes penales. Dicha sentencia, que ha sido notificada tanto a Messi como a su padre, ha sido recurrida ante el Tribunal Supremo.

Aun así, será el juez el encargado de decretar si entra en prisión. De hecho, los abogados del jugador deberán comunicar la petición a los magistrados para evitarlo. Hace dos años, la Audiencia Provincial de Málaga desestimó el recurso de Isabel Pantoja (condenada a dos años) y ella acabó en la cárcel.  

Para intentar evitar la pena, los abogados del futbolista argentino aludieron que a Messi sólo le interesaba el fútbol y era completamente ajeno a sus finanzas, que las llevaba su padre. Pero finalmente no consiguieron evitar la condena. 

¿POR QUÉ SE LE CONDENA?

La sentencia de la Audiencia Provincial indica que la condena responde a que "la obtención de dichos ingresos fue ocultada a la Hacienda Pública de nuestro país mediante una estrategia puesta en práctica a comienzos del año 2005, consistente en crear la apariencia de cesión de los derechos de imagen del jugador a sociedades radicadas en países cuya legislación tributaria permitía la opacidad, tanto sobre la existencia de aquéllas como de la identidad de sus socios y la realidad de sus operaciones".

El juez, a su vez, también argumenta que de este modo "los ingresos obtenidos por el jugador" se trasladaban desde las "sociedades radicadas en países de legislación fiscal permisiva hasta los países de opacidad fiscal, sin someterse, por tanto, a la Administración Tributaria española". 

En dicha sentencia, además, el tribunal rebate la principal tesis esgrimida por la defensa del astro argentino, que alegó que desconocía por completo las decisiones que se tomaban en relación a la explotación de sus derechos de imagen, ya que se limitaba a jugar al fútbol y las decisiones las tomaban sus abogados y él nunca preguntó nada porque se fiaba de su padre, que es quien le gestiona el patrimonio.

"El desconocimiento evitable, derivado de la indiferencia, no es un error, y no puede provocar una descarga de la responsabilidad. No puede errar aquél que no tiene interés en conocer", remarca la sentencia.

En este sentido, el tribunal concluye que Messi optó por una "ignorancia deliberada" al evitar tener información que estaba a su alcance, por "medios fiables, rápidos y ordinarios" y advierte de que su desconocimiento del derecho fiscal no le exime de comprender algunos aspectos "desproporcionados", como que en los años 2007 y 2009 la declaración del IRPF le saliera a devolver.

"Cuando se aprecia una indiferencia tan grave como la que nos ocupa, ya que, a pesar de todas las circunstancias y oportunidades que tuvo el jugador de conocer cómo se gestionaban sus derechos, no lo hizo, no cabe sino considerar que se ha actuado con dolo (voluntad deliberada de cometer delito)... con la consciencia de que se va a realizar un acto ilícito", remarca la sentencia.

El tribunal recrimina a Messi que optara por esa "indiferencia" pese a que existía una "sospecha justificada" sobre la licitud del método utilizado para gestionar sus ingresos, a través de sociedades interpuestas en las que era el único socio, en países con una fiscalidad laxa y "dejando de leer sistemáticamente todos y cada uno de los contratos que fue firmando a lo largo de esos años".

LA DECISIÓN DE 21 MESES

El ministerio público consideró que el jugador se limitaba a intervenir bajo las indicaciones de su padre, para quien se reclamaron 18 meses de cárcel. Sin embargo, la Abogacía del Estado, que representa a la Agencia Tribuaria, solicitó 22 meses y 15 días de prisión para cada uno de ellos. Y, finalmente, han sido 21 meses a los que ha sido condenado el astro argentino por la Audiencia de Barcelona. 

La familia Messi ya depositó en su día cinco millones de euros en el juzgado y se habría puesto al corriente todos sus pagos con Hacienda, según declararon. 

DESGLOSE DE LAS CANTIDADES

El Tribunal de la sección número ocho de la Audiencia de Barcelona, además, impone al cinco veces ganador del Balón de Oro una multa de dos millones de euros por defraudar a Hacienda, en relación al IRPF. Y la mencionada condena de 21 meses. 

Leo Messi:

Defraudación en relación al IRPF del ejercicio de 2007: pena de 7 meses de prisión y multa de 532.313,31€

Defraudación en relación al IRPF del ejercicio de 2008: pena de 7 meses de prisión y multa de 792.300,54€

Defraudación en relación al IRPF del ejercicio de 2009: pena de 7 meses de prisión y multa de 768.387,70€

Jorge Messi: 

Defraudación en relación al IRPF del ejercicio de 2007: pena de 7 meses de prisión y multa de 532.313,31€

Defraudación en relación al IRPF del ejercicio de 2007: pena de 7 meses de prisión y multa de 532.313,31€

Defraudación en relación al IRPF del ejercicio de 2007: pena de 7 meses de prisión y multa de 532.313,31€