Eurocopa

Bale disputa el trono de Cristiano

Llamado a sucederle como icono en el Real Madrid, el duelo entre el ‘crack’ galés y Ronaldo rubrica la primera semifinal de una Eurocopa sin grandes estrellas. Una victoria galesa le acercaría mucho al Balón de Oro.

Bale disputa el trono de Cristiano

Bale disputa el trono de Cristiano

Gareth Bale nunca le ha ganado un partido a Cristiano Ronaldo. Se enfrentó cinco veces al ‘crack’ portugués con su anterior club, el Tottenham Hotspurs: primero frente al Manchester United y después frente al que terminaría siendo su club, el Real Madrid. Este miércoles, en Lyon (21.00 horas, Telecinco), la estrella galesa tiene la posibilidad de conducir a su selección a una final inconcebible hace unas semanas y de equipararse definitivamente con Ronaldo, a quien está llamado a suceder tanto en la galaxia del Real Madrid como incluso en la consideración de mejor futbolista europeo. De hecho, una eventual victoria galesa en la Eurocopa aproximaría seriamente a Bale al próximo Balón de Oro,en la mira del portugués tras la conquista de la Champions League.

La inevitable rivalidad entre ambas estrellas salpimenta una semifinal inesperada entre un sueño que no termina (el de Gales, debutante en el torneo) y una selección obligada a justificar su prestigio tras haber alcanzado la ronda sin una sola victoria en noventa minutos. Ambas selecciones disminuyen la importancia del duelo personal entre ambos madridistas, dueños de una oportunidad dorada para alcanzar una final que hace sólo tres semanas parecía utópica y, en paralelo, de añadir el galardón de mejor jugador de un torneo huérfano de actuaciones descollantes.

Último entrenamiento de Gales

Último entrenamiento de Gales Efe

Cristiano, por culpa de dos prórrogas, llega al partido de la semifinal con 67 minutos más en sus piernas que Bale. Para compensar, el jefe de los ‘Dragones’ arrastra sobrecargas musculares que le apartaron de los entrenamientos hasta el martes. Su participación en el partido, no obstante, es segura.

Vigente Balón de Oro y de discreto rendimiento hasta ahora (salvo en el partido contra Hungría), Ronaldo -31 años- arriesga bastante más que su compañero -26- este miércoles en Lyon. Ha jugado todos los minutos de la Eurocopa y ha marcado dos goles,  pero ha pasado casi desapercibido en los dos últimos encuentros: Renato Sanches o (sobre todo) Pepe han sido los jugadores decisivos en un equipo que acumula ya cuatro semifinales europeas – aunque nunca ha ganado el campeonato – y volvería fracasado a Lisboa en caso de derrota frente a una selección novicia. No hay precedentes oficiales entre ambos países, y el último amistoso Portugal-Gales se jugó hace 16 años.

Pepe, el mejor aliado de Ronaldo

El seleccionador luso, Fernando Santos, se defiende insistentemente de las críticas al juego de su equipo repitiendo que prefiere jugar "feo" (“ser feo”) y seguir en el torneo que lo contrario. Contra Gales no podrá contar con William Carvalho, suspendido por acumulación de tarjetas amarillas; alineará muy probablemente de inicio a Danilo. La clave de la jornada previa en Portugal es la condición física de Pepe, uno de los mejores futbolistas del torneo, que se ha perdido dos entrenamientos esta semana por precaución. Santos sí podrá contar en cambio con André Gomes y Raphael Guerreiro, que se perdieron los cuartos de final por problemas físicos.

Bale, posible ‘MVP’ del torneo

Bale, que ha marcado tres goles hasta ahora en la Euro, compite con Griezmann y Payet por el ‘MVP’ de un torneo que ya puede calificarse de futbolísticamente decepcionante, animado por el brío de debutantes menores con actuaciones sobresalientes (Gales, Islandia, Irlanda del Norte). Una victoria contra Portugal le aseguraría prácticamente la distinción. Con la tranquilidad de la vuelta a los entrenamientos de Bale y la duda de Edwards, Gales prepara el encuentro con dos relevantes bajas por sanción: Aaron Ramsey (un puntal en la medular) y Ben Davis. Para sustituir al centrocampista del Arsenal la posibilidad más probable Jonny Williams; para reemplazar al zaguero del Tottenham es James Collins el escogido.

Un premio adicional para el ganador

La selección que venza el miércoles aspira a una gratificación ulterior: jugar la Copa de Confederaciones que se disputará en Rusia el próximo verano. Para ello, sólo debe ocurrir que Alemania (actual campeón del mundo) supere a Francia en la semifinal del jueves.

El partido enfrentará además a dos grandes revelaciones del torneo: Renato Sanches, reciente adquisición del Bayern de Múnich a los 18 años, y Hal Robson-Kanu, que abandonará seguro el Reading este verano. Sin embargo, el foco está en el posible inicio de un recambio definitivo en la cima del fútbol europeo. Bale ya no repite como un loro que Cristiano es el mejor futbolista del mundo. El martes le preguntaron si se consideraba superior a su compañero de club. El galés fue elegante, pero cambió de discurso: “No soy yo quién debe decir si soy mejor”.

Hostigado por sus actitudes fuera del campo y en entredicho por su rendimiento dentro de él, Cristiano está a 90 minutos de una final soñada y muy cerca (a un gol) de batir el récord de Platini como máximo goleador de una Euro. Tanto como de ser destronado en el podio del fútbol europeo por un jugador que en el último año ha dado el salto definitivo hacia la élite, ya sin discusiones sobre si sus colosales aptitudes físicas están acompañadas de verdadero talento.

Alineaciones probables:

Portugal: Rui Patricio; C. Soares, Pepe, Fonte, Guerreiro; Renato Sanches, Danilo Pereira, Moutinho o Joao Mario, André Gomes; Nani, Ronaldo.

Gales: Hennessey; Chester, A. Williams, Collins; Gunter, Ledley, Allen, Taylor; J. Williams, Bale; Robson-Kanu.

Árbitro: Jonas Eriksson (Suecia)

Estadio: Parc Olympique Lyonnais