INTERNACIONAL

La mentira del “Fútbol para Todos” en Argentina

La iniciativa ha acabado con 12 dirigentes de la AFA y exministros procesados por supuesto fraude al Estado en el uso del dinero público.

Carlos Tévez celebra un gol con Boca Juniors.

Carlos Tévez celebra un gol con Boca Juniors. EFE

  1. Argentina
  2. Corrupción
  3. Fraudes
  4. Cristina Fernández de Kirchner
  5. Mauricio Macri

El experimento populista en Argentina de nacionalizar y transmitir gratis por televisión los partidos ("Fútbol para Todos", FPT), que ejecutaron los gobiernos del matrimonio peronista Kirchner, ha acabado en un juzgado con tarjeta roja: 12 dirigentes de la AFA y exministros han sido procesados este jueves por supuesto fraude al Estado en el uso del dinero público.

Julio Grondona, quien presidiera la AFA durante 35 años y era apodado "El Padrino" por muchos argentinos que lo consideraban 'il capo di tutti capo' en los negociados del fútbol, estaba imputado, pero se ha zafado del brazo de la ley porque falleció en 2014, igual que había pasado en otro escándalo que lo tuvo de protagonista: el ‘FIFAgate’.

En cambio, su sucesor en la Asociación del Fútbol Argentino, Luis Segura (Argentinos Juniors), ha quedado encausado, sin prisión preventiva. Le acompañan en el banquillo Rafael Savino (San Lorenzo), Miguel Ángel Silva (Arsenal), Carlos Portell y Eduardo Spinosa (Banfield), José Lemme (Defensa y Justicia), Rubén Raposo (ex financista de AFA).

Con ellos también han sido procesados los ex jefes de ministros kirchneristas Jorge Capitanich, Juan Abal Medina y Aníbal Fernández (a la vez presidente de Quilmes); Gabriel Mariotto (ex vicegobernador de Buenos Aires); y Pablo Paladino (ex coordinador del FPT). Fueron imputados de presunto incumplimiento de deberes de funcionario por no controlar a los dirigentes.

Hasta la década pasada las cadenas privadas de televisión contrataban con la AFA las transmisiones de los cotejos. Los clubes, endeudados en 180 millones de dólares pero con dirigentes millonarios, necesitaban más y más dinero. Al final Cristina Fernández hizo una suerte de OPA y acordó con Grondona estatizar las transmisiones. Así nacía el programa "Fútbol Para Todos".La propia Presidente hizo el anuncio por cadena nacional, junto a Diego Maradona y Grondona, mostrando una casaca de la selección albiceleste con su nombre en la espalda, “Cristina”, que le obsequió el ex Pibe de Oro. No era para menos: el Estado echaba un salvataje en metálico a la dirigencia del fútbol de 700 millones de pesos al año (155 millones de dólares).

“Es un paso grande en la democratización de la sociedad argentina porque hasta ahora, en un país apasionado por el fútbol, sólo los abonados a la televisión por cable podían ver a su equipo en directo por televisión. Los otros debían esperar hasta la noche del domingo para ver un resumen de los goles en un canal de aire que pertenece a los mismos dueños de los derechos de transmisión”, se jactaba, el 11 de agosto de 2009, la entonces primera mandataria, en una crítica al canal TyCSports, del grupo mediático Clarín.

FUERTE CONTROVERSIA

El financiamiento estatal del fútbol profesional desató una fuerte controversia. Muchos lo consideraban un despilfarro pues Argentina tiene problemas serios y urgentes, más que el rojo de los clubes. Por ejemplo atender a la pobreza que ahora alcanza a más del 30% de la población –casi 13 millones de personas-, según recuentos del observatorio social de la Universidad Católica. A la vez cuestionaron que el Gobierno kirchnerista ‘colaba’ videos de Cristina Kirchner con propaganda política en el entretiempo de los partidos.

Sin embargo, ahora ha salido a la luz que todo era aún más escandaloso de lo que se presumía años atrás. La juez María Servini de Cubría –la misma que instruye la causa por los crímenes del franquismo-, ha destapado en su fallo judicial que buena parte de los fondos públicos quedaban en manos de los dirigentes de la AFA y no iban a las arcas de las instituciones.

En total, la AFA percibió del gobierno de Cristina Kirchner 5,6 millones de pesos (350 millones de euros) en los últimos seis años. “Una suma considerable para dejarla librada al azar, con deficiencias en materia de control y cumplimiento de metas”, sostuvo la juez. Uno de los desvíos más curiosos iba a parar a la fundación “El Futbolista”, dependiente del sindicato de jugadores, donde encontraron un cofre de seguridad con dos millones de dólares en metálico.

LA PROMESA DE MACRI

Hasta el mismo Maradona que en su día había impulsado FPT ha debido admitir que todo este asunto da vergüenza ajena “en la AFA todos quieren agarrar (el mando) y robar, tenemos una AFA quebrada y con clubes más quebrados aún”, disparó este jueves el exastro del fútbol. Él ironizó que Segura y los otros dirigentes “se robaron hasta (el cazo con) la leche del gato”.

El presidente de Argentina, el liberal Mauricio Macri, había prometido en la campaña electoral que si llegaba al poder eliminaría el financiamiento estatal a FPT y vendería los espacios publicitarios a particulares. "Así podremos dedicar muchos fondos a vivienda social, escuelas, caminos, tantas cosas...", aseguraba. Sin embargo, de momento nada ha cambiado y el erario público continúa solventando la retransmisión gratuita de los partidos.